Ser un gamer apasionado no siempre es saludable. Dolores, contracturas y molestias suelen aparecer. Por eso trajimos consejos para el cuidado de la salud del gamer.

El mundo gamer no tiene límites. De hecho, va más allá del mundo físico y avanza hacia el metaverso. Cada vez se pregunta menos qué es real y qué es virtual.

El espectro del gaming tiene picos y variables. Podemos nombrar los eSports, los videojuegos que no son considerados deportes, los streaming, los eventos mundiales, lanzamientos exclusivos, monetizaciones y más.

Justamente, por lo amplio de todos estos aspectos, se hace un poco difícil definir qué es un gamer ya que abarca demasiados planos.

Lo cierto es que existe el gamer profesiona, que gana dinero jugando videojuegos, pero también es gamer aquel que solo lo hace desde el amateurismo.

Tiene cierto paralelismo con el mundo del running. ¿Todo el que corre es un runner? El en mundo gamer, el que juega es un gamer, pero no todos son profesionales.

Más alla de estas definiciones, es seguro que el gamer pasa larguísimas horas frente a la pantalla. Este hábito genera una postura, y esa postura prolongada en tiempo, atenta contra la salud.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Cuáles son las características de un gamer profesional?

Un gamer profesional es aquel que:

– Gana dinero jugando.

– Es convocado a eventos y lanzamientos exclusivos.

– Emite videos o tutoriales de sus experiencias en Twitch o YouTube.

– Forma parte de equipos profesionales de eSports.

– Es un entendido en la materia, se mantiene informado, maneja los códigos de la cultura gamer.

Si no nos pasa todo lo anterior, somos de todas formas gamer, pero no profesionales.

Cuidemos la salud del gamer

Las horas frente a la pantalla de la PC, consola o Smartphone, atentan contra la salud de todo gamer.

A que no sabíamos que cuando trabajamos o jugamos en nuestro Smartphone, la posición hace que la cabeza pese 25 kilos que deben ser soportados por nuestro cuello?

Imaginemos que hay quienes pasan más de mediodía jugando en esa posición.

Entre los males más habituales que sufre la salud gamer, encontramos dolor de espalda, resequedad ocular, tendinitis de palma o muñeca, contracturas, problemas de visión, calambres, obesidad, retención de líquidos y dolor de cuello.

Consejos saludables para gamers

– Aerobics para gamer: El argumento es simple: deben estirar las piernas tras muchas horas sentados. Sumemos algo de ejercicio. Por ejemplo, parados, manos a la cintura, piernas juntas. Desde allí, movemos una pierna de un lado para el otro como péndulo.

– Algo de yoga: Probemos con la Postura de Paloma para aflojar las caderas. Tras largas sesiones de videojuegos, necesitamos estiramiento. Esta postura permite endurecer y estirar los músculos que se encuentran en nuestra espalda y área cervical. Nos arrodillamos y colocamos una pierna doblada hacia delante.

Estiramos la otra pierna hacia atrás y colocamos las manos en el suelo a los lados del cuerpo hasta que logremos colocar la ingle en el piso. Cuesta, pero alivia tensiones de manera positiva.

– Sentadillas: La posición inicial es de pie, con la vista al frente y las piernas abiertas a un nivel mayor que el ancho de hombros. La rodilla debe situarse encima de los talones. Inspiramos profundamente mientras nos ponemos en cuclillas hasta que los muslos queden paralelos al suelo. Al flexionar las piernas no nos inclinemos hacia delante ya que podríamos molestar los músculos lumbares. La subida será exhalando e impulsando el cuerpo hacia arriba con los talones, apretando glúteos y muslos internos hasta quedar en la posición inicial. Con este ejercicio trabajamos glúteos, la espalda baja, los cuádriceps, entre otros.

– Plancha: Aquí se trabajan varios grupos musculares de forma simultánea, fortalecimiento el torso, mejorando postura, flexibilidad y equilibrio. Esto disminuye y hasta evita los dolores en la espalda. Al realizarlo la espalda deberá mantenerse recta.

Si nos da el tiempo, y si el cuerpo lo pide, siempre es recomendable la actividad aeróbica, como caminar, trotar, pasear, andar en bicicleta o nadar.