Se viene el Día del Padre y ya sabemos que regalarle, aunque no tenemos mucha idea del tema. Por eso esta guía ayuda a elegir la caña de pescar ideal para papá.

Sabemos que la pasión de papá es ir a pescar. Que prepara por horas su equipo y que no deja detalles al azar.

Por eso es que decidimos regalarle una caña nueva, lo que parecía una idea simple, pero no lo es. Comprar una caña es una elección compleja ya que es el principio y el fin de la pesca, el elemento principal sin el que el pescador deportivo no es nada.

Por esto mismo, la caña también ha evolucionado, mejorando en diseño, practicidad y prestaciones, apoyada en la innovación de materiales, longitudes y detalles.

Lo cierto es que, antes de comprar una caña de pescar para papá y ante la amplia oferta del mercado, haremos un recorrido general, analizando los puntos más importantes que deben ser tenidos en cuenta.

Como en todo, parte de la elección final está basada en el gusto y las posibilidades económicas de cada bolsillo.

Vamos a detallar esos puntos importantísimos:

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Tamaño o longitud

Es uno de los puntos más importantes que deben ser tenidos en cuenta antes de comprar la caña. Busquemos que nos permita maniobrar y efectuar el lanzamiento del aparejo o señuelo, con suma comodidad, de la manera más natural posible.

Si la caña no coincide con nuestro tamaño, por grande o por pequeña, los lanzamientos serán malos.

Como consejo, las cañas cortas funcionas muy bien en pescas de áreas estrechas, mientras que una caña larga es esencial para tiros a larga distancia, por ejemplo en el mar desde la costa.

De todas formas, la tendencia actual va hacia cañas más cortas y más finas, que gracias a los actuales materiales de fabricación, son fuertes y potentes.

Resistencia

La resistencia se mide en la lucha contra el pez. Ahí no se puede fallar.

Primero la caña debe resistir el impacto de arrojar la línea con peso. Y luego ser sólida al momento posterior al “pique”, ya sea para el tirón corto que accione el azuelo, como en la recogida de la pieza.

Consejo: no pensemos que la caña más dura es la más resistente. La resistencia de una caña no es una característica que nos indique calidad, sino que es una condición del elemento.

A grandes rasgos y en función de la resistencia de la caña, podemos clasificarlas en:

Ultra-ligeras.

Ligeras.

Medias.

Pesadas.

Ultra-pesadas.

Obviamente, cuanto más ligera sea la resistencia de la caña significará que es válida para peces de menor porte, el cual irá incrementándose a medida que aumentamos la resistencia.

Peso de la caña

Otro de los puntos fundamentales. Una regla es que el peso de nuestra caña nunca debe superar nuestra capacidad física.

Debemos convivir en postura, lanzamientos, recogidas y mucho más, durante horas, ya que así es esta pasión. La caña no puede ser incomoda por eso mismo.

No hay máxima escrita al respecto: la caña deberá poseer el peso que el pescador crea conveniente. Fin de la discusión. El peso deberá elegirse, como tantas otras características de la caña, en función del tipo de pesca que vayamos a realizar y del estilo del pescador.

La sensibilidad de la empuñadura

La detección de un “pique” en la línea de pesca, la percibiremos en la empuñadura de nuestra caña. Es ahí donde empieza la adrenalina y se desenredan un conjunto de sensaciones que resultan imprescindibles para el pescador.

Antes de comprar, consultemos al especialista por este punto que definitivamente hace a la magia de la caña.

Son algunos de los puntos más importantes a tener en cuenta antes de comprar una caña de pescar para papá en su día.
Como vemos, ante la gran cantidad de opciones y variedades de modelos, elegir la correcta no es tan simple, pero vale la pena.
¡Buen pique!