Parecen lo mismo pero no lo son. Veamos en este info cuál es la diferencia entre Realidad Virtual y Realidad Aumentada.

El mundo gamer vive los desafíos con intensidad, y pretende jugar de igual manera.

Para que el juego parezca real, los players buscan verdaderas experiencias inmersivas, es decir “sentirse dentro” del escenario, no ser meros espectadores.

Y la tecnología tiene ante esto, no solo un desafío, sino una obligación.

Surgen entonces la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada.

Hay quienes piensan que la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada son exactamente lo mismo y esto ocurre porque ambas ofrecen al gamer una experiencia inmersiva.

Si bien las tecnologías se parecen y se han desarrollado a la par, no son lo mismo.

Sumemos también que las empresas de desarrollo de software y hardware, ya están avanzando en una especie de tercer tipo de realidad: la Realidad Mixta, que ensambla la virtual y la aumentada.

Comencemos a diferenciar ambos términos para que tengamos más claro en qué consiste cada una.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Realidad Aumentada o AR

La Realidad Aumentada replica el entorno real con objetos digitales.

Para decirlo simple, vincula el mundo físico con elementos digitales, lo cual es ideal para el gamer que quiera sentir verdadero el entorno.

Un gran ejemplo es Pokémon GO, ya que ha permitido al gamer recorrer las calles de cualquier ciudad en el mundo y encontrar y lograr cazar un Pokémon si lo visualiza a través de la pantalla de un dispositivo móvil o Smartphone.

Si decimos que la realidad Aumentada es un poco real y algo digital, estaríamos en lo correcto.

Realidad Virtual o VR

Si bien la Realidad virtual ofrece una experiencia similar, no replica escenas del mundo real tal y como las conocemos. En pocas palabras, aunque aparezcan elementos del mundo físico, este universo es completamente ficticio.

Resumiendo las diferencias, podemos decir lo mismo con números.

Por ejemplo: la Realidad Aumentada o RA es un 25% virtual y un 75% real.

Por su parte, la Realidad Virtual o VR es justo al contrario: un 75% virtual y un 25% real.

RA y RV en los videojuegos

Los creadores y desarrolladores de las empresas hace tiempo que utilizan ambas tecnologías para sus proyectos.

Un ejemplo de Realidad Aumentada es el popular juego de píxeles Minecraft, que permite explorar su mundo con realidad virtual a través de las gafas Oculus y el software de Windows Mixed Reality.

Con los accesorios y plataformas correctas, como por ejemplo Oculus Store, Steam o Viveport, es posible vivir una experiencia totalmente inmersiva jugando en PokerStars.

Por qué no una partida de ajedrez con Realidad Virtual dentro del videojuego Chess Ultra, compartible con PC, PS4 o Xbox One, entre otros e incluso en la plataforma gamer en streaming, Steam.

Lo próximo: Realidad Mixta

Atención gamer: el próximo objetivo es la Realidad Mixta, donde se logre aunar los dos conceptos anteriores.

Cuando esto ocurra, los usuarios podrán interactuar con objetos reales dentro de un mundo virtual, de un modo completamente inmersivo.

Serán necesarios accesorios como cascos cerrados con cámara y CPU interna incorporada o que puedan emparejarse a la PC. Ya existen, pero están en desarrollo.

Esta tecnología podría considerarse como el último escalón, aunque sabemos que nunca se detiene.
Por ejemplo, Facebook, ahora Meta, esta intentando incorporar estos avances en dentro del Metaverso que ha construido.
Aun no es para todos, pero es cuestión de tiempo para que los gigantes de la tecnología abran del todo estas puertas. Allí veremos en primera persona cómo es interactuar con estas “realidades”.