Ala hora de buscar que los peques no se aburran, los padres debemos alternar pantallas con entretenimiento menos virtual. Hoy vamos a jugar.

Antes, durante y después de la pandemia, los padres debemos convivir con el enemigo número 1 de los niños y niñas: el aburrimiento.

Entretenerse hace bien, más si es divertido y en familia.

El ocio ocupa un lugar fundamental en una buena calidad de vida y es muy saludable que aprovechemos los espacios al aire libre o en casa.

Claro que gran parte del entretenimiento está en los videojuegos, aplicaciones, plataformas y canales de youtubers, tiktokers o influencers del streaming.

Pero hoy iremos por alternativas sin pantallas.

En estos tiempos, viajar está más complicado, pero muchos de estos planes se pueden realizar dentro de casa.

Nuestro hogar puede convertirse en el espacio justo y necesario para desarrollar diversas y entretenidas actividades recreativas que acaben con el aburrimiento o la rutina.

Busquemos juegos, desafíos, pasatiempos. No puede fallar.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Llega el verano

Gran parte de nuestras vidas pasa en casa, por cuidado, por prevención y porque la pandemia así lo quiso.

Los padres nos hemos visto en la obligación de crear un hogar que se adapte y convierta en lo necesario para contener los humores y necesidades de los integrantes dela familia.

La casa debe ser oficina y aula, pero también ámbito de recreación para los momentos de esparcimiento.

Y en ese contexto los peques necesitan más atención, ya que en pleno crecimiento, sus demandas son concretas, mientras avanzan y van forjando su personalidad, amplían sus horizontes intelectuales y habilidades.

Pero igual, se aburren.

Si pensamos en el verano, pero en este que convive con la pandemia, tendremos que ser un poco más ingeniosos, más allá de la posibilidad de contar o no con pileta.

Por eso, acercamos algunas ideas para jugar con los chicos lejos de las pantallas, desde nuestro espacio.

  • Estimulemos la creatividad

Del aburrimiento al mal humor hay un solo paso. Pero si están ocupados, la cosa puede cambiar. Planifiquemos actividades que estimulen la creatividad en los niños. Esto permite que se diviertan y exploren sus habilidades.

Tras la tarea, los chicos verán los resultados de sus acciones, y esto los estimulará. Una de las actividades recomendables es pintar. Puede ser un gráfico preestablecido, una habitación sumándolos como ayudantes o un mural temático.

Será tiempo de calidad y entretenimiento y un hermoso recuerdo compartido.

  • Juegos de investigación

Si nos ponemos más lúdicos, podemos poner en marcha juegos de detectives, o búsquedas del tesoro o caza recompensas. Nos llevará un tiempo previo de producción esconder el botín y organizar las pistas. El juego consiste en preparar el interior de la casa como un terreno lleno de secretos. Si las pistas incluyen un desafío intelectual, como planteos matemáticos o acertijos, mejor.

Este tipo de juegos estimulan el sentido común, activan el espíritu competitivo, el trabajo en equipo, la interacción, la asociatividad, todo mientras se divierten en casa.

  • Un idioma nuevo

Puede que de grandes nos signifique un esfuerzo, pero para los peques es un desafío. Hay mucha información globalizada y esto ayuda muchísimo a que tengamos contenido. Para los niños, romper la barrera idiomática, es divertido. Pronunciaciones, palabras raras, significados, un nuevo mundo que les abre la cabeza y genera un entretenimiento que puede ser la puerta abierta a algo más serio en el futuro.

En la actualidad, muchos colegios acercan otro idioma y hasta los hay bilingües. Esto marca cierta tendencia.

  • A cantar

Nada más divertido que un karaoke familiar. Todos al escenario del living a defenderse cantando. Se puede comenzar con las canciones favoritas de los chicos para quitarles la vergüenza. Ya después el cancionero se va incrementando.

Según los expertos, este tipo de juegos repercute en la personalidad de los peques, ya que desarrollan la seguridad en sí mismos y fortalece la confianza y vínculo con su entorno familiar.

  • Cocinar juntos

Con los cuidados correspondientes, más que nada en por el fuego, las temperaturas y los artefactos, cocinar con los peques suele resultar entretenido y una muy linda actividad en común.

Si les proponemos cocinar,  gran parte de niños y niñas se sumaran inmediatamente porque es aprender, conocer, formar parte y ser testigos de los procesos de elaboración.

Es muy interesante como se respetan los pasos y procedimientos de una receta, como predomina el orden, algo que los peques pueden ir asimilando.

Además, este plan gastronómico desarrolla la creatividad ya que cuentan con la oportunidad de combinar ingredientes, texturas y diferentes técnicas.

Podemos jugar como si fuese una especie de reality y puede resultar bastante entretenido, ya que la comida suele ser uno de los ámbitos que más atrae a todas las edades.

  • La actuación

Si contamos con obras o textos que se puedan personificar, podemos estar frente a un entretenimiento que se estira por horas.

Para los más chicos es un gran plan la actuación, permitiendo utilizar disfraces o ropa divertida, provocando la imaginación y la improvisación y haciéndolos partícipes de esa gran historia que acaban de desarrollar.

Como cualquier éxito viral, el próximo desafío para Among Us será mantener y aumentar su alcance. InnerSloth ha demostrado su compromiso con el juego estudiando ampliaciones pero sin traicionar el enfoque original.