La pandemia nos dejó más tiempo en casa. Es una buena oportunidad para cuidar jardines y huertas con los chicos y mientras tanto, escuchar canciones “verdes”.

En estos tiempos de convivencia con el coronavirus, y por momentos de convivencia forzada 24×7 con la familia, estamos obligados a sacarle el máximo provecho a los momentos entretenidos y/o recreativos.

Los peques son verdaderas esponjas a la hora de asimilar hábitos saludables y compromiso con el medioambiente. Más de una vez nos marcan errores al respecto, provocando un poco de vergüenza en los mayores y mucho de conciencia.

Es por eso que, si contamos con un patio o espacio verde, o bien algunas macetas donde desarrollar un hobbie verde, es una muy buena idea llevar adelante una serie de actividades divertidas sobre jardinería y huertos urbanos para hacer con niños desde el espacio de casa.

¿Empezamos?

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Regar las plantas

Raro es la casa que no tenga plantas, con o sin jardín o huerta. Es una actividad divertida para hacer con niños, dejando que nos ayuden con el cuidado y mantenimiento. Podemos darles la responsabilidad a ellos, cuidando el exceso de agua para plantas que no necesitan tanto y siendo responsables con el medioambiente no derrochando el vital elemento.

Confeccionar etiquetas de identificación

Unimos la jardinería y las actividades de huerta con algunas de las manualidades típicas de los peques. Cartulinas, cartones, piedras, colores, todos son materiales válidos para confeccionar etiquetas identificativas, tanto de nuestras plantas como de nuestros cultivos. Podemos buscar palitos de árboles y generar tutores que pueden ir clavados en la tierra. Los palos de madera que utilizamos en la cocina para hacer brochetas son ideales.

Rebrotar hortalizas

Una de las tareas más entretenidas y de extensión en el tiempo para seguir con los chicos. No es tan difícil. Además en casa seguro que hay alguna hortaliza de las que rebrotan con agua. Por ejemplo la lechuga, cortamos las hojas y el tallo lo cubrimos con tierra y regamos. En pocos días veremos rebrotar sus hojas. Solo hay que mantener la humedad hasta que empiece a crecer. Esto mismo se puede realizar con cebollas, papas, acelga, puerros, ajos y muchos más.

Germinar

En la misma línea que la experiencia anterior, para germinar restos de vegetales necesitamos extraer las semillas. Las retiramos de los frutos, lavamos y dejamos secar.

Luego, en un algodón húmedo, colocamos las semillas que terminarán brotando. Podemos hacerlo con los frutales. Los peques estarán ansiosos del seguimiento.

Conservar y recolectar semillas

Si queremos empezar a cultivar un huerto y no tenemos semillas, tenemos que empezar a recolectarlas. También en los viveros o huertas que tienen venta al público ofrecen

semillas de plantas que ya dieron buenos frutos. Como en la actividad anterior tendremos que separar las semillas de las hortalizas, lavarlas y secarlas. Luego guardarlas a temperatura ambiente en un frasco con tapa hasta el momento de la siembra. Algunas de las hortalizas que podemos recolectar son: pepino, zapallo, berenjena, habas, porotos, tomates, morrones, melón, entre otras.

Crear nuestro semillero

Atentos a las fechas de plantación, podemos crear nuestro propio semillero, con todo lo recolectado en nuestros frascos.

Para separar por temporadas, pueden servirnos cajas de cartón o cajones de madera, envases de ciertos productos que podamos reutilizar.

Cuando llega la hora de la selección, cubrimos un recipiente con tierra, introducimos la semilla y regamos sutilmente. Mantenemos la humedad hasta que empiecen a brotar.

Cuando vaya creciendo iremos viendo nuestros primeros plantines. Cuando tenga 4 o 5 hojas podemos pasarlo al lugar definitivo.

Si no hay lugar, pongamos macetas

Con varias macetas, podremos plantar las hortalizas, que seguramente nos darán un buen resultado.

Si ya comenzamos a generar nuestro propio banco de semillas, podemos ir trasplantando a una maceta mayor, para que el plantín pueda crecer y desarrollarse.

Quitar las hojas secas

Continuando con estas tareas de jardín y huerta con los peques, enseñémosles que no alcanza solo con echarle agua a las plantas, Se trata de cuidarlas.

Un trabajo delicado es quitarles las hojas secas y limpiar suavemente sus hojas ya que estas acumulan polvo, que debemos quitar con cuidado con algodón y agua o en algunos casos, leche.

Esas hojas secas las podemos ir colocando en un cuaderno o libreta vieja, prensándolas. Con esas hojas los peques pueden armar su propio álbum de especies, una actividad fácil y divertida.

La compañía de la música

Hay canciones comprometidas de artistas que han sido sensibles a las temáticas medioambientales.

Mientras hacemos el jardín o huerta con los peques podemos compartir esta música “verde” con canciones que remarquen las virtudes de la naturaleza o para alertar de los peligros de seguir machacando el medioambiente reiteradamente con una dolorosa falta de responsabilidad.

Repasamos algunas:

– Michael Jackson: tiene varias entre las que destacamos “Heal the world”, pero también elevamos “Earth song” (‘Canción de la Tierra’), en la que deja muy clara su extrema sensibilidad.

– Maná: el cuarteto mexicano tiene varias letras verdes. “Dónde jugaran los niños?” es un grito de la banda y su compromiso. “La tierra está a punto de partirse en dos, el cielo ya se ha roto, ya se ha roto el llanto gris. La mar vomita ríos de aceite sin cesar. Y hoy me pregunté después de tanta destrucción, ¿dónde diablos jugarán los pobres niños?”.

– Macaco: siempre comprometido en su defensa de la naturaleza, grabó “Mama Tierra” que reza “Si la miras como a tu mamá quizás nos cambie la mirada y actuemos como el que defiende a los tuyos”.

– Metallica: “Death of Mother Earth, never a rebirth. Evolution’s end, never will it mend”, brama James Hetfield mientras sus compañeros atronan como es costumbre. Duro, pero efectivo.

– Bersuit: banda argentina que también reza lo suyo, hace algo de autocrítica y dice “Te agradezco (a la Tierra), aunque me voy avergonzado con ser parte de la especie que hoy te viola en un patético festín”.

Y podemos seguir nombrando, por ejemplo a Johnny Cash con “Don’t go near the wáter”, Jamiroquai con “When you gonna learn?”, la banda española Mago de Oz que escribió sobre el desastre ecológico provocado por el naufragio del Prestige en Galicia en 2002 o el eterno Neil Young con “Mother Earth”.

Ahora, manos a la tierra y a disfrutar de la naturaleza y la buena música con nuestros peques.