No son todas las bicis iguales. Es por ello que acercamos una guía para poder elegir la bicicleta indicada. ¡A rodar!

Elegir la bicicleta indicada no es algo simple. Si bien parecen todas iguales, no lo son.

Es muy importante tener en claro qué uso o tipo de actividad realizaremos con estas dos ruedas. No es lo mismo si vamos a usar la bici en la ciudad, que si vamos a las sierras o montañas, si es solo paseo los findes o todos los días para trabajar o ir a estudiar. Más específico aun su nuestra idea es entrenar o competir en bicicleta.

Antes de comprar la bici también debemos ser conscientes y tener en cuenta nuestro estado físico ya que no es bueno para nuestro cuerpo comprar una bicicleta que no se adapte a nuestro real estado ya que esto podría provocar incluso lesiones. Andar y utilizar la bicicleta es un gran modo de mejorar nuestro estado físico, pero debemos tener en cuenta que ese uso tiene una evolución y un proceso. Tengamos en cuenta nuestro real estado físico hoy. En caso que tengamos mucho peso de más, primero consultemos un especialista, ya que el uso de algunas bicicletas sin cuidados, puede no solo no ayudar sino hasta lastimar rodillas, cintura, columna, cervicales y otras partes de tu cuerpo.

Y otro dato muy importante es que, así como todas las bicis no son iguales, los ciclistas tampoco. Como sucede con la ropa o el calzado, la bicicleta se debe adaptar a nuestro tamaño. Asesorémonos sobre la relación entre altura y tamaño del cuadro de la bici antes de hacer la compra.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

¿Qué bicicleta comprar?

A grandes rasgos, hay bicis de paseo o uso relajado, bicicletas de montaña, bicicletas de pista o carrera.

Acorde a ese uso, busquemos modelos que incluyan opciones de equipamiento como por ejemplo, cambios, frenos, amortiguación, cuadro liviano, cuadro fuerte, espesor de ruedas y más.

Por último, algo un poco más fácil de determinar es el “talle” de nuestra bicicleta. Eso básicamente se logra midiéndonos de pies a cabeza y en base a nuestra estatura, se estima el talle de la bicicleta ideal. Esto determina el tamaño del cuadro o rodado.

¿Cómo elegir la bici para los chicos?

Nuevamente aclaramos que no todos los chicos ni las bicicletas son iguales, pero hay algunas recomendaciones para que los padres puedan elegir la mejor bici para los chicos.

Lo primero a tener en cuenta es que los peques deben adquirir las nociones básicas de equilibrio. Algunos especialistas indican que la primera bicicleta con rueditas de apoyo, lejos de ayudar, genera el mal hábito de acostumbrarse a que hay un tope si pierdo el equilibrio. No las recomiendan ya que no asimilan el equilibrio real.

Una vez que los chicos ya saben utilizar el equilibrio de su cuerpo, debemos prestar atención a las medidas de bicis a elegir, que van a variar como en los adultos, basados en la altura del conductor, no así por su edad.

¿Cómo no equivocarnos en el rodado? Muy simple: si el peque se sienta en la bici y llega al piso con los pies apoyados por completo, esa bicicleta le queda chica y necesita un rodado más grande. La bicicleta correcta será siempre la que estando el asiento en su punto mínimo lo deje sentado y con solo medio pie o puntas de pie apoyadas en el piso.

Los chicos en estas edades suelen crecer mucho y rápidamente, por eso no es posible estandarizar por escalas, edades y estaturas.

Tampoco es recomendable comprarle al chico una bicicleta más grande que lo que pueda manejar, con la idea que la bici le dure. Se pueden lastimar, caer, sufrir lesiones o dolores de posturas si los forzamos a pedalear en bicicletas incorrectas.

Cuando los peques no son tan peques, y van promediando entre los 13 y los 18 años, el rodado que también dependerá de su altura, probablemente coincida con los modelos de adultos.

La bicicleta de hoy

Como dijimos, la bici indicada dependerá básicamente del uso que le demos. En la ciudad es ideal la bicicleta urbana, que permite pedalear de manera relajada, casi a modo de paseo.

Tienen poca inclinación, permiten andar con la columna bastante erguida, los brazos relajados sobre el manubrio, apoyando el peso del cuerpo fundamentalmente sobre tus nalgas, y son ideales para recorridos de tiempos medios y sin apuro.

Si la idea es utilizarla para ir al trabajo o a estudiar, vienen muy bien, así como también para salir con amigos a recorrer la ciudad, o pasear en pareja y cortar con la rutina de la semana, para salir en familia junto a los más chicos y acompañarlos en sus primeras salidas en bici.

Si buscamos una bici que sea absolutamente funcional, las estrellas de las grandes ciudades son las bicicletas plegables. Los que ya tienen una valoran la posibilidad de trasladarla al hombro, subirla por escaleras y guardarla en poco espacio.

Están pensadas para recorridos cortos, recomendada para los que viven en ciudades de transito complejo y en las que, desde sus hogares hasta el trabajo o destino, tengan un recorrido de pocos kilómetros o de no más de 40 minutos pedaleando.

Un dato: cuidemos mucho la bisagra. De eso depende que sea funcional.

Con esa base de información, elegir una bicicleta ya no es un tema complejo. Solo hay que prestar atención al uso real de la misma y a encontrar el rodado indicado basado en nuestra estatura.
Ahora sí, a rodar.