La pandemia nos limitó en muchas cuestiones, pero lo que más extrañamos es viajar. Estamos por programar una escapada y nos preguntamos ¿Cuándo es el próximo feriado?

Pasó el 9 de julio, Día de la Independencia Argentina, y ya empezamos a buscar en el almanaque cuándo es el próximo feriado nacional para tener un día libre.

La buena noticia es que no hay que esperar mucho, ya que el 17 de agosto es el día en que pasó a la inmortalidad el General José de San Martín, padre de la patria.

Pero atención: si bien el Libertador murió un 17 de agosto, no se trata de un feriado inamovible, por lo que la fecha se trasladará al lunes 16, generando un finde largo.

Algo es algo.

Lo cierto es que aquellos que se puedan permitir vacaciones o hayan acumulado días en sus trabajos, pueden armar un combo como para sumar a este finde XXL.

Si no tenemos tantos días a favor, habrá que conformarse con una escapada, es decir, un pequeño viaje reparador que nos permita cambiar de aire y nos saque de la rutina.

No dejemos pasar ese finde ya que después deberemos esperar al traslado del Día del Respeto a la Diversidad Cultural, que es el 12 de octubre, que ya se ha dispuesto pase al lunes 11.

Por eso, sugerimos, ir preparando una escapada.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Preparemos nuestra escapada

Para preparar bien y disfrutar de una escapada de fin de semana hay que tener en cuenta unos cuantos consejos útiles que pueden hacer la diferencia entre un finde inolvidable y uno para el olvido.

Es absolutamente diferente a un viaje largo, donde llevamos de todo por si pasa lo inesperado y algo extra, por las dudas. Esto es más básico, es llevar lo necesario y hasta ahí, pero que no nos falte nada. Como vemos, no es tan fácil.

Comenzamos:

– Destino: el lugar que elijamos condiciona todo. Desde el combustible hasta el atuendo que necesitamos para convivir con su clima. Las actividades que se puedan realizar también debemos tenerlas en cuenta antes de armar valijas. Puede ser una escapada de relax, en la que no hagamos nada. Una escapada gastronómica siguiendo una ruta del vino o de ciertos sabores. Una escapada cultural, para recorrer lugares históricos o sitios de interés. Incluso una escapada romántica. Todo lleva su preparación.

– ¿Qué llevamos?: la valija o maleta debe ser pequeña, liviana, cómoda. Incluso no descartemos alguna mochila de buen porte, donde todo entre, por si nos tenemos que mover con todo en algún momento. No dudemos en confeccionar una lista de imprescindibles, por ejemplo, una o dos mudas de ropa, productos de higiene personal, toda la documentación, algo de dinero en efectivo y obviamente el cargador del teléfono.

– Para el viaje: no descartemos termos chicos o recipientes que mantengan la temperatura, para infusiones o simplemente agua. Si el viaje es en coche, puede que necesitemos algo rico para picar, snacks, o el mate. Además, llevemos a mano algún almohadón y mantas por si refresca.

– Lugares para visitar: el principal enemigo de la escapada, es el límite de tiempo. Por eso es importante tener en claro los lugares interesantes que tenemos que ver de nuestro destino. Tengamos en cuenta los horarios de apertura y cierre, si hay que hacer reservas y cuestiones similares, para no tener malas sorpresas y ahorrar tiempo.

– Comer y dormir: recontra importante es salir con estos dos puntos resueltos. Más que nada el alojamiento. Previamente revisemos en Internet, las alternativas de gustos y precios. En lo gastronómico, aprovechemos para probar nuevos sabores. En ambos casos, antes de reservar, podemos ver en los comentarios de los foros, leer sus críticas y así saber en dónde vamos a comer y dormir. Todo esto nos ahora tiempo, dinero y malos tragos.

– No tengamos todo calculado. Improvisemos: seamos exigentes con lo básico, como los puntos anteriores, pero dejemos un margen para la sorpresa y la aventura. Sino parecerá más un trabajo que una escapada. No tengamos todo planeado. Si nos parece, salgámonos de los horarios y las rutas exactas, para descubrir algo nuevo que no sabíamos que existía. Dejemos espacio para la espontaneidad que será de lo más recordado de la escapada.

Seguro que tenemos muchos destinos cercanos a los que les queremos dedicar un poco de tiempo. Estas escapadas son la oportunidad perfecta.