Te contamos lo más importante para no quedar afuera de la tendencia de las transmisiones en vivo.

Desde el 2017 que es común ver la opción de seguir transmisiones en vivo en las redes. Estos streaming, en contexto de pandemia, ya son moneda corriente.

Se pueden realizar desde distintas plataformas, pero lo particular es que nos permiten ser testigos de un espacio en vivo desde el sillón.

Esta herramienta no es nueva, ya que Periscope, Hangouts y Youtube las venían utilizando, aunque hoy en día, se popularizaron desde plataformas de redes sociales como Facebook, Instagram y Twitter que también ofrecen la opción.

Una de las particularidades es que no es necesario ser una celebrity o una persona reconocida por ciertos talentos físicos o intelectuales. La idea del vivo es mostrar y mostrarse, incluso cuando uno viene desde el absoluto anonimato u ostracismo.

Es cierto que incluso, llevadas a cierto grado de profesionalismo y hasta con la posibilidad de hacer dinero, o monetizar como se dice, estas plataformas de transmisiones en vivo permiten multiplicar la llegada a un público fuera de los medios tradicionales de comunicación.

Los streaming tienen gran potencial desde lo creativo, lo artístico o lo económico, y podríamos asegurar que no aún tienen límites en esta era digitalizada. La figura en pantalla, al frente del contenido, puede generar cada vez más presencias y así sumar seguidores, convirtiéndose en un imán para los auspiciantes que pueden olfatear un público atento a esa pantalla.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Los beneficios comerciales también son varios. Algunos consejos a modo de ejemplo:

  • Transmitir le pone cara a tu marca: Por lo general los videos o transmisiones en vivo se hacen con cierta naturalidad, con poco o sin maquillaje, en un ambiente más bien casual y atuendo relajado. La idea es que parezca cercano con la audiencia. Pero atención: que la naturalización no nos muestre descuidados.
  • Incrementan el feedback: Los vivos no solo son una exposición, son también y más que nada, una conversación con el público. Ese intercambio nos dará presencia, respuesta, y nos permitirá conocer más a nuestra audiencia y sus gustos.
  • ¿Quién me sigue?: Es fundamental saber quién es nuestro público y sus apetitos para adaptar nuestro contenido y fidelizarlos brindando la sensación de cercanía por medio del vivo. Si el contenido que generamos es de valor, ganaremos seguidores que quieren saber qué hacemos.

Plataformas para stremear

Las redes sociales fueron ganando terreno en las transmisiones en vivo, por eso de un tiempo a esta parte, se han impuesto los Live de Facebook e Instagram.

Twitter también ofrece la transmisión en vivo pero está más relacionada con otros contenidos, posiblemente más cercanos a las noticias, sucesos o eventos.

También está la alternativa de generar tu propio canal de YouTube o tu perfil de Twitch si hablamos de lo más novedoso.

Es muy simple: la elección de la plataforma dependerá de nuestros gustos, métricas, objetivos y público más afín.

Guía para hacer un buen streaming

Para hacer un streaming, debemos tener en cuenta estos pasos básicos:

  • Buscar un tema concreto: No sirve emprender este camino solo por estar. Nuestro público tiene que saber qué hacemos y de qué hablamos. No transmitamos solo por transmitir, podría ser contraproducente y hasta perder seguidores. Debemos valorar el tiempo de los que están conectados, brindándoles contenidos de calidad.
  • Anticipar día y fecha: Lo que mejora el tráfico y presencia de las transmisiones es ser prolijos y ordenandos con los horarios y días de transmisión, así como también con los contenidos a desarrollar. Por eso es conveniente anunciar previamente nuestros vivos, así cada vez tendremos más conectados.
  • Conexión a Internet: Si no tenemos calidad en la transmisión, lo único que recibiremos son críticas y quejas. Nada más tedioso que un vivo que se corta o queda paralizado.
  • Luz y audio: Sin ser expertos podemos chequear que la imagen sea nítida y el sonido claro. Una buena previa, a modo de ensayo, es grabarnos antes de la transmisión para confirmar que todo este ok.
  • Un guión: No es imprescindible pero si muy útil. Aunque mucho del contenido del vivo lo genera el intercambio con los comentarios de los espectadores, recordemos que los encargados de conducir esta transmisión somos nosotros, como una especie de moderadores. Un guión o al menos un mapa mental de guía será muy importante para evitar silencios incomodos o ramificaciones sin sentido.

Algunos datos más para un streaming memorable:

  • Estructura o improvisación:

Como ya dijimos, lo que más engancha de un Live es la atmosfera de cercanía y naturalidad. Si nos armamos una estructura muy rígida perderemos espontaneidad, pero si todo es improvisación, podría ser demasiado impredecible, para lo bueno y para lo malo. Es recomendable un comienzo relativamente formal o correcto, explicando quiénes somos y qué hacemos, saludar a los que se incorporan, por ejemplo, y luego que la interacción permita ir flexibilizando la línea de transmisión.

  • Frecuencia de los vivos

La frecuencia con la que haremos los Live dependerá de nuestra estrategia. Hay quienes hacen presentaciones semanales y generan la expectativa de una semana a la otra. Pero también hay coachs, políticos, gamers y celebrities que se conectan a diario. Lo importante es que nuestros seguidores sepan con anticipación que ahí estaremos, mantenerlos informados. De todas formas, siempre es recomendable establecer cierta rutina.

  • Duración

Depende la plataforma y el contenido. Debemos pensar en no cansar ni aburrir. Algunas plataformas ya traen un seteo de 40 minutos o 1 hora y se corta. Puede ser una buena contención de minutos. Si el público o el tema pide más, invitamos a que se queden y comenzamos un segundo bloque.

Con estos consejos y una buena señal de Internet solo nos queda explorar este mundo de exposición en vivo. Recordemos que la audiencia digital es muy espontánea y debemos estar preparados para ese intercambio, siempre con la mente abierta y siendo tolerantes.
Solos nos queda poner fecha y hora y ahí nos vemos.