Queremos aprovechar al máximo la tecnología en nuestras partidas. Por eso, a la hora de comprar, estas son las cinco claves para elegir el mejor mouse gamer.

Si somos exigentes a la hora de disfrutar los videojuegos y queremos contar con un mouse que se adapte a nuestras necesidades y demandas, a continuación acercaremos una guía con las cinco claves a tener en cuenta antes de hacer tu compra.

De todas formas, la primera pregunta que surge es cuál es la diferencia entre un mouse gamer y uno común?

Sin ponernos muy específicos, podemos decir que dichas diferencias existen pero solo si las sabemos aprovechar, si son útiles para nosotros, sino son casi iguales: una rueda, dos botones (o tres, si la rueda funciona como tercer botón).

De todas formas, siempre tiene que ver con el uso que le demos. A veces, si nos acostumbramos al mouse tradicional, pasar a uno gamer puede ser complicado o innecesario, porque al fin y al cabo lo utilizamos igual que al estándar.

Entre los gamer existe cierto consenso sobre los cuatro parámetros esenciales que definen a un buen mouse gamer: debe brindar comodidad, larga durabilidad, precisión y buen precio.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Instalación

Este puede ser un punto importante. El mouse genérico, por lo general, no necesita software. Lo conectamos y listo.

Sin embargo, el mouse gamer casi siempre cuenta con un sistema operativo que descargar.

También hay que remarcar que el mouse gamer se puede personalizar.

Gracias a su sistema operativo, se adapta a las exigencias del usuario, ofreciendo acceso a ciertos parámetros de configuración.

Existen mouses gamer que modifican su funcionamiento a gusto del usuario directamente desde los botones, sin necesidad de programas extras.

Cinco claves para elegir el mejor mouse gamer

Para el gamer, un mouse específico hace la diferencia.

Quizás la mayoría no lo notemos, pero algunas cualidades y variables del mouse pensado para jugadores de videojuego, son importantes para tener respuestas precisas ante los desafíos.

Veamos las variables claves para elegir un mouse para jugar.

Agarre del mouse

No todos agarramos el mouse de la misma manera. Según los especialistas, existen tres formas. Con toda la palma, solo con los dedos tipo garra o una mezcla más bien hibrida.

Si somos de agarrar el dispositivo con la palma, elijamos un mouse grande y ergonómico. Para los otros dos tipos de agarre es mejor un mouse estándar.

Claro que el tamaño influye en el peso del mouse. Algunos lo prefieren liviano y otros no.

Y otro dato es que la mayoría de los mouses vienen pensados para diestros. Si somos zurdos compremos un mouse neutro o si el mouse gamer trae sistema operativo, setiemoslo para la mano izquierda.

DPI

Significa “dots per inch” o puntos por pulgada y se refiere a la sensibilidad del mouse. A mayor DPI, mayor sensibilidad. Para jugar en una resolución HD (1920×1080) 5000DPI son suficientes.

Por lo general el mouse gamer permite ajustar los DPI mientras jugamos. Dependiendo del videojuego necesitaremos más o menos sensibilidad.

Inalámbrico o con cable

Los mouse inalámbricos dan una mayor libertad de movimiento pero tienen dos posibles problemas: conexión errática y al ser a pilas, que se “muera” en medio de una partida.

Muchos gamers eligen el mouse con cable que suele ser más certero, sin pilas y que además tiene mayor sensibilidad (DPI), menor tiempo de respuesta y cero posibilidades de que sufrir lags, ideal para la inmediatez de un juego.

Entre laser u óptico, laser

La tecnología láser puede adaptarse a cualquier superficie y tiene mayor DPI que los ópticos, aunque suelen ser más caros.

Botones

La cantidad de botones varía según cada mouse. Algunos se pueden programar según el juego. Para los jugadores de MMORPG (Massive Multiplayer Online Role Player Game) contar con gran cantidad de botones es importante.