Elegir una bicicleta convencional no es simple. Elegir una bicicleta fija tampoco, pero aquí acercamos una guía.

Una bicicleta estática o bicicleta fija, es una de las mejores alternativas para aquellos que no disfrutan de asistir a gimnasios o que prefieren administrar los tiempos de entrenamiento desde casa.

Las hay tradicionales, con resistencia o carga manual, y las hay más avanzadas, con consola de programas de entrenamiento.

La utilización de estas bicis, que generalmente se encuentran indoor o bajo techo, trae consigo múltiples beneficios a la salud, además de combatir el sedentarismo.

Por ejemplo:

– Mejora del ritmo cardiovascular.

– Quema calorías más rápido y mejor.

– Mejora la presión sanguínea.

– Repercute en una digestión más rápida.

– Estimula la salud física, quema grasa y reduce peso.

Y lo mejor de todo, no nos impone horarios, pero sí constancia.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Consejos para elegir una bicicleta fija

Acercamos algunos criterios importantes a tener en cuenta:

1.- El peso de la rueda

El peso de la rueda, también llamada rueda de inercia, determina el confort y la fluidez de pedaleo de la bicicleta. A mayor peso, más fluidez y comodidad en el pedalear.

Si es muy liviana, podría generar inestabilidad, pequeñas sacudidas en el girar.

Ante la duda, consultemos a especialistas.

2.- Resistencia o freno

Lo pesado o liviano del pedalear lo da la resistencia o freno que le apliquemos a nuestra rueda. Esa resistencia puede ser mecánica o magnética. La resistencia mecánica se activa girando la palanca de ajuste en la bicicleta estática, de manera más bien clásica. La resistencia magnética se puede modificar directamente desde la consola de la bicicleta, en caso que sea una bici estática con una tecnología más avanzada, y que además, nos permite establecer programas de entrenamiento predefinidos, con cambio dinámico de la resistencia sobre la rueda.

3.- El asiento

No adquiramos una bicicleta estática con asiento fijo. Lo ideal es que el asiento se pueda corregir verticalmente para poder ajustarlo a la altura de nuestras caderas. Esto evitará que nos lastimemos la espalda y las articulaciones. El ajuste horizontal es otro punto favorable, para colocar el asiento más adelante o más atrás, según nuestro gusto y comodidad.

4.- El manubrio o manillar

Busquemos modelos donde el manubrio también pueda ser regulable. Es muy importante establecer una postura de utilización de la bici que nos sea cómoda y

correcta para el ejercicio. Si no encontramos la posición óptima en la bicicleta podríamos lastimarnos.

5.- Bicicleta estática estándar o bicicleta reclinada

Todos conocemos la bicicleta estática, pero existe un modelo que ofrece la posibilidad de reclinar la postura, ya que cuenta con soporte para la espalda que permite sentarse correctamente en una especie de silla. A la hora del ejercicio, la bici estática reclinada es menos exigente que la bicicleta estática estándar.

6.- El peso máximo del usuario

Es muy importante que antes de comprar una bici fija, revisemos atentamente la especificación técnica sobre el peso máximo del usuario que la bicicleta resiste. Las bicicletas estáticas de gama media y alta, por lo general, soportan hasta 150 kg, mientras que los modelos más económicos contemplan hasta los 100 kg.

Este dato es muy importante pensando en la durabilidad de la bici.

7.- La estructura

El diseño y confección de una bicicleta fija son muy importantes. No nos guiemos solo por la apariencia. Antes de comprar, revisemos el material con que fue desarrollada. Las bicicletas hechas en metal son más resistentes que las producidas con otros materiales más livianos.

Cómo hacer ejercicio en una bicicleta fija

Como todo entrenamiento, incluye una fase de calentamiento, una fase de entrenamiento cardiovascular, que es más intensa y una fase de recuperación y estiramiento. Si el objetivo es quemar calorías, el entrenamiento no puede durar menos de 30 minutos.

Calentamiento

Es importantísimo ya que se trata de la preparación de los músculos para un uso intensivo. Vamos a ir subiendo nuestro ritmo cardíaco y temperatura corporal en esta previa que debe durar entre 5 y 10 minutos, divididos en 2 partes: una parte muscular que puede ser en piso y otra de pedaleo moderado.

Entrenamiento

Sugerimos siempre consultar previamente a un profesional de la salud para no cometer excesos que puedan resultarnos nocivos. Luego, entrevistarnos con un preparador físico o profesor de gym, para solicitarle guías y rutinas acordes a nuestras características.

Esta información permitirá entrenar seguros y sanamente. Allí se establecerá la intensidad y la duración del entrenamiento cardiovascular.

Recuperación y elongación

De alguna forma es revertir el proceso de calentamiento, de manera gradual y progresiva, para evitar el dolor muscular.

En bici fija, la sugerencia es, luego de concluido los ejercicios cardiovasculares, pedalear de manera constante y suavemente por 5 minutos, para luego proceder a estirar los músculos otros 5 minutos más. En este punto, tomémonos todo el tiempo posible.

No olvidemos hidratarnos y bajar el ritmo respiratorio suavemente.