La virtualidad y la pandemia se convirtieron en propulsoras del uso de las pantallas. Es por eso que es cada vez más necesaria la utilización de una Tablet para estudiar y trabajar.

Zoom, Meet, ClassRoom, videollamadas. Herramientas que existían pero que con la pandemia pasaron a convertirse en la manera de interacción y concreción de tareas, tanto laborales como académicas.

La utilización de la computadora, notebook y hasta el Smartphone, se fue resignificando por este contexto particular y mundial.

Por su comodidad, las tablets se transformaron en una práctica forma de almacenamiento de datos e información, pero también en pantallas o ventanas, para las reuniones o encuentros virtuales.

No hace falta describir que esta computadora portátil, de porte un poco mayor que un teléfono, permite una interacción práctica y táctil, sin necesidad de teclado físico ni mouse.

Es por eso que las tablets ya han extendido su uso en la enseñanza, mejorando el proceso de aprendizaje y favoreciendo la realización de actividades cooperativas.

En el ámbito laboral ocurre de similar manera.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Ventajas de la Tablet

Tablet en el trabajo

En el ámbito laboral, la Tablet ha llegado para facilitar la tarea, aliviando las acciones, haciéndolas prácticas y cómodas. Aquí algunos beneficios:

– Información interna siempre actualizada: no hará falta llevar anotadores o apuntes. Las tablets interconectadas, cuentan con la información online para trabajar sobre la marcha y facilitar el acceso a documentos remotos. De esta manera, es posible acceder al contenido base desde cualquier parte y realizar las modificaciones necesarias.

– No más inventarios o catálogos de papel: cuando se visita o consulta a un potencial cliente, esta plataforma virtual permite compartir la imagen y detalle y hasta enviarlo por mail. Y como dijimos antes, en caso de variar el stock por ejemplo, saberlo de inmediato.

– Mejora la productividad: la Tablet permite llevar a cabo tareas laborales básicas y avanzadas. La incorporación de esta herramienta ha logrado la optimización de tiempos y logística, permitiendo fluidez de gestión y comunicación para y entre aquellos empleados que se muevan con frecuencia, con objetivos y plazos.

– Un buen sistema operativo: tanto en Android como en IOS se puede desarrollar la experiencia laboral con facilidad, permitiendo sacar el mayor potencial al hardware. Hoy la Tablet también es Smartphone, permitiendo dejar el teléfono móvil de lado.

– Livianas y transportables: menos peso y mejor transporte, gracias a que no cargan con un teclado físico ni mouse. También son el dispositivo ideal para viajes de negocios.

Tablet en el aula

Con el uso de la Tablet aumentan las interacciones profesor-alumno. Este círculo virtuoso y a un solo click, incrementa la motivación hacia el aprendizaje de los estudiantes, mejorando la fluidez, repercutiendo positivamente en los resultados académicos.

Siempre lo ha sido, pero en este contexto de pandemia, la Tablet resulta ser un instrumento que contribuye al cambio y a la modificación de metodologías en el aula, mejorando los tiempos de presentación y con accesibilidad a Internet, fuente inagotable de información multimedia e interactiva.

Según los docentes, con la Tablet se logra captar la atención del alumno de manera personalizada, favoreciendo la motivación y la comprensión de los temas y mejorando la memoria visual como elemento extra.

Para los profesores, la Tablet es unos de los últimos recursos tecnológicos que invitan a la innovación pedagógica, teniendo que adaptar los contenidos del pizarrón a la pantalla.

Estas pantallas pueden ser un tanto ajenas para docentes con muchos años de trayectoria, pero para los alumnos, su uso es totalmente natural, son contemporáneos a esta tecnología práctica, cómoda y táctil.

Las tablets son las nuevas pizarras y cuadernos

Sin complicarnos demasiado en detalles, es trascendental que las tablets a diferencia de las computadoras, permiten un aprendizaje móvil, que sale fuera de las aulas, y puede producirse en cualquier parte y en cualquier momento.

Desde la visión del alumno, la Tablet permite trabajar por proyectos, permitiendo administrar los tiempos basados en los objeticos a cumplir. Además, propicia el trabajo en equipo, ya que hay plataformas y programas que permiten la interacción de varios alumnos en el mismo trabajo y en simultáneo.

Con las aplicaciones debidas, la Tablet permite realizar presentaciones documentales, individualmente o en grupo. Crear videos, placas, gráficos e informes, utilizando las destrezas orientadas a idear, planificar, buscar y gestionar la información, sumando los datos en las nuevas redes u otras fuentes documentales.

La utilización de aplicaciones en la Tablet se convierte en la mejor manera de aprovechar sus virtudes. En estos tiempos, estas pantallas móviles, son las herramientas necesarias para cumplir con los objetivos laborales y académicos.