Según un informe, la idea de aprender desde casa y aprovechar el tiempo, ha impactado en los hábitos, generando un verdadero boom de tutoriales en YouTube.

La idea no aburrirse, aprovechar el tiempo y aprender de todo. En ese sentido la proliferación de tutoriales en YouTube es aplaudida por los internautas.

Basta con escribir en el buscador “cómo hacer un” y explotarán las alternativas.

Es verdad que los tiempos pandémicos nos han obligado a estar más en casa, más conectados a la pantalla. Pero claramente también los contenidos se han esmerado en ganar estos espacios.

Los tutoriales, es decir videos breves, paso a paso, que se pueden seguir de manera online, son de los contenidos más consumidos de la plataforma.

¿Cuáles son los más buscados? Es una pregunta tan difícil como variable, pero se destacan cómo maquillarse, cómo a tocar el ukelele, cómo preparo alguna receta y hasta cómo tejer al crochet.

Hoy queremos aprender rápido, con más práctica que teoría, basados en los tips y consejos. Y el tutorial tiene todo eso y un punto extra: estamos en casa, sin apuro y administrando nuestros tiempos. Hasta podemos ponerle “pausa”.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

El boom de los tutoriales para aprender de todo por YouTube

Hoy la forma de aprender es “tech”, es decir, cuenta con la tecnología como aliada indispensable.

Ya lo era hace unos años atrás. En estos últimos tiempos pandémicos, no solo fue una opción, fue una necesidad que la tecnología se convierta en el puente por donde transita el aprendizaje, académico o por el placer de saber.

En ese contexto, los tutoriales, videos de cursos breves que enseñan vía internet, tomaron una relevancia que se considera prácticamente un boom.

Ya desde el 2018, según un estudio de audiencias de la propia plataforma, se detectaba que los tutoriales eran de los contenidos más consumidos.

No es tan descabellado ya que estos videos suelen brindar respuestas a problemas cotidianos, por ejemplo, cómo desbloquear mi celular, cómo recuperar los contactos, cómo conectar la play, cómo resetar un SmartTV, y muchas soluciones más.

Todo aquello que ponga nuestras manos en acción y de por resultado algo creativo y concreto, tiene una gran cuota de seguidores.

Por otra parte, con las búsquedas adecuadas, podemos aprender a generarnos un recurso económico, que nos brinde un ingreso a futuro o nos ahorre contratar a un tercero.

Educación e-learning

El aprendizaje adquirido de manera online, se denomina e-learning, que se podría traducir también como aprendizaje electrónico.

El boom de los tutoriales es la consecuencia de este fenómeno que ya lleva un buen tiempo y nació con Internet.

Las ventajas son múltiples, pero destacamos:

– Flexibilidad horaria,

– Variedad de contenidos,

– Capacitaciones gratuitas o a bajo costo.

Según los informes, los tutoriales ganan cada día más terreno porque se convirtieron en escuelas o talleres gratuitos.

En estos tiempos de pandemia y en algunos casos, con más tiempo ocioso, los usuarios tienen la necesidad de hacer, de generar, y los videos de este tipo son una buena forma de sentirse productivos.

En otro contexto, capacitarse era costoso, nos llevaba a invertir en la formación tanto tiempo como dinero. Es cierto que a un nivel profesional o académico, los tutoriales por más que estén muy bien hechos, no dejan de ser una guía para mejorar una técnica. Es decir, no es lo mismo aprender a construir nuestra propia compostera, que ser ingeniero agrónomo, o aprender cómo se hace masa madre a ser panadero.

Lo cierto es que con los tutoriales, aunque de manera informal e incompleta, se incorporan conocimientos para después llevarlos a la práctica. A esto sumémosle otras dos cuestiones: el video cuenta el paso a paso y dura pocos minutos. Puntazo para el tutorial.

Por último es de destacar que hoy la información está a un click, por lo que si el artista, profesional, docente o investigador que nos interesa, sube un tutorial, nos enteramos al instante.

Además, ya con un uso fluido de estas plataformas, podemos ser espectadores de seminarios o workshops que se emiten en vivo, permitiendo la interacción y la posibilidad de realizar consultas.

El tutorial además nos genera el desafío de desarrollar una actividad por nuestra cuenta.

Do it yourself

Los tutoriales, queriendo o sin querer, son parte de la gran movida mundial llamada “Do it yourself”. DIY, según su sigla, o “hágalo usted mismo” según la traducción al castellano, no es solo una frase, sino que se podría definir casi como una filosofía.

Si bien persigue la idea de ahorrar dinero y caminar un sendero hacia la autosuficiencia, el movimiento DIY tiene un compromiso contracultural, anticapitalista, rechazando la idea de comprar cosas y en cambio, hacerlas. No solo es la fabricación el objetivo, sino también la reparación.

Pero sin ponernos la causa DIY al hombro, esta idea, apoyada con tutoriales, permite aprender prácticas, mejorar y desarrollar destrezas, incentivar la realización de manualidades y claramente, evitar el aburrimiento y el zapping interminable.

Como vemos, por motivos y contextos varios, los tutoriales llegaron para quedarse. Son los más elegidos y buscados en Internet. Por algo será.