Son sinónimo de diversión, pero también exigen seguridad. En este informe acercamos consejos para elegir el mejor triciclo para los peques.

Como padres, nos genera mucha ilusión comprarle el primer triciclo a nuestros hijos. Es casi una garantía de tardes divertidas, llenas de vértigo y aventuras compartidas.

A cualquier peque que le preguntemos, nos responderá que éste es uno de sus juguetes preferidos. Y claro, es su primer vehículo, el que pedaleando lo sube a historias fantásticas.

Y seamos sinceros, su cara de emoción al montarse a esas tres ruedas y tomar un poco de velocidad, no tiene precio. Son esos momentos que se quedan grabados para siempre en la memoria del peque y en la de los padres también.

Dicho sea de paso, a diferencia con las épocas en las que éramos chicos los que hoy somos padres, la tecnología acompaña y documenta estos momentos.

Un consejito piola, es invertir en un Smartphone con buena cámara o directamente en una cámara de foto y video, para que el recuerdo quede registrado como un tesoro.

El triciclo nunca pasa de moda, por más tradicional que sea. Es posible que veamos cientos de modelos de distintos materiales, formas, prestaciones, características y precios. Es un dolor de cabeza esa búsqueda, pero una gran ventaja también que haya tanta oferta. Esto nos asegura que encontraremos un triciclo para niños que se ajuste a nuestras posibilidades y a los gustos de nuestros peques.

Lo importante es tener claro qué triciclo necesitamos, qué ofrece el mercado y cuáles deben ser las características básicas que debemos pedirle a este vehículo.

Vamos sobre ruedas en este camino; sobre tres ruedas.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Consejos para elegir el mejor triciclo para peques

Montar en triciclo es una experiencia fascinante pero que podría resultar peligrosa si no es el vehículo adecuado. Estemos atentos a los siguientes puntos:

Edad

Debe  ser el indicado para la edad y altura del peque. La mayoría de los modelos traen consigo detallado, el rango de edades para los que está indicado cada triciclo.

Normalmente viene rotulado en años, en kilogramos que soporta y en centímetros de altura del piloto.

Estabilidad

Justamente, lo que no dominan los peques, es el equilibrio. La estabilidad es la característica fundamental que debemos pedirle a un triciclo. Prestemos atención en que las tres ruedas se apoyen perfectamente en el suelo, que sea robusto y que no vuelque con facilidad. Con algunas maniobras, un vehículo de mala calidad o endeble puede hacer que se caigan y se lastimen.

Seguridad

Para que un triciclo infantil sea seguro no debe traer piezas que puedan cortar o golpear a nuestro peque. Además, revisemos que cuente con los sellos y certificados de calidad y cumplimiento de normas.

Nunca está demás invertir en un casco, unas rodilleras y unas coderas. Lo más natural es que los peques se caigan y raspen.

De todas formas, es un buen consejo, no separar la mirada de la niña o niño mientras monta en su vehículo

Durabilidad

Busquemos un triciclo infantil que sea resistente, y que le dure. Pero como indicamos en el primer punto, el triciclo correcto depende de la edad y porte del peque. No existe el triciclo que sea para toda infancia. Con suerte será su vehículo durante un par de años.

De todas maneras, hoy contamos en mercado con triciclos denominados evolutivos, que se pueden usar por más de tres años, con graduación de alturas, para que se vaya adaptando a las etapas de crecimiento del piloto.

Materiales

Los puntos anteriores, es decir, la seguridad, la estabilidad y la durabilidad dependen en gran medida de la calidad de los materiales de confección del triciclo.

Si bien entre las opciones hay triciclos básicos de plástico, siempre se recomienda la estructura metálica tradicional. Son los que mejor van a resistir la demanda del peque y además, los más seguros y estables.

Son materiales fuertes que no se rompen con facilidad. En caso de caída o de recibir algún golpe, no se rajarán o deformarán como sí ocurre con los plásticos.

Ruedas

Estas tres ruedas son muy importantes. Busquemos que sean de calidad. Por lo general el material es blando pero resistente como cualquier neumático, pero también vienen modelos con ruedas rígidas, tipo plásticas. En este último caso, son muy ruidosas y es posible que no sean de fácil convivencia, tanto dentro de casa, como con los vecinos.

Prestemos atención y procuremos ruedas más bien grandes y gruesas, no solo por la calidad de las mismas, sino porque además son las que hacen más estable el triciclo.

Comienza a girar un mundo de aventuras en tres ruedas para nuestros peques. Sin dudas un paso hermoso e inolvidable.
No olvidemos grabar todo y que nos queden esos recuerdos.