Una bici puede ser un regalo ideal para el Día de la Madre. Nuestro desafío es encontrar la mejor bicicleta de paseo para mamá.

Si estamos buscando un muy buen regalo para mamá en su día, ya lo encontramos: una buena bicicleta de paseo.

Son sabidos los múltiples beneficios a nuestra salud que implica el comenzar a usar y disfrutar de estas dos ruedas, que no solo permiten una sana recreación sino que además estimulan nuestros músculos y huesos y mejoran nuestra salud cardiovascular.

Por eso, para este día de la madre el regalo indicado es una bici de paseo, que le resulte la mejor manera de cubrir los trayectos cortos o medianos, por los entornos urbanos, las obligaciones por el centro de la ciudad o los paisajes cercanos.

El tema es que elegir una bicicleta de paseo no es tarea simple, ya que todas parecen buenas. Lo cierto es que hay distintos modelos, desde algunas con estilo deportivo, más modernas y livianas, hasta las bicicletas estilo retro.

La mejor bici de paseo para mamá será que mejor se adapte a su postura de manejo y nuevos hábitos de ciclista.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Cómo elegir la mejor bicicleta de paseo para mamá

A la hora de establecer criterios de selección, volvemos a insistir en que la mejor bicicleta para mama será la que le resulte más cómoda y placentera al manejar.

Con esto claro, podemos plantear algunos ítems generales como para guiar nuestra compra. Pero lo cierto es que la diversidad de las bicicletas urbanas es tan amplia que podríamos marearnos un poco.

Algunos puntos importantes:

El cuadro

La mayoría de las bicicletas de paseo tradicionales vienen en al menos dos versiones: clásica y versión cuello de cisne, sin tubo superior.

La primera ya la conocemos de toda la vida. En el caso de la segunda, suele ser la más elegida ya que es mucho más cómoda, segura de manejar y fácil de montar. Su público principal son las mujeres, los ciclistas de menor estatura y, normalmente, las personas que tienen que vestirse de forma relativamente estricta.

La posición sobre la bicicleta

Si mamá puede “probarse” la bicicleta de paseo, mucho mejor. Esto permitirá que adopte su posición preferida sobre la bici, por ejemplo con la espalda y pecho más o menos recto, la cabeza más o menos erguida, y más. Esto nos permitirá decantar por el modelo indicado, desde aquellos que son como manejar sentado a la mesa o un perfil más deportivo, casi inclinados sobre el manillar.

Una silla cómoda

Seamos sinceros: a nadie le gusta una silla de bici incomoda. Bueno, a mamá tampoco.

Si es necesario, no dudemos en dejar de lado la silla o sillín estándar de fábrica, por uno más cómodo. Que sea del agrado de la persona que utilice la bicicleta de paseo, puede ser la diferencia entre que la use o quede en el depósito para siempre.

Hay modelos más anchos, con cierto borde elevado, con un revestimiento clásico o de piel, con relleno de gomaespuma o hasta de gel. Busquemos modelos de sillín que cuenten con amortiguador para absorber las vibraciones del terreno.

Sumemos accesorios prácticos

Sabemos que mamá es inquieta y le sacará todo el provecho a su bicicleta de paseo. Por eso, sumémosle todo lo necesario para que cuando se desplace no pierda practicidad ni movimientos. Usar la bici le permitirá contar con un medio de transporte ligero y rápido, por eso debemos sumar accesorios prácticos. Por ejemplo, si lo que busca es una bici para hacer las compras o llevar todos los materiales a cerámica, es fundamental que cuente con un canasto o portaequipajes, que puede ser trasero, delantero o tener los dos.

Otro accesorio que no siempre viene de fábrica, son los espejos. Ni dudemos en sumarlos.

Y como es sabido, no tenemos una buena bicicleta de paseo hasta que no suene su campanita o bocina.