S i bien en nuestro título nombramos 2 de los modelos, hoy quienes tienen pensado comprar una consola de Sony dudan entre 3 opciones: pueden adquirir una PlayStation 4, una PS4 Slim o una PlayStation 4 Pro.

Y estaría bien igual ya que la PS4 y la PS4 Slim no presentan casi diferencias entre ellas: su capacidad de procesado de imágenes es similar pero el modelo Slim tiene un ventilador más potente y Wi-Fi mejorado. Además, el modelo Slim tiene un diseño completamente diferente.

Por lo demás, la PS4 y PS4 Slim son iguales. Por ello en nuestro informe las uniremos.

Cuando decíamos que la diferencia está en los detalles, si nos ponemos más específicos, la diferencia está en la imagen y como se “sienten” los juegos en una y en otra.

Desde la definición técnica, la PS4 Pro tiene un procesamiento gráfico casi el doble de potente que PS4 (la tarjeta gráfica de PS4 tiene 18 núcleos a 800MHz y la de PS4 Pro tiene 36 núcleos a 911MHz) y más RAM. Por ello es que la PS4 Pro gestiona gráficos con una resolución de hasta 4K, conocida como Ultra Alta Definición.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Siguiendo con las diferencias de imagen, la PS4 Pro ofrece iluminación de alto rango dinámico, también llamada por su sigla HDR, una tecnología de avanzada que muestra más colores y con mayor fidelidad a la realidad. Es por ello que como soporte necesita un cable HDMI 2.0, que ya viene incluido en el equipamiento de la consola. Para disfrutar de estas dos características, naturalmente es necesario que la televisión también las tenga.

Es por ello que una PS4 o PS4 Slim siguen siendo una buena opción si no tenemos un televisor 4K con HDR, ni la intención de comprar uno en breve. El modelo Pro es adecuado para quienes quieren la mayor calidad en la imagen y cuentan con una pantalla que se la pueda proporcionar.

Los contenidos son los mismos para las 2 consolas, por lo que queda más que marcado que la potencia extra sirve para resaltar detalles como la resolución, el número de imágenes por segundo o los efectos de cada videojuego.

Desde la llegada de la PS4 Pro, los juegos ya vienen con una resolución mínima de 1080p e incluso algunos generadores aplican una resolución mayor para que los jugadores puedan seleccionar el modo y calidad en la que deciden jugar.

Otro buen dato: si tu juego elegido es anterior al lanzamiento de PS4 Pro y no ha recibido un parche de actualización, se verá igual en las dos consolas.

Sony toma en cuenta la opinión de sus gamers

Desde la primera PlayStation que creó, Sony fue lanzando versiones alternativas y mejoradas de sus consolas hasta llegar a la PS4 Pro. Siempre buscó la manera de reducir el tamaño y hacer mejoras de calidad.

Cada lanzamiento genera un debate sobre las ventajas incorporadas y, atentos a las reacciones, Sony toma nota. Por eso, desde la llegada de la PS4 Pro, el mundo gamer se siente de alguna manera involucrado.

Pero, en la comparativa, los usuarios no experimentaron cambios radicales entre la PS4 y la PS4 Pro.

Previamente, entre la PS4 y la Slim, las mejoras se vieron en la capacidad de almacenamiento (de 500 GB a 1 TB), y en la conectividad de la consola.

En lo que sí coinciden los gamers es en que la PlayStation 4 Pro es más potente.

Esta consola considerada de media generación es la vedete del momento. “La Pro” es más potente. Tanto la CPU como la GPU fueron mejoradas por Sony. Además se añadió el soporte de la tecnología 4K para las imágenes. Y para seguir mimando a sus usuarios, Sony optó por colocar 1 GB de RAM extra sólo para aplicaciones que no son para juegos, como Spotify.

Esto también inclina la balanza.

Pero lo dijimos antes: la principal diferencia es la imagen

La PS4 Pro tiene poderío grafico sumado a que la CPU y su procesador permiten una mejora sustancial que dio lugar a que los desarrolladores de videojuegos puedan incrementar la resolución y añadir detalles extras.

Los gráficos más pulidos permiten un resultado más realista en la Pro. Las luces, sombras, expresiones faciales, movimientos físicos, todo se ve mejor. Además, por el propio procesador, se puede notar una mayor fluidez en las partidas.

Dónde lo notaremos inmediatamente? En las luces. En la PS4 Pro se aprecian los efectos de la luz, “natural” como los rayos del sol o el fuego de una vela que se perciben más realistas, hasta los escenarios con luces artificiales. En dichos escenarios, detalles como las rocas, césped, montañas y hasta la nieve se reproducen fielmente.

De todas formas, antes de invertir, tengamos conciencia de las características de nuestro tv.

El HDR o 4K de la Pro sin una TV compatible, es perder dinero. Y un tv con estas ventajas técnicas es costoso.

Por otra parte, una PS4 Pro, con un televisor estándar, sin HDR ni 4K, presentará unos gráficos muy similares a los de una PS4 normal. Por esa razón, si no tienes una TV con estas prestaciones, mejor no inviertas aún en la PS4 Pro.

Dimensiones físicas de cada versión

El mundo gamers siempre ha pretendido consolas menos voluminosas. No siempre se tiene una sala de juegos amplia. Hay que tener en cuenta previamente el lugar donde la colocaremos y las dimensiones de la PS4.

Estos son los tamaños:

PlayStation 4: 27.5 x 30.5 x 5.3 cm.

PlayStation 4 Slim: 26.5 x 28.8 x 3.9 cm.

PlayStation 4 Pro: 29.5 x 32.7 x 5.5 cm.

En términos generales, la Pro es un 20% más grande que la primera versión, y un 80% más grande que la Slim.

La diferencia está en los detalles.