El juego del calamar”, la serie de Netflix de la que todo el mundo habla, sigue generando revuelo. Vamos a ver porqué esta trama gusta tanto.

Desde que se estrenó el pasado 17 de septiembre la primera temporada del nuevo éxito surcoreano de Netflix, “El juego del calamar”, no ha dejado de ser tendencia. Incluso se habla de ella como la nueva serie record de la plataforma de streaming.

Lo que no sabemos es porqué y aquí trataremos de descubrir sus puntos de atracción que no conocen fronteras. Todos nos preguntamos cuál es el atractivo de la serie coreana en camino a convertirse en la más vista en la historia de Netflix.

Vamos a averiguarlo.

Es una serie que podría tildarse de hiper-violenta, pero esto es bastante natural que así sea ya que la trama se centra en un brutal juego de supervivencia.

Aunque el género y tipo de serie no es una novedad, su producción visual y de efectos, sumado a lo “normal” de los personajes, genera un contexto en el que, con ciertos toques perturbadores, no se aleja mucho a lo que uno podría interpretar como una visión o versión oscura de la naturaleza humana y del mundo.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

¿De qué se trata “El juego del calamar”?

Se podría resumir como una serie de asesinatos en una sala de juegos. Allí se encuentra un grupo de 456 personas, con vidas muy complicadas, casi desesperadas y ahogadas en deudas.

El juego las atrae por su premio ya que el que sobreviva tendrá la oportunidad de ganar cerca de US$39 millones. Para ello deberá superar seis desafíos.

Los juegos de “El juego del calamar”

Los juegos son bastante simples, incluso referencian a juegos infantiles. Lo malo es si uno pierde. Ese toque de inocencia del juego de peques, se ve en claro contraste con el castigo de una muerte violenta si perdemos. Esto es parte de lo que más ha atraído la atención de las audiencias a nivel mundial. El constante riego a morir, jugando.

Según el director de la serie, Hwang Dong-hyuk, “la gente se siente atraída por la ironía de que los adultos sin esperanza arriesgan sus vidas para ganar un juego de niños”.

Otro anzuelo: personajes que parecen reales

Según los fanáticos y los críticos de la serie, uno de los principales atractivos es que los personajes son como cualquier ciudadano del mundo. Normales, por así decirlo.

Si bien son miembros marginados, con ciertas características distintivas, todos ellos tienen enormes problemas de dinero que los llevan a aceptar, un poco engañados, las reglas de este juego.

Con algo de miedo a spoilear, contamos que el personaje principal, es un hombre desempleado con una adicción al juego que quiere recuperar su dignidad y el respeto familiar. Pero también aparecen un desertor de Corea de Norte o un explotado migrante pakistaní. Es decir, gente común, con historias comunes. Como las nuestras, aunque desesperados.

Algunas rarezas de “El juego del calamar”

La serie ‘El juego del calamar’ es un proyecto del creador y director Hwang Dong-hyuk, pero que el mismo escribió hace ya 13 años. No conseguía quien lo apoyara.

La inspiración surgió de un cómic que relataba las desventuras de un grupo de personas que, sin saberlo, son parte de un juego extremo. El autor le agregó la violencia de sus escenas.

Originalmente se llamaba “Round six”, por la cantidad de participantes que eran solo 6. Incluso en los primeros avances se llamó así. Luego pasó a llamarse como ahora.

‘El juego del calamar’ o ‘Squid game’ en inglés, es el nombre de un popular juego infantil de los años 70. En este se enfrentaban dos jugadores dentro de las formas de un círculo, triángulo y cuadrado que dan la forma del calamar, visto desde arriba.

Todos hablan de “El juego del calamar”, la serie record mundial de Netflix. Habrá que verla.