Tener internet hoy es fundamental. Pero no siempre la señal es buena. Por eso acercamos esta guía para elegir el mejor extensor de Wi-Fi.

Nada peor que una señal débil de Internet.

Qué frustración cuando, a pesar de tener Wi-Fi en casa, este no llega con suficiente fuerza a todos los lugares.

La ubicación del router es fundamental. Si bien hay ya modelos que se hacen llamar “rompemuros”, lo cierto es que por lo general, suele costar que atraviesen la geografía de la casa.

Paredes, caños, pisos, niveles, relieves, todo atenta en mayor o menor medida para que la señal de Wi-Fi se extienda por todo el lugar.

A veces, también es cierto, que la ubicación del router no es la indicada y no por nuestra culpa: el personal del servicio lo colocó donde quería o le quedaba más cómodo o nosotros no sabíamos o teníamos otra alternativa.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Para todos estos casos de señal débil, tenemos una solución: los repetidores o extensores de Wi-Fi. Son la salvación.

Los extensores de Wi-Fi son unos pequeños y simples dispositivos encargados de captar la señal Wi-Fi existente y difundirla, de modo que llegue con más fuerza en los puntos problemáticos.

Dentro de sus ventajas extras, está su instalación que es bastante rápida y sencilla.

Siempre será conveniente desde lo económico, invertir en un extensor de Wi-Fi que pedirle al servicio de Internet que nos “baje” otra línea.

Lo bueno es que a ese extensor, podemos emparejarle otros dispositivos de la casa, desde el Smart TV hasta la compu o el Smartphone.

Cómo mejorar la señal de Wi-Fi

El tema con el Wi-Fi siempre es el alcance. En casas u oficinas, obstáculos naturales o construidos atentan con la llegada del servicio a toda la casa o local, sufriendo cortes o baja de velocidad de conexión. Incluso, según el mapeo del sitio, podrían generarse puntos ciegos de señal.

Ante esto, la opción más efectiva es el extensor de Wi-Fi.

Un extensor Wi-Fi lo que hace es recoger la señal Wi-Fi original del router que colocó el servicio contratado, y ampliarla para que llegue más lejos.

Importante: este es un camino de ida y vuelta. Es decir, así como llega el Wi-Fi al extensor, si por ejemplo nuestro Smartphone conectado al amplificador envía datos, estos pasarán primero por el extensor que deberá enviarlos al router para que suban a Internet.

Consejos para colocarlo correctamente

La clave es el lugar

El extensor Wi-Fi recoge la señal del router y la amplifica a través de su propia señal, para que llegue más lejos, como ya explicamos. Lo cierto es que para que funcione correctamente tiene que recibir la señal del router con la potencia suficiente. Lo ideal es colocarlo en un punto intermedio entre el router y los dispositivos más alejados, repartiendo las distancias. Durante la configuración el propio extensor nos informa, mediante luces, si recibe correctamente la señal. Algunos usan una app.

Lo más directo posible

No siempre es simple. No siempre es posible. Pero evitemos que entre el router y el extensor haya barreras estructurales, como grandes muros o paneles de servicios.

Por otra parte, muebles o puertas, e incluso espejos, han demostrado ser obstáculos a sortear para la llegada de una mejor calidad de señal.

Alimentación

A veces nos dejamos llevar por la emoción, y no nos damos cuenta. Pero un extensor de Wi-Fi necesita estar conectado a un enchufe de electricidad.

Proyectemos teniendo en cuenta este suministro.

Breve guía para elegir el mejor extensor de Wi-Fi

A veces no queda otra que comprar uno, pero si en casa quedó algún viejo router, podemos utilizarlo como extensor de Wi-Fi. Si la tecnología es muy vieja, es mejor que esa conexión sea por cable.

Las conexiones con cable son lo mejor desde el punto de vista de la velocidad, pero no siempre es posible por cuestiones de distancia y cantidad de dispositivos a conectar.

Para comprar un extensor de Wi-Fi debemos tener en cuenta ciertos factores.

Facilidad de conexión

Como dijimos, poner en marcha un repetidor Wi-Fi es algo muy sencillo. Básicamente necesitamos conectarlo a la corriente y conocer tanto el nombre de la red como la contraseña. Es posible que nos muestre opciones cercanas, de vecinos por ejemplo, u otras redes que tengamos en casa. Elijamos la de mejor señal siempre.

Para enlazar router-extensor, podemos utilizar la configuración protegida, conocida como WPS, para que conecte el repetidor con el router simplemente pulsando un botón en ambos dispositivos.

Seguridad:

Consultemos con el vendedor si nuestro extensor de Wi-Fi es seguro y no será violada su señal fácilmente. Se sabe de cierto software que decodifica y abre nuestro router o extensor. Estemos atentos a este punto y evitemos intrusos.

Diseño:

Es cierto que no es el punto más importante, pero tengamos en cuenta que veremos todos los días, todo el día, este dispositivo en el mismo lugar.

El diseño más frecuente de los repetidores es un pequeño artefacto conectado directamente a un enchufe. Suelen tener luces LED para detectar encendido, fuerza de señal y para que no golpeemos, en caso de tenerlas, sus antenas.

Tengamos en cuenta que hay modelos de extensores de Wi-Fi que disponen de más puertos físicos. Suelen ser un poco más sofisticados y costosos, muy similares a los routers.