Reunir todo lo que nuestro bebé puede llegar a necesitar es una tarea agotadora y puede resultar agobiante para padres primerizos.

Sin dudas la llegada de un bebé a la familia es una de las noticias más hermosas de nuestra vida.

Pero a la hora de equiparnos, los peques tienen requerimientos básicos que debemos tener listos antes de la fecha del parto.

A veces, los baby shower funcionan positivamente para abastecerse de algunos artículos que sin duda vamos a necesitar.

Luego conviene buscar asesoramiento y ayuda, así como consejos sobre qué comprar y qué no.

Siempre es importante, en la medida de lo posible, ir confeccionando una lista, que nos funcione como una guía de necesidades y de equipamiento.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

En este informe vamos a comenzar con algunos artículos básicos para el bebé recién nacido:

– Cuna. En algunos casos desde que llega al mundo y en otros, a medida que crece, nuestro bebé necesitará una cama para sus dimensiones, que llamamos cuna. Es importante que los barrotes de contención tengan menos de 6 centímetros entre sí, que no falte ninguno, que no tengan filo ni estén rotos. La cuna necesita también un colchón firme y que calce ajustadamente con la estructura.

– Monitor para bebés o baby call. Es muy práctico tener un intercomunicador con la cuna, para escuchar si se despierta o nos reclama con su llanto. Hay incluso artefactos con videocámaras incluidas. No es esencial, pero si podemos comprarlo, lo aprovecharemos.

– Mamaderas y tetinas o chupetes. Aun amamantando o alimentando a nuestro hijo con leche de fórmula, es importante contar con mamaderas para cumplimentar la alimentación en caso de ser necesario, y para compartir las responsabilidades como padres. Los recién nacidos utilizan unas mamaderas más livianas y hay que ayudarlos a sostenerlas.

– Asiento de seguridad para el auto. En algún momento deberemos trasladarnos con el peque. Es fundamental y no debemos postergar por nada, la compra o adquisición de un asiento infantil diseñado especialmente para su traslado en auto. Hay modelos que contemplan las dimensiones y pesos de los bebes y acompañan su crecimiento, adaptándose.

– Bolso cambiador o mudador. Básico y fundamental. En el colocaremos y tendremos siempre al alcance, los suministros de higiene, cambio de pañal y ropa del bebé. Además incluyen una superficie desplegable donde recostar al peque mientras lo cambiamos, que es impermeable y fácil de lavar.

– Portabebés. El portabebés es una especie de mochila en la que podemos colocar a nuestro hijo y llevarlo pegado a nuestro pecho. Nos da autonomía de movimientos mientras estamos en contacto estrecho.

– Bañera para bebés. Como es sabido, el primer baño llega cuando se cae el cordón umbilical. Necesitaremos una bañera, preferentemente pequeña y de plástico, donde armar el espacio de higiene y relax del peque.

– Termómetro. Cuando somos primerizos somos un poco obsesivos de los controles. Nos encanta el seguimiento. En este plan, los termómetros digitales son prácticos y más fáciles de leer.

– Cochecito. Busquemos dentro de las opciones, un cochecito que permita que el recién nacido vaya acostado. Es imprescindible que tenga una base ancha, que luego se pueda reclinar, un mecanismo de bloqueo firme y correas de sujeción.

Por suerte la tecnología ha avanzado, brindándonos herramientas prácticas para garantizar higiene y seguridad en el cuidado de nuestros hijos

Por ejemplo los esterilizadores.

Hoy, en el mercado, encontramos los esterilizadores de mamaderas a vapor para microondas.

Son realmente prácticos, fácil de utilizar y no ocupan grandes espacios.

En estos tiempos de mamás y papás todo terreno y multitareas en simultáneo, este artefacto deja los accesorios del peque limpios en minutos.

No solo permite la esterilización de mamaderas, sino también de tetinas y chupetes.

Si lo que buscarnos es alejar a nuestro hijo de los gérmenes, el esterilizador es un instrumento esencial. Y más en estos tiempos.

Recordemos que cuando son menores de 3 meses, sus defensas se están fortaleciendo. Por eso, este mecanismo de limpieza, es rápido y efectivo, eliminando el 99.9% de los gérmenes y bacterias.

A la hora de utilizarlo, solo debemos agregar agua, colocar las mamaderas en las bases determinas y esperar el tiempo de higiene. El esterilizador dejará utensilios libres de microorganismos nocivos para la salud.

La ventaja del vapor

Antes, las mamaderas se lavaban con agua y detergente y listo.

Hoy, la calidad del agua y lo agresivo de algunos microorganismos, hacen que aquella fórmula tradicional no resulte tan efectiva.

La esterilización a vapor limpia aplicando calor húmedo y es la misma técnica que se utiliza profesionalmente en hospitales, clínicas y sanatorios, garantizando su eficiencia y efectividad.

Por lo general, los pediatras recomendaban hervir correctamente las mamaderas y chupetes. Pero eso es pasado. Olvidémonos de poner ollas y agua a calentar, gracias al esterilizador a vapor.

Tras la higienización, la mamadera permanece limpia y esterilizada por un tiempo que suele ser notificado. Si se pasa ese tiempo sin utilizar, conviene volverla a someter al proceso que, según la marca, tarda entre 2 y 3 minutos.

Pensemos también que la limpieza de las mamaderas y tetinas es recomendada por los especialistas y hoy en día podemos considerarla indispensable, ya que la leche posee bacterias que no logran eliminarse solo con agua y jabón.

Cómodos en casa y de viaje

En casa, al esterilizador para microondas a vapor, podemos colocarlo en la mesada o donde nos resulte cómodo.

En caso de estar de viaje, son funcionales y tienen dimensiones similares a las mamaderas que pueden viajar incluso en su interior.

Cero riesgos. Toda comodidad.