Para partidas extensas, a pura adrenalina, nada mejor que una buena silla gamer: te ayudamos a elegir la mejor para vos.

Como casi todo, a la hora de comprar una silla gamer, también nos entrará por los ojos. Su estética nos atraerá, permitiéndonos elegir entre unas y otras, aunque seguramente también nos condicionará su precio.

Lo particular con respecto a estas sillas, pensadas especialmente para los gamer que enfrentan partidas extensas de videojuegos, es que no siempre la más linda es la indicada para nosotros.

En este informe acercaremos consejos y referencias para elegir la silla gamer que mejor se adapte a tus necesidades físicas y de uso, para así tener más herramientas antes de comprar.

Es cierto que nos tiene que gustar desde lo estético ya que nadie quiere estar en una silla que no le gusta, pero necesitamos comodidad ante todo y eso no siempre va acompañado por los diseños o colores que nos caen mejor.

En este informe no entraremos en la cuestión de gustos.

Intentaremos valorar y describir las sillas indicadas para largas horas de videojuegos, que sean las que  mejor se adapten a  nuestro tamaño basado en peso y altura, que también sean ergonómicas para no sufrir dolores o lesiones y que además, estén confeccionadas con materiales de calidad.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

El tamaño sí importa

Es por eso que consideramos ideal probar la silla antes de comprarla. Al sentarte en ella ensayemos y proyectemos todas las funciones que ofrece para saber si es la indicada. Si la compramos por internet esto es más difícil. Es fundamental en estos casos conocer el tamaño de la silla que mejor nos contiene para tener alguna referencia del confort que nos brinde o bien descartarla.

La página web del fabricante de sillas gamer debería brindarnos parámetros claros. Muchas veces vienen acompañadas de imágenes o guías de tallas. Suerte con eso.

Consejos para tener en cuenta antes de la compra

  • Altura y ancho del asiento: es muy importante que nos fijemos en que la altura de la silla, entre piso y asiento, no sea superior en centímetros a la distancia entre nuestra planta del pie y la rodilla, ya que de ser así no llegaremos bien al suelo. En cuanto a la anchura, asegurémonos que los laterales nos den libertad, no nos resulten justos, sino no nos sentiremos cómodos.
  • Altura del suelo a los posa brazos: aquí comienza a jugar fuerte la referencia de la altura de nuestra mesa. Los posa brazos de nuestra silla deben ser de menor altura que la mesa para lograr un arrime tipo encastre y así optimizar espacios cuando no estamos utilizándola. Si podemos elegir, es muy importante que la silla tenga la opción de altura variable para poder ajustarla si fuera necesario.
  • El respaldo: la altura del respaldo no debe ser baja, sino no podremos apoyar la cabeza. Para estar seguros, podemos medirnos de la cintura al cuello y a esa medida le sumamos unos centímetros para que sea la adecuada.
  • Funciones ergonómicas: no compremos si no cuenta con esta maravilla ya absolutamente necesaria. Es muy normal pasar muchas horas jugando, sentado. Es indispensable que nuestra silla tenga funciones ergonómicas. Hablamos de balanceo e inclinación para ajustar posturas, que esta adaptación sea dinámica y que permita establecer ángulos para reclinarnos a gusto.
  • Todo ajustable: en la medida de lo posible, basados en los modelos, las características específicas y nuestro presupuesto, busquemos que nuestra silla permita modificar manualmente todas las posiciones y alturas, desde el piso al apoya cabeza o posa brazos. Todo.

 

Sumaremos otros aspectos a tener en cuenta:

  • Nuestro tamaño: como dijimos, nuestro tamaño se basa en la relación peso y altura. Un ejemplo concreto dice que si pesamos más de 100 kilos, deberemos buscar una silla que tenga estructura fuerte, aunque superficies amables para contener el cuerpo. Sino no, o se romperán los soportes o serán tan duros que nos resultaran nocivos.
  • Apoya cabeza: no es obligatorio, pero a veces es necesario. Nuestra silla gamer no solo sirve para jugar, también es ideal para maratonear una serie o mirar una película y allí también el apoya cabeza puede ser muy útil. Algunas de estas sillas lo traen incluido en el respaldo, siendo más alto que nosotros.
  • Las rueditas: antes de dejarnos llevar por las rueditas de nuestra silla, pensemos en qué clase de piso tenemos en nuestro espacio. Si es madera de algún tipo, es probable que rayemos el piso o lo desgastemos. Si es una superficie más rustica, se romperán las ruedas. Lo ideal es que o las ruedas o el piso, sean de goma. En el caso del piso puede ser por medio de una alfombra acotada a la parte inferior de apoyo de la silla. Cuidemos el equilibrio en estas sillas. Las ruedas no son eternas y si hacemos “Willy” o nos hamacamos, van a durar muy poco.
  • Materiales: la gran mayoría de las sillas gamer vienen con piel sintética que resiste la fricción, el peso por muchas horas y los movimientos bruscos. Si tienen bordados, asegurémonos que no hagan peligrar la durabilidad de las telas.
Con estos consejos será un poco más fácil elegir la silla indicada para nuestras largas horas de partidas en videojuegos. Vamos a ponernos cómodos y a jugar.