Si estamos pensando en comprar nuestra primera PC gamer, es probable que nos invadan las dudas y la sobreinformación. Aquí una guía.

Una cosa es una PC de trabajo o estudio y otra muy distinta es una PC gamer.

En la computadora de obligaciones, los requerimientos y exigencias ya están cubiertos y contemplados desde fábrica.

Pero a la compu para jugar, le exigimos más y es posible que sea necesario nuestra intervención y consideración parte por parte, para poder ensamblar y tener la PC gamer deseada.

En ese panorama de opciones, que de por sí es todo un mundo, nos encontramos con dudas entendibles que pasan por elegir correctamente si queremos o no una PC gamer ya preconfigurada o si es mejor montar una PC por piezas. Esto nos obligará a saber a ciencia cierta qué procesador elegir y qué características sumamos para que nuestra compu vuele.

Un factor determinante es el presupuesto, ya que debemos emprender un trabajo de investigador e ingeniero para obtener la mejor relación posible entre prestaciones y precio.

Nos podemos preguntar por qué comprar una PC para juegos cuando las consolas de videojuegos evolucionan día a día. La respuesta es que en la PC todo es versátil y la podemos utilizar no solo para jugar sino para todas las otras acciones típicas de una compu. Pero si hablamos del mundo gamer, hay juegos que no están en consolas y son exclusivos para uso en PC. Y son juegos de los más populares de los que nadie quiere quedar afuera.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Consejos a la hora de elegir nuestra primera PC gamer

La idea siempre será que esta compra sea la correcta, acertando en las características necesarias sin gastar dinero de más.

Si no queremos complicarnos la vida, la opción más sencilla y hasta segura, es ir a una casa de computación o tienda de venta y comprar una PC gamer ya configurada.

Lo bueno es que hay una cara visible a la que hacer reclamos o solicitar algún service a futuro; lo malo es que hay modelos que son más vistosos que eficaces, con algunos componentes que podrían ser mejores que como vienen estándar.

Hay modelos que no entregan el desempeño deseado tanto por temperatura y ruido como por rendimiento en general. Si bien no es una regla absoluta, los más exigentes prefieren armar su propia PC gamer para no depender de las características de fábrica.

De todas maneras, si estamos dando los primeros pasos en el mundo gamer y el presupuesto no es muy abultado, es un buen primer paso.

Mejor la armamos

Las ventajas de comprar un PC por piezas radican en que elegimos todos los componentes. Si nos da miedo el montaje, hoy encontramos en la web muchísimos tutoriales con el paso a paso. En las tiendas específicas brindan asesoramiento y además, las piezas “sueltas” cuentan con garantía. Debemos asegurarnos que así sea.

Puede que paguemos un poco más de dinero, pero la calidad y la garantía que lograremos lo valen. Además, metiéndonos en estos detalles sabremos cuánto exigirle a nuestra PC gamer.

Las piezas más importantes

No estamos hablando de cualquier PC, sino de una PC pensada y enfocada hacia los juegos.

En una PC gamer los componentes más importantes son:

– Tarjeta gráfica

– Procesador

– Memoria RAM

– Almacenamiento

Brevemente explicamos que el procesador es el cerebro del equipo mientras que de la tarjeta gráfica dependerá la calidad y la resolución de los juegos.

La cantidad y velocidad de la RAM influye en el rendimiento de los juegos y contar con un almacenamiento rápido, acelera la carga de los juegos.

La calidad de los componentes

Insertarse en el mundo de la confección de una PC gamer es una aventura que mezcla algo de investigador e ingeniero a la vez, como ya dijimos.

Seguro contamos con algunas nociones básicas y es probable que sepamos también algunas características específicas de nuestros componentes como para poder exigir calidad y respuesta.

Claro que en este universo hay de todo: bueno y malo. Por este motivo recomendamos dedicar unos minutos a navegar por Internet y buscar comparativas. Con esas reseñas, seleccionar los componentes básicos y ver que encajen en nuestro presupuesto.

Es importante antes de decidirnos por un hardware u otro, considerar cuáles son nuestras pretensiones. En otras palabras, no es lo mismo lo que le pedimos a una PC gamer para que juegue un peque de baja demanda, que si buscamos una PC que soporte los últimos juegos interactivos online con resolución 4K.

Si sabemos lo que queremos de nuestra primera PC gamer, elegirla o armarla será menos complicado, que no quiere decir que sea fácil.
Busquemos, averigüemos, elijamos y compremos. En ese orden.
Después solo queda definir un juego y comenzar la partida.