En estos tiempos de pandemia, la forma de aprender se ha visto modificada. Hoy, la Tablet se impone como la mejor aliada en la educación semipresencial.

En otros tiempos, convertirse en alumno a distancia o de asistencia presencial solo en las fechas de exámenes finales, era una opción.

Según los especialistas, la educación semipresencial era una de las alternativas para evitar dejar los estudios y seguir la formación de manera más satelital.

Hoy, la llegada del coronavirus ha trastocado la vida de toda la humanidad, y claro, la educación forma parte de lo cotidiano.

En las cuarentenas más estrictas todo se mudó a la virtualidad, generando que alumnos y docentes aprendieran juntos la conversión de los contenidos a las plataformas.

Proliferaron encuentros en Zoom, Meet, ClassRoom y muchos más.

Pero la pandemia no terminó y atentos a los formatos comprendidos y utilizados durante el 2020, la educación se prepara para ensamblar la virtualidad con la presencialidad en las aulas. De no ocurrir esto, se buscará seguramente avanzar hacia una educación semipresencial.

En ese contexto, ya la cosa no será de tanta pizarra ni tantas hojas de apuntes, sino que se hablará de enviar trabajos, completar tareas y colgarlas de la nube o rendir finales y sellarlos en un PDF.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Son sabidas las ventajas de la educación semipresencial:

– Si estamos en edad, nos permite estudiar y trabajar a la vez.

– Si somos docentes, nos permite conciliar trabajo, estudio y familia.

– Si somos alumnos, nos brinda autonomía a la hora de estudio, haciendo que las habilidades de comunicación e interpretación mejoren.

– Permite generar la sana presión de mayor responsabilidad en los compromisos de entrega de los alumnos.

– Permite mayor flexibilidad en las horas de estudio y entrega de trabajos.

– Retroalimentación de información rápida vía web, con acceso a conceptos ilimitados.

– Mayor manejo del tiempo, mejor creatividad y concentración.

Está el mundo a un click. Ya no hay más carpetas. Hoy utilizamos la Tablet para estudiar.

Tablet para la educación semipresencial

Por comodidad, portabilidad y muchas razones más, uno de los dispositivos más utilizados para estudiar, es la Tablet.

Una de sus grandes ventajas es que ocupa notablemente menos espacio que una notebook, y esto repercute en su liviano peso. Es casi como llevar una carpeta.

Atentos a la posibilidad de convivir un tiempo más con la pandemia, pensar en invertir en un dispositivo de este tipo parece una sabia decisión.

Como padres, y atentos a esta coyuntura, seguramente nos estemos planteando comprar una Tablet para que nuestros hijos puedan estudiar o seguir sus clases desde casa.

La Tablet permite también la independencia de estudiar o estar en clases desde la habitación o desde el lugar que más cómodo les resulte a los chicos, liberando al resto de la familia de la restricción de guardar silencio o no aparecer en cámara en la transmisión del colegio.

Atentos a la cantidad de opciones y variedades de Tablets disponibles en el mercado, es posible que nos encontremos un poco perdidos buscando el mejor dispositivo posible para nuestros hijos, siempre atento a nuestros bolsillos.

Tablet para niños de primaria

Si el uso que se le dará es para estudiar, no gastemos de más comprando una Tablet de alta gama. No van a necesitar gran carga de definición gráfica, por lo que podemos invertir con seguridad en una Tablet de gama media, que cuente principalmente con un mínimo de 2 GB de memoria RAM.

Poniéndonos más técnicos, con solo 1 GB sería suficiente para ejecutar aplicaciones como Zoom, una de las herramientas más utilizadas para dar clase a distancia. Pero atentos a que esta capacidad de memoria es muy baja y podría repercutir en fallas o demoras, mejor apostemos por un poco más de RAM.

En cuanto al almacenamiento, los modelos son bastantes parecidos, y cuentan con un mínimo de 16 GB. A su vez, la gran mayoría cuenta con ranura para tarjetas micro SD para ampliar.

En cuanto a la resolución y tamaño de pantalla, realmente un modelo HD y de 7 a 10 pulgadas es suficiente. No gastemos de más. Además, cuando no esté el peque estudiando, le va a servir para ver películas o jugar perfectamente.

De ahí en más, es solo cuestión de que el mejor modelo posible se adapte a nuestro presupuesto.

Buscar información, hacer trabajos, estudiar, preparar las clases y muchas opciones más, son solo algunos de los múltiples usos de la Tablet, tanto en alumnos como en docentes.

Viendo que en estos nuevos tiempos la educación se realiza en casa, la Tablet se presenta como la mejor opción en la semipresencialidad y en la educación virtual.