Y no podemos dejarlo al azar o la cuota de suerte porque esa estructura ubicada por lo general en el asiento trasero, lleva depositada uno de nuestros tesoros más valiosos: nuestros hijos.

En este informe te contamos qué es lo que debes tener en cuenta antes de elegir la silla indicada para tus peques, para que viajen más cómodos y seguros en el auto.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

¿Qué tener en cuenta?

A la hora de establecer condiciones no negociables, antes de adquirir la sillita en cuestión, dos se imponen: seguridad y comodidad.

Con esto claro, ya el resto de los requisitos comienzan a ser más específicos y relacionados con el pequeño, o no tan pequeño, pasajero. Variables como edad, peso, altura permiten acercarnos cada vez más al modelo indicado.

También es importante recordar que dependiendo la normativa, los menores deben viajar siempre en un dispositivo de retención infantil o silla infantil homologada, y que debe ser colocada en el asiento trasero.

Ahora imaginamos que llegamos a la tienda. En qué debemos poner el ojo:

1. Comprobar que el tipo y modelo de silla se adapte a nuestro auto.

Para ello sugerimos que, además de revisar todo lo que antes mencionamos, leas las instrucciones de los fabricantes detalladamente para comprobar si es compatible con el modelo de tu vehículo. Siempre atentos a la etiqueta de homologación del producto, no la compres si no está certificada.

2. La silla varía según la edad del niño.

Existen diferentes tipos de sillas basadas en el peso de los niños. En ellos debemos fijarnos antes de elegir la sillita:

  • Grupo inicial: indicado para menores que pesen menos de 13 kilos, es decir, para bebes de hasta 15 meses aproximadamente.
  • Grupo medio: para niños de entre 9 y 18 kilos, lo que se traduciría en hasta 4 años de edad.
  • Grupo final: sillas para peques cuyo peso oscile entre los 15 y 36 kilos. Seguramente se trata de niños entre 4 y 12 años.

3. Sistema de anclaje.

Este sistema de instalación de las sillas de coche es el más seguro y recomendado. El anclaje permite mayor estabilidad en caso de impacto lateral y mantiene la silla donde fue instalada. Incluso sin el pequeño sentado.

4. El cinturón.

Ya observamos el tipo de silla, la variable según el peso del pasajero, el anclaje de equilibrio. Pero es muy importante que nuestros hijos viajen contenidos y seguros. Cinturones que, según estudios especializados, deben tener 3 puntos fijos que sujetan a los chicos desde cada hombro y hasta la entrepierna. Algunos fabricantes hay incluso desarrollado el cuarto punto fijo de sujeción del cinturón que permite garantizar una posición segura, se mantienen sobre la pelvis y distribuye la fuerza ante impacto.

5. El respaldo debe ser alto.

Además del cinturón de 3 o 4 puntos fijos, también es importante el respaldo de la silla, especialmente cuando los pequeños ya están en la zona o estatura media. En lo posible que cuente con cabezal y un respaldo anatómico a la espalda del niño.

Consejos para instalar la sillita correctamente

Hicimos la elección teniendo especial cuidado en las características de seguridad y comodidad de la sillita.

Nada de todo lo anterior tiene sentido si no colocamos la silla como corresponde, como marcan las instrucciones.

Hay diferentes formas de colocarla, dependiendo de algunas variables.

Les acercamos algunas opciones a la hora de instalar un sistema de retención infantil en nuestro auto.

Recordamos: la sillita debe estar homologada y nosotros debemos seguir las instrucciones del fabricante.

Hay 3 formas de sujeción:

  • Mediante anclajes de 3 puntos, 1 en la parte superior o inferior para evitar que la silla rote y 2 en la base de la silla que se enganchan a los anclajes fijos del asiento del vehículo.
  • Si contamos con una sillita de las pequeñas y la ubicamos “mirando hacia atrás” se le puede adherir una base que permita la sujeción de los anclajes.
  • Combinando los anclajes fijos del asiento del vehículo y el cinturón de seguridad. Una solución segura que es de las más utilizadas.
  • Utilizando el cinturón de seguridad, siguiendo las indicaciones del fabricante y pasando el cinturón por las ranuras indicadas.

Consejos para una adecuada sujeción del niño.

Ya con la sillita instalada, contamos con diferentes modos de sujetar correctamente a tu peque.

Lo más importante es que el niño realmente vaya bien sujeto a la silla, no suelto, salvo que el modelo lo indique, como veremos abajo. Si están bien sujetos evitamos que en caso de impacto, se salga de la silla y sea despedido.

Está la opción de hacerlo por medio de un arnés de 3 o 5 puntos y cierre central, donde por su forma de reacción conviene que le quede un poco más holgado, utilizando como medida 2 dedos entre el peque y el arnés. Una contra es que al estar un poco más suelto los pequeños suelen intentar desengancharse.

En el caso de las sillitas con o sin respaldo, posiblemente para los niños un poco más grandes, el cinturón de seguridad sujeta al niño y a la sillita.

Este método, quizás el más utilizado, se debe colocar de esta manera:

  • La parte superior de la cabeza y el reposa cabeza o cabezal, deben quedar a la misma altura.
  • La parte superior del cinturón o banda torácica de seguridad, pasa por encima de la zona media del esternón y clavícula y no debe quedar demasiado cerca del cuello.
  • La banda inferior o pélvica del cinturón de seguridad pasa por sobre los huesos de la pelvis, sujetando la cadera y no sobre el estómago del niño.
  • Sentado rectamente, el niño podrá doblar con comodidad las piernas. Si quedara sentado más adelante por ejemplo, tendera a deslizarse y salirse de la silla peligrosamente.
Buscar y encontrar una sillita para el coche no es tarea simple.