Mamá es de disfrutar tranquilamente los momentos, siempre acompañada por un buen café. En este Día de la Madre, regalémosle el molinillo ideal para un café recién molido.

Llega el Día de la Madre y ella se lo merece todo y mucho más.

Si es de acompañar una peli, la lectura del diario o un buen libro o simplemente hace una pausa en su rutina para disfrutar de su cafecito, un molinillo es un muy buen regalo.

Las cafeteras de estos tiempos son geniales. Alcanza con solo tocar un botón o colocar una capsula y listo.

Pero dicen los que saben que nada se compara a un grano de café recién molido para preparar nuestro placer negro. Nuestro y el de mamá, claro.

A la hora del sabor, y reconozcamos que del aroma también, es una genial idea invertir en un buen molinillo de café.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

¿Por qué no una cafetera?

Hay una regla general que está muy bueno compartirla. En cualquier máquina de café o cafetera, si el grano no está bien molido o lo molimos mucho tiempo antes de prepararlo, la calidad en el sabor y aroma de la bebida bajarán mucho.

El motivo: los principales enemigos del café son el aire y la humedad. Si el café está en grano, posee una capa natural que evita su oxidación. Cuando lo molemos, el café queda expuesto al ambiente y comienza a perder sus propiedades rápidamente.

Por esto invitamos a sumar un molinillo, manual o eléctrico, que trabaje sobre el grano justo antes de convertirlo en café. Lo notaremos en el sabor.

Ventajas de comprar un molinillo a mamá

Como sabemos que mamá ama el café, le regalamos un molinillo para que prepare su café al instante, logrando una bebida mucho más sabrosa y aromática.

No todas las cafeteras permiten el mismo grosor de grano molido, por eso debemos estar atentos al punto de molienda que variará si es cafetera de filtro, aeropress, espresso o cualquier otro método de filtrado.

La principal ventaja de tener un molinillo en casa es poder combinar las diferentes cafeteras y alternar las moliendas hasta encontrar el sabor que más nos guste. Y que más le guste a mamá que es la agasajada.

¿Molinillo de café manual o eléctrico?

Como dijimos, pesará siempre el gusto de cada uno, por lo que no será simple encontrar una regla general. Cuando compramos un molinillo de café tenemos que pensar bien el uso que le queremos dar. Basados en eso podremos determinar si queremos un molinillo manual o uno eléctrico.

Manuales: Los molinillos manuales tienen la gran ventaja de que no necesitan energía eléctrica para funcionar, pero necesitan de nuestros brazos como motor. Son cómodos, portátiles e ideales para viajar. Puede ser un buen regalo para mamá, pero pensemos que su uso requerirá un esfuerzo. Como necesitan una acción física, será tedioso moler café para varias personas, ya que llevará tiempo y cansancio al brazo. Son más económicos que los molinillos eléctricos.

Eléctrico: Los hay de diferentes materiales, principalmente de acero inoxidable o aluminio. También deberemos tener en cuenta que el objetivo es que muela el grano. Si bien son eléctricos y no nos demandan esfuerzo, moler de más podría perjudicar las propiedades del café.

Existen modelos de muelen y otros que son a cuchilla. Si bien los dos son buenos, se recomienda el que muele, ya que en el de cuchillas, el metal “choca” el grano, cortándolo hasta triturarlo, lo que puede afectar sus bondades.

El molinillo eléctrico es un buen aliado si tenemos que servir café en cantidad.

Dos últimos puntos. Tengamos en cuenta la capacidad del molinillo, para moler solo la cantidad necesaria para los cafés a servir. Y dos, revisemos que el molinillo sea seguro, por ejemplo, que si es eléctrico, tenga un interruptor por si hay fallas. Recordemos que las cuchillas tienen filo. Evitemos cualquier tipo de contratiempo.
Con estos consejos ya podemos salir a buscar el molinillo de café ideal para mamá en su día.