Técnicas para dominar el cabello incluso cuando la humedad se apodera de todo.

Antes que nada, si pensamos o creemos que proporcionarle mayor humedad o exceso de grasitud al cabello es la solución perfecta, estamos realmente equivocados.

Si bien el pelo seco se encrespa más, el truco no es ponerlo pesado, sino más bien hidratarlo como es debido.

Si ya tenemos pelo grasoso, alternar un shampoo antigrasa con otro de uso frecuente es una buena idea.

Controlemos el estado de nuestras puntas, cortándolas cada 2 o 3 meses.

Sin dudas, aunque nos desarreglan el pelo los días húmedos, debemos tener cuidado constante, implementando el cambio de algunos hábitos a los ya cotidianos.

Ese pelo electrizado debe ser domado de alguna manera ya que no le importa si lo usamos corto o largo, con ondas, rulos o lacio. En esos días es como si adquiriera vida propia.

Por eso acercamos algunos trucos que funcionan muy bien para tratar de disciplinarlo.

Es difícil de dominar porque nos cuesta conseguir el equilibrio óptimo de humedad que necesita el cabello. Lamentablemente es habitual encontrar cabellos deshidratados o directamente dañados.

Con estos consejos estaremos cada día más cerca de lucir un cabello sedoso y brillante.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Lavarnos el cabello todos los días

Ahora sí podemos lavar nuestro cabello todos los días. Antes estaba más bien prohibido y era parte de los males. La evolución de los productos permite el lavado diario. Los nuevos shampoos reparadores, que no tienen base jabonosa, pueden cerrar la cutícula del cabello en cada lavado y esto provoca el alisamiento de la fibra capilar, hidratando de manera duradera.

Mejor agua fría

El agua caliente genera vapor y el vapor hace que el pelo haga lo que quiera. Le llamamos agua fría pero la realmente indicada es la que tiene temperatura natural.

Precaución con el shampoo antigrasa

Debemos tener especial cuidado con su uso ya que utilizarlo demasiado podría generar un pelo seco que se amotinará más fácil. El shampoo tiene que ayudarnos a evitar que el pelo se descontrole. Siempre es mejor alternar con otros de uso frecuente. También podemos aplicarnos ampollas en el cuero cabelludo tras el lavado.

El acondicionador como socio

Si lo que buscamos es retener la humedad que nuestro pelo necesita, el acondicionador adecuado, luego del lavado, es la mejor alternativa. Es muy importante que lo apliquemos de la mitad de nuestro cabello hacia las puntas, lo más lejos del cuero cabelludo posible.

No frotes la toalla sobre el pelo al secarte

Es un gran error pensar que si frotamos la toalla en nuestro pelo rápidamente, lograremos el mejor resultado. Muy por el contrario cargamos de electricidad nuestro cabello. Además, al estar mojado, el pelo está blando y es muy fácil lastimarlo. Busquemos un secado a modo de turbante, dejándolo que absorba lo que el pelo escurra naturalmente. Antes de colocarnos esta toalla, podemos aplicarnos cremas hidratantes.

El secador más bien lejos

El calor del secador puede resecar. Más si lo utilizamos cerca del pelo. La distancia aconsejable es de 20 a 25 centímetros de distancia de nuestro pelo y a temperatura media.

Con respecto a planchas, rizadores u otros aparatos térmicos, procuremos utilizarlos cada 15 días.

Cuidado con los productos

Revisemos las etiquetas de nuestro shampoo y acondicionador. Tengamos en cuenta que el alcohol que pueden tener en su composición, reseca. También evitemos las siliconas. Nos lleva un segundo más antes de comprar pero realmente lo notaremos positivamente.

Cepillado con suavidad

La fricción al cepillar genera el “frizz” que queremos evitar. Cargando el pelo de esta energía es que se eriza y aparece “electrizado” de golpe. Es mejor tomarnos nuestro tiempo, cepillar y peinar con suavidad. Los cepillos preferentemente con cerdas naturales y mango de madera.

Productos sí, mucho no

En mercado encontramos productos que combaten este tipo de rebeldía capilar. Y muchos son muy buenos. Pero debemos utilizarlos a conciencia ya que son productos que contienen mantecas y aceites hidratantes, brindando flexibilidad y brillo, pero si abusamos, nuestro pelo tendrá una grasitud que provocará un efecto negativo.

Los dedos son la mejor herramienta

La mejor forma de eliminar el pelo electrizado es con los dedos. Hasta los profesionales de las peluquerías lo utilizan como truco por su efectividad. Si aplicamos acondicionador, también utilicemos nuestras manos, dividiendo el pelo en mechones, siempre de la mitad a las puntas. Este contacto mejora la hidratación dejando el cabello más flexible y con menos “frizz”.

Pelo atado

Si los tiempos nos apuran, no dudemos. Nos atamos el pelo y listo. Si es muy importante que nos recojamos el cabello estando seco, para que no se dañe, marque o quiebre. Si mañana tenemos más tiempo, hagamos un tratamiento más suave y cuidado del pelo para recuperarlo.

No te lo toques

Es importante evitar esos gestos que nos amotinan el pelo. Tocarnos el cabello todo el tiempo, como hábito o por ciertos modismos, no ayuda en nada. Tampoco el uso de sombreros. Si usamos moto y casco, seguro que al retirarnos la protección algún pelo se dispara. Inmediatamente debemos pasarnos la mano para neutralizar la electricidad estática.

Si tenemos rulos, más cuidado

Si los rulos se encrespan podemos llegar a tener un volumen desproporcionado en nuestra cabellera. El consejo es, con el pelo mojado, aplicar cremas para definir rulos. Para secar, nada como el aire libre. No utilicemos espumas que lleven alcohol, porque a largo plazo, el cabello se reseca y se levantará aún más.

Redescubre la miel

Sabemos que todos los días se descubre una nueva propiedad positiva de la miel. Si no lo sabias, es una de las mejores maneras de controlar un pelo endemoniado, gracias a sus nutrientes naturales. Podemos incorporando disolviendo miel en agua y luego del lavado, aplicarlo en el cabello y que actúe unos 15 minutos.

Seda

Parece sacado de alguna película, pero realmente dormir entre sedas ayuda a nuestro pelo. Las sabanas y fundas de almohadas comunes generan fricción en nuestro pelo. No te decimos que cambies todas tus sábanas a seda, pero por ejemplo, podemos invertir en fundas para almohadas y de esta forma mimaremos nuestro cabello mientras dormimos.

Como vemos no es tan complicado y opciones sobran. Solo debemos tomarnos unos minutos para un cuidado mejor y evitar sorpresas en nuestro pelo.
Con estos pasos podremos adoctrinar esos cabellos rebeldes.