No todos los modelos lo traen, pero todos los usuarios lo queremos. En estos tiempos agitados, necesitamos carga rápida para nuestros Smartphones.

En el acelerado mundo en que vivimos, mundo que además es cada vez más multimedia, la dinámica nos exige que todo sea ya. Y esta regla rige también para la velocidad de carga de nuestro teléfono móvil.

Lamentablemente la autonomía de las baterías aún deja muchísimo que desear, más aun en tiempos de pantallas 24×7.

Las situaciones son las que nos ponen exigentes: imaginemos estar lejos de casa, casi sin carga y estar esperando esa llamada importante. O un intercambio económico vía homebanking sin batería, o un Zoom para tomar decisiones importantes en el trabajo. Quizás debamos enviar un correo del que depende una gran negociación, o necesitamos saber los avances de ventas de nuestro negocio.

Ni hablemos si la cuestión urgente es familiar.

Es por ello que nos damos cuenta que ya con la carga de batería con que arrancamos el día, no nos será suficiente. Si hay algo que le pedimos, casi exigimos a los Smartphones hoy en día, es que se adapten y permitan carga rápida.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

¿Cómo saber si nuestro cargador y Smartphone tienen carga rápida?

En teoría deberíamos saberlo antes de comprar el teléfono, para incluso saber cómo y cuánto cuidar la batería y evitar quedarnos incomunicados.

Repasemos el concepto de carga rápida. El término lo dice todo y fácil, pero en la cuestión técnica no es tan simple, ya que dependerá tanto del cargador en cuestión como de las especificaciones del fabricante del teléfono. No siempre articulan.

También depende de que el teléfono sea compatible con el cargador, porque en caso contrario, no llegará a la batería la carga rápida, y además se corre el riesgo de estropearla por uso inadecuado. Empeoramos el problema.

Existen varios tipos de cargadores rápidos, el más conocido es el que provee más voltaje y más amperios que un cargador convencional.

Por ejemplo, un cargador estándar suministra 5 voltios y 2,1 amperios, mientras que uno de carga rápida puede entregar entre 9 y 12 voltios y la medida de amperios puede llegar a 3. Claramente superior y más rápido.

En términos prácticos, y según la marca del cargador, algunos fabricantes ofrecen una carga del 100% en 20 minutos versus las tradicionales cargas que suelen llevar una hora.

Es simple: un cargador rápido lo que hace es suministrar la energía con mayor potencia que uno estándar, para reducir el tiempo del proceso.

Para saber si nuestro teléfono y cargador son rápidos, suelen llevar un logo en la caja original. Tengamos cuidado con las imitaciones.

La confirmación la podemos encontrar en la parte inferior del cargador o en las etiquetas de la batería, y también en el manual del teléfono. Si no tenemos estas etiquetas, podemos buscar en Internet las características según marca y el modelo.

Una vez que consigamos la información oficial, debemos verificar el voltaje y el amperaje, datos que deberían estar visibles en el cargador.

¿La carga rápida es dañina para la batería?

Solo en los dispositivos convencionales que no están diseñados para realizar cargas rápidas. Algo completamente entendible.

En los dispositivos más modernos, ya configurados para esta funcionalidad, carga perfectamente, prologando incluso la vida útil de la batería.

Algunas recomendaciones

Acercamos sencillos consejos para cuidar la vida útil de la batería.

Mientras cargamos el teléfono:

1.- Ponerlo en modo avión para que cargue más rápido. Menos uso, más carga.

2.- Si podemos esperar, directamente apagarlo para que sea mucho más efectiva la carga de batería.

3.- Si no nos podemos desconectar, utilicemos el modo ahorro de batería, limitando así las funciones.

4.- Bluetooth, GPS o Wi-Fi, si están activas consumen energía y en ocasiones ni recordábamos haberlas activado.

5.- Mientras se está cargando, no toquemos la pantalla ya que consume bastante energía.

6.- Procuremos que el teléfono se encuentre en un ambiente fresco y no reciba la luz directa del sol.

Cuidando la batería y asegurándonos de la compatibilidad entre cargador y teléfono para la carga rápida, estaremos tranquilos y conectados todo el tiempo, aun fuera de casa.