El 26 de noviembre vuelve el Black Friday. Miles de ofertas geniales, pero atención: no todo es color de rosa. Acercamos consejos para evitar malos tragos con las promos.

Pasó el Cyber Monday y comenzó la cuenta regresiva para la edición 2021 del Black Friday, el mega evento de descuentos para compras online que será el viernes 26 de noviembre.

Recordemos que esta cita del mundo del e-commerce, es una de las más esperadas por los consumidores, quienes aprovechan para adquirir los obsequios para Navidad y hasta para hacerse ese auto regalo que desearon todo el año. Es una gran vidriera.

Pero no todo es color de rosa. A veces, por inexpertos o por algún avivado, lo que iba a ser una experiencia fenomenal de adquirir lo que queremos en cuotas o con descuentos geniales, se ve opacado por malos tragos que se pueden evitar.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Haciendo un poco de memoria

Desde 2013, año de la primera edición local, el Black Friday en Argentina se desarrolla a la par que en Estados Unidos, es decir, el cuarto viernes de noviembre. Este año el evento será el viernes 26 de noviembre.

Como desde su origen, encontraremos descuentos muy importantes que los consumidores aprovechamos muchas veces para adelantar las compras de Navidad.

Si bien el Black Friday nació en Estados Unidos a principios de la década del ´60, rápidamente se instaló como una jornada clásica dentro del calendario comercial, llegando a Sudamérica hace menos de 10 años.

Lo cierto es que ante tantos artículos a valores rebajados, con ofertas tan tentadoras como las que vemos en el Black Friday, puede ser que nos arrebatemos y desesperemos por comprar ya. Mala idea.

Por eso acercaremos algunas ideas para no pasarla mal.

Consejos para evitar malos tragos en el Black Friday

Si quisiéramos generalizar las recomendaciones, podríamos invitar a realizar compras inteligentes, sin terminar comprometiendo nuestra economía y presupuestos.

¿Cómo hacerlo?

– Evitemos comprar por impulso y en cambio, hagamos una lista de lo que realmente necesitamos. Seguro se nos presentarán ofertas irresistibles, pero si no necesitamos ese artículo, no lo compremos. Es malgastar un recurso que podemos aprovechar en algo necesario o útil, o en un regalo.

– Armemos un presupuesto. Con ello evitaremos gastar de más. Debemos ser estrictos con nosotros mismos y no ceder. El presupuesto nos da previsibilidad.

– Comparemos precios y productos. Lo bueno de la compra online es que con unas cuantas pestañas de la compu abiertas, podemos comparar la calidad de diversos productos y marcas, así como sus precios en distintas tiendas.

– La letra chica de las condiciones de compra. Comprobemos tanto los gastos como los tiempos de envío. También las políticas y plazos de cambio o devolución así como las coberturas de garantías.

– Métodos de pago. Es un buen consejo considerar la vida útil de lo que compramos. Por ejemplo, si lo usaremos poco tiempo, conviene pagar al contado o con débito. Si adquirimos bienes más duraderos y costosos, como electrónicos y electrodomésticos para el hogar, aprovechemos a pagar cómodamente a plazos. Ganaremos con la financiación

Y algunos consejos más

– Veamos el listado de las casas que están adheridas y avaladas por la cámara que las nuclea. No todos los comercios están legalmente inscriptos aunque usen la frase comercial y la fecha.

– Ingresemos en las tiendas online por sus aplicaciones o webs originales.

– Evitemos compras por mails o WhatsApp. Son las preferidas de los hackers.

– No busquemos comprar en horarios masivos. A veces las paginas no cargan bien ante tanta demanda y las transacciones pueden caerse o que el stock ya no este actualizado y disponible.

Con estos consejos nada puede salir mal. Todo listo para aprovechar una nueva edición del Black Friday el próximo 26 de noviembre. De nada Papá Noel.