Como padres queremos que los peques alternen las pantallas con el aire libre. Es por ello que acercamos ideas para montar un parque de diversiones en el patio.

Es cierto que el contexto de pandemia limitó mucho los espacios públicos, encuentros y vida al aire libre. Ir a una plaza con los peques era un riesgo.

Para ellos todo el entretenimiento se trasladó a las pantallas.

Como padres no podemos ignorar que los divierte, les hace las horas más llevaderas y hasta pueden compartir juegos online con amigos.

Pero todo el día con la pantalla delante no es recomendable, según dicen los profesionales.

Es momento de buscar alternativas seguras y al aire libre. Si nuestro hogar lo permite, busquemos la manera de convertir el patio de casa en un pequeño parque de diversiones.

Un dato no menor, es que podemos sumar a los chicos a la creación, armado e instalación del parque de juegos. De esta forma se sentirán participes y entretenidos con algo que no siempre pueden hacer.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Jugar, siempre jugar

Los chicos, y los no tan chicos, siempre quieren jugar. Y así debe ser.

Jugar en el parque es fundamental para que los niños tengan una vida activa, mejorando su desarrollo físico y mental.

Si contamos con un patio, jardín o bien un espacio desocupado, podemos proyectar e instalar todo tipo de juegos para ellos. Si nos están faltando ideas, aquí mostramos algunas para hacer y otras para comprar hechas.

– Trampolín

Es importante, antes de comprar el trampolín e incluso una cama elástica, prestar mucha atención a la relación del tamaño del artefacto y la edad de los peques. Las sugerencias técnicas son: si nuestro hijo tiene menos de 5 años, elijamos un trampolín con un diámetro de 2,50 metros. Si tiene entre 6 a 10 años, un trampolín de 3,50. Si tiene más de 12 años, 4 metros de diámetro.

Revisemos también la solidez y robustez del armazón para que no se doble o rompa mientras alguien está saltando.

– Hamaca

Es un clásico de todas las edades: la querida hamaca o columpio. En este caso, además de la edad del peque, debemos tener en cuenta el espacio disponible en el patio. Será necesario que tengamos una zona despejada de por lo menos 2 metros a la redonda para evitar accidentes mientas los chicos se hamacan.

– Toboganes

Hay gran variedad de tipos y tamaños. Nuevamente es importante considerar la edad del peque que se vaya a deslizar. Cuanta menos edad, menos tamaño y altura del tobogán y menos empinado. Prestemos atención a la calidad y seguridad de los escalones y la baranda.

– Casitas

Imitar las acciones de los mayores, siempre es divertido para los peques. Por eso históricamente han sido y son un éxito, las casitas.

Si queremos montar una rápidamente, en mercado existen casitas plásticas que se instalan en minutos. Si nos llevamos bien con las herramientas, podemos hacer con nuestras manos, una casita de madera según nuestros gustos y los de nuestros hijos.

Lo bueno de las casitas de plástico es que son fáciles de mover y reacomodar.

Por su parte, con las herramientas y conocimientos necesarios, crear una casita de madera para que los niños jueguen y disfruten a lo grande, es un plan en sí mismo.

En este pequeño hogar de fantasía, los peques pondrán a prueba su imaginación, jugando con sus amigos al aire libre durante horas, recibiendo visitas.

Si nos ponemos a pensar en la seguridad de los chicos, una casa de juegos es un regalo maravilloso. Es un lugar físico cuidado, dentro de nuestra casa, para que ellos disfruten jugando durante muchos años en la comodidad del patio o jardín.

Es justo lo que buscábamos para alejarlos unas horas de la televisión y los videojuegos.

El poder jugar en compañía de otros pequeños, también les da la oportunidad de participar en juegos imaginativos, interrelacionarse, sociabilizar, factores muy importantes para el crecimiento y desarrollo de un niño.

En este mismo sentido, y si el bolsillo viene más justo, podemos adquirir un castillo para armar. Son de vinilo resistente y de muy fácil construcción. Además, seguramente llega acompañado por algún personaje que ellos conocen de la tele.

– Plaza blanda

Son ideales para cuando en casa hay muy pequeñitos. Permite disfrutar de varias alternativas seguras y casi sin altura, con o sin inflables y con piso acolchado. Son como una pequeña isla de juegos sobre goma eva. Los más chiquitos juegas sin riesgo, rodeados de pelotitas de colores, sobre plataformas que son lavables y de fácil y rápido armado. Vale la pena, por calidad, seguridad y durabilidad.

Opciones hay muchas. Tengamos en cuenta las edades y gustos de nuestros chicos para elegir mejor. Jugar en casa, al aire libre, es un muy buen plan.