Discord, la plataforma favorita de los gamers, se impuso en el mundo del entretenimiento virtual y el streaming. Motivos sobran.

Si andamos cerca del mundo gamer probablemente ya sepamos que es la plataforma Discord. Podríamos resumirlo como un programa que facilita que los jugadores se comuniquen a través de servidores privados, mandándose mensajes y hablado con otros usuarios de manera online.

Pero tiene toda una historia detrás.

El creador Jason Citron, quien había fundado OpenFeint, una plataforma de juegos sociales para dispositivos móviles, luego de un tiempo la vendió. Con ese dinero fundó en 2012, Hammer & Chisel, un estudio de desarrollo de juegos. Su producto original fue Fates Forever, un juego que no sumó adeptos dadas las dificultades para jugarlo y cuestiones de actualización.

Todo era complicado para el gamer, que tenía que compartir varias IP solo para contactarse. Por otra parte, plataformas de contacto como Skype, eran pesadas e inseguras.

Con este problema claro, los desarrolladores crearon un servicio de chat mucho más amigable, basado en tecnología más moderna: así nació Discord en mayo de 2015.

Hoy Discord es una aplicación freeware de VoIP y chat por texto, disponible para Microsoft Windows, MacOS, Android, iOS y Linux.

Si bien la aplicación tiene un uso más bien general, es la elegida por las comunidades de los videojuegos.

Discord se hizo popular a través de los jugadores de eSports, de los torneos LAN (del inglés local area network), y de sitios de streaming como Twitch, sumado a que permite la funcionalidad de videollamada y pantalla partida para todos los usuarios, lo que la hace más atractiva.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

El éxito de Discord: la interconexión

Ya dentro del mundo gamers, Discord es una de las formas más prácticas y fáciles para lograr que un jugador se comunique con otro, ya sea por voz, por video o texto, incluso compartiendo pantalla y videollamadas.

Su éxito recae en la función de chat e interconexión, ya que permite que los intercambios se den desde un servidor privado, pensando siempre en el usuario y su privacidad.

La función siempre ha sido acercar la gente a través de los videojuegos. Así incluso lo anuncian los creadores de la plataforma.

Pero nada limita el contenido, ya que si no somos gamers, la plataforma permite conectarnos para hablar de lo que queramos. Es abierta y por ello en Discord podemos encontrar a todo el mundo que tenga un perfil.

Es por eso que Discord no solo permite chatear y organizar partidas, sino también comentar novedades, conocer gente, crear equipos y más. Es una plataforma de encuentro que ya generó una gran comunidad virtual o no tanto.

Discord no es una red social

WhatsApp es la aplicación de mensajería instantánea más importante del mundo, así lo demuestran sus más de 2.000 millones de usuarios a nivel global. Pero Discord ha

ganado peso en contexto de pandemia, siendo la aplicación más popular en Android y iPhone.

Si bien el mayor rival de WhatsApp es Telegram, Discord, que en un principio estaba enfocado al público gamer, cada vez cuenta con una comunidad de usuarios más grande y heterogénea, incluso siendo utilizada como herramienta para teletrabajar.

Ha crecido tanto que ya hay miles de servidores de Discord y estos servidores son los que determinan de qué tema se habla y puede ir por cualquier temática: series, música, libros, deportes, trabajo o club de fans, por decir algunos.

Por todo esto es lógico que si permite crear servidores propios, podemos encontrarnos con nuestros contactos de siempre. Esto suma a su popularidad.

Según los últimos datos, Discord cuenta con más de 100 millones de usuarios activos al mes, además de 13,5 millones de servidores activos a la semana y 4.000 millones de minutos de conversaciones cada día.

Impresionante.

Cómo empezar a usar Discord

Es importante tener claro que en Discord las conversiones están compartimentadas en grupos, que pueden ser abiertos o privados y donde hablar o escribir es opcional.

Dentro de las potestades del usuario se destaca que siempre podrá elegir quién puede enviar un mensaje, agregarnos como amigos, elegir los servidores en los que queremos participar y bloquear a otras personas.

Instalación:

Empezar a usar Discord es muy fácil. Podemos descargarla o no. Además funciona muy bien en un navegador web. No exige registrarse tampoco, pero es recomendable crearnos una cuenta para sacarle todo el partido posible a la plataforma.

Ya con la cuenta creada, podemos ir a “Configuración/Mi cuenta” y elegir nuestro nombre de usuario para compartirlo con nuestros amigos. Podemos seleccionar nuestra privacidad desde el seteo y conectar nuestra cuenta de Discord con otras plataformas como Twitch, Facebook Youtube Gaming, League of Legends, entre otras.

Servidores:

Son las salas de encuentro de la plataforma y podremos seleccionar y sumarnos a los que más nos interesen. A medida que nos vayamos suscribiendo, los servidores aparecerán en la columna izquierda.

Si queremos crear nuestro propio servidor, deberemos seguir el mismo procedimiento pero haciendo click en la opción «crear». Una vez activo, invitamos a nuestros contactos a que se sumen.

Canales y permisos:

Cuando nos incorporamos a Discord ya contamos con un canal de texto y otro de voz, incluidos en “general”. Se puede personalizar a gusto, estableciendo límites.

En este mismo sentido, se pueden gestionar permisos, para que tengamos control sobre el uso e interacción de los que se sumen a nuestro canal. Estos permisos pueden ser generales o particulares.

Ahora solo nos queda vivir y disfrutar la experiencia Discord de la que todos hablan.