La conectividad o hiperconectividad nos ha generado la necesidad de trasladarnos con nuestra compu a todos lados, por eso hay que protegerla.

Antes, si queríamos tener nuestros archivos, se usaba un disquete. Luego llegaron los pen drive y las memorias externas. Pero hoy, en nuestra compu, tenemos todo, hasta nuestros perfiles preseteados, los iconos donde nos gustan y es como nuestra extensión.

Para muchos ya es impensado viajar sin su laptop, notebook o computadora. Forma parte de casi todos los equipajes de viajeros.

Es por ello que surgen como una salvación en el cuidado y protección de nuestra pequeña PC, los bolsos o mochilas específicas para el traslado de pantallas, con medidas, materiales y formatos determinados.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

¿Qué es una mochila para notebook?

Es un bolso de características específicas, pensado detalladamente para el traslado seguro de nuestros ordenadores portátiles.

Esta mochila suele ser anatómica, para llevarla cómodamente en la espalda, sujetada a nuestros hombros por correas resistentes.

Por lo general también cuentan con compartimentos protegidos para poder depositar celulares, cámaras, cargadores y otros accesorios y puertos.

Ventajas de una mochila viajera para notebook

Como dijimos, lo más importante es la protección y seguridad de nuestra compu en viaje, sin exponerla a golpes que pueden dañarla.

Es crucial adquirir la mochila adecuada al tamaño del dispositivo. Sería un error comprar por ejemplo, la más grande. La compu se moverá en el interior, casi suelta, lo que es potencialmente más peligroso.

Debemos elegir una mochila a medida de nuestra notebook, o no más de 2 pulgadas extras. Ese margen puede justificarse dado el acolchado interno que es un gran protector, pero recordemos que el tamaño debe tener relación directa con las dimensiones de nuestro dispositivo.

También debemos buscar:

– Materiales resistentes a golpes. Es el objetivo principal de nuestra mochila. Si es solo tela, no nos protege de casi nada. Busquemos interiores acolchados de material resistente. Prestemos especial atención a los ángulos, que es donde se suelen dar los primeros y fatales roces.

– Manos siempre libres. Antes usaban portafolios, anulando una mano por completo. Ahora, nuestra mochila debe estar sujeta a nuestros hombros y espalda. Siempre es más fácil y seguro trasladarse con las manos libres, para llevar otro equipaje o para realizar una tarea independientemente de la carga.

– Más compartimentos, más opciones. Las mochilas para notebook deben ofrecernos varios compartimentos. Como dijimos, la incorporación de periféricos u otros soportes hace que sea necesario mover todo junto. Además, si lo que buscamos es viajar, un espacio para botellas o alguna barra de cereal siempre es bienvenido.

– Comodidad. Al llevarlas en la espalda, y sujetas con correas acolchadas, no es de extrañar que hasta nos olvidemos que vienen con nosotros. Es la idea. Un traslado cómodo y seguro.

– Mochilas antirrobo. Lamentablemente, mientras viajamos por trabajo o por placer, es común que amigos de lo ajeno se vean atraídos por nuestro ordenador portátil. La oferta de mochilas se ha adaptado, y por ello se ofrecen mochilas antirrobo con compartimentos internos y revestimientos más seguros que incluyen cierres secretos para esconder objetos importantes como tarjetas o celulares. Hay mochilas que vienen con un candado con clave. Por otra parte, siempre nos da más seguridad que, además de las correas a los hombros, la mochila nos ofrezca una espacie de correa-cinturón, que cruza nuestro abdomen y se ajusta.

Tamaño y capacidad

Por lo general, la capacidad de las mochilas se enuncia en litros y no en kilos, ya que la idea es contener volumen más que carga.

Nosotros, además, debemos considerar las pulgadas de la pantalla de nuestro dispositivo.

Si queremos hacer una tabla detallada, encontramos que las mochilas:

– Entre 20 y 40 litros, son pequeñas.

– Entre 45 y 60 litros, mediana.

– Y entre 60 y 90 litros, es una mochila grande.

De todas formas, esta tabla toma valores generales y relativos ya que puede variar según el material, los soportes, los interiores y de la industria y sus fabricantes.

Una ayuda

La mejor manera de elegir el tamaño de tu mochila viajera para notebook es basado en las pulgadas del dispositivo. No falla esta relación.

Con esto resuelto, tendremos claro y acorde el tamaño y peso.

¿Y si llueve?

No es imprescindible que el material de nuestra mochila sea impermeable, pero si los montos nos lo permiten, ni lo dudemos.

La idea de esta adquisición es proteger nuestro equipo. Si vivimos en zonas que tienen frecuentemente lluvia o incluso nieve, contar con una mochila impermeable es fundamental.

Si viajamos en transporte público también, ya que pueden ocurrir inesperados acontecimientos por los movimientos del andar, como la caída de una gaseosa, helado u otros productos sobre nuestra mochila, tanto por parte nuestra como de otros pasajeros.

A modo de conclusión, resumimos en que una notebook es un dispositivo electrónico delicado y que necesita cuidados específicos, más si nos movemos o viajamos.

En estos tiempos de hiperconectividad, donde por otra parte van desapareciendo los cyber-cafes con computadoras propias, andar con nuestra pantalla es una gran solución y cuidarla, se convierte en indispensable.

Estas mochilas son aliadas del cuidado y protección de nuestros equipos. Antes de comprar, revisemos todos los consejos anteriores, para evitar una compra ineficaz.
Con este accesorio imprescindible en nuestra espalda, cargamos la notebook, elegimos destino y a viajar