Vamos a conocer más del té verde, la bebida más sana del planeta.

Esta bebida milenaria brinda beneficios para nuestra salud al consumirla diariamente.

Es antioxidante y aliado del sistema inmunológico, por lo que tomar té verde ayuda a combatir y prevenir enfermedades.

Poco a poco este té se fue popularizando en todo el mudo, convirtiéndose en una de las bebidas más consumidas a nivel mundial, ganándole terreno a otras infusiones.

Proviene de un arbusto mediano, de no más de metro y medio de altura llamado Camellia sinensis, que en China se consume hace más de 3000 años.

Su demanda en estos tiempos, se debe a los beneficios que ha demostrado el consumo periódico de esta infusión.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Beneficios

El rasgo distintivo se genera desde la recolección de las hojas. Cuando se retiran de la planta, las hojas de té se secan al sol o con aire caliente, deteniendo su fermentación, a diferencia del té negro, al que se expone a un proceso de oxidación.

Seca ya la hoja, se la prensa y luego se tritura o muele.

Al ser un proceso con menos manipulación y sin fermentación, es más saludable.

Otro beneficio es que el té verde puede tomarse caliente o frío, sin perder sus múltiples propiedades.

Sometido a constantes estudios desde la ciencia, se le han conocido y atribuido cada vez más propiedades saludables: desde cuidados estéticos, como reducir la celulitis, hasta factores esenciales como la prevención de ciertos tipos de cáncer o problemas cardiovasculares. Ocurre que el té verde es una rica fuente de polifenoles, grupo de sustancias químicas de la naturaleza que nos protegen contra las enfermedades cardiovasculares y sus factores de riesgo, incluida la hipertensión arterial y la dislipidemia.

Además de excelente antioxidante, es un regulador natural de azúcar en sangre, potencia el sistema inmunológico, baja los niveles de ansiedad, mejora la concentración y la memoria.

Los especialistas recomiendan beber entre 3 y 8 tazas diarias de té verde para lograr generar beneficios directos en nuestra salud. Los principales:

– Disminuir el colesterol LDL y reduce el riesgo de desarrollar hipertensión arterial y enfermedades del corazón.

– Controla el peso y metabolismo.

– Incrementa la formación de hueso.

– Por ser antioxidante, disminuye el riesgo de padecer diabetes y algunos tipos de cáncer.

– Mejora la salud dental.

– Reduce el mal aliento.

– Por su fuerte concentración de vitamina C, fortalece el sistema inmunológico.

– Estimulante cerebral, mejora la concentración, memoria y rendimiento.

– Previene la degeneración neuronal, protegiendo contra enfermedades como Parkinson y Alzhéimer.

– Reduce las inflamaciones.

– Contiene minerales, aminoácidos y vitaminas, mejorando la flora intestinal.

¿Cómo preparar el té verde?

Como dijimos, es una infusión que se puede tomar fría o caliente. Es por ello que se recomienda preparar una buena cantidad por la mañana y luego dejarlo en la heladera. En el transcurso del día vamos consumiendo las tazas que deseamos.

Es importante no dejarlo de un día para el otro ya que se ha comprobado que pierde nutrientes.

A la hora de la preparación, la temperatura del agua no debe superar los 80° C. Es una preparación un poco más fría que para el té negro, cuya agua se calienta hasta cerca de los 100º C.

Una tacita de té

Si lo que buscamos es disfrutar de nuestro té verde, sin mayores pretensiones, también tenemos ciertos pasos que seguir.

Colocamos cerca de 5 gramos de té verde por taza. Busquemos y asesorémonos sobre las marcas que nos aseguran un té verde de calidad. Por lo general las opciones en supermercados, dietéticas o casas de té, son satisfactorias, tanto en hebras como en saquitos.

En cuanto a la preparación, luego de colocar el agua a no más de 80° C, dejamos descansar la infusión 3 minutos. Luego de este reposo, ya podemos consumir nuestro té verde que, según la tradición, se toma amargo, sin azúcar y mucho menos endulzantes.

¿Escuchaste sobre el té matcha?

El té matcha es un té verde de origen chino, aunque también relacionado con la cultura japonesa.

Comenzó a beberse en China durante la dinastía Song, entre el 960 y el año 1279.

En ese período, inmigrantes japoneses que viajaban a China interesados en el budismo Chan, hoy conocido como budismo Zen, que utiliza la meditación en sus prácticas rituales y religiosas.

No es coincidencia entonces que los monjes budistas descubrieran que el té ayuda a mantener la mente alerta y favorece la relajación del cuerpo, condiciones necesarias e ideales para meditar.

La particularidad estética principal del té verde matcha es que sus hojas están molidas, formando un polvo muy fino que se consume al batirlo con agua.

Al estar tan concentrados, los compuestos saludables van directo a la taza, brindando más beneficios saludables que el mismo té pero en hebras.

Hoy el té matcha es considerado un súper alimento

Este polvo de té verde concentrado se ha convertido en el aliado moderno de nuestro organismo. Se lo mezcla con el agua generando un jugo súper poderoso o también podemos incorporarlo en la batidora y sumarlo a un licuado saludable, sopas y hasta salsas.

Pero no solo se convierte en líquido. Es muy usado en gastronomía moderna ya que al ser un polvo, ofrece muchas posibilidades. Podemos encontrarlo incorporado en el sustento de guisos naturales o en la masa de las pastas, por ejemplo.

Pero volvamos al té verde en general, tan deseado y consumido en estos tiempos.

Y no es para menos. Sus beneficios son el mejor argumento.

En resumen:

1. El té verde contiene componentes bioactivos que mejoran la salud.

2. Mejora las funciones cerebrales.

3. Reduce grasas y mejora el rendimiento físico.

4. Sus antioxidantes podrían disminuir el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer.

5. El té verde podría proteger el cerebro del envejecimiento, disminuyendo el riesgo de padecer Alzhéimer y Párkinson.

6. El té verde mata bacterias, mejorando la salud dental y disminuyendo el riesgo de infecciones.

7. Disminuye el riesgo de padecer diabetes.

8. El té verde reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

9. Ayuda a perder peso y disminuir el riesgo de obesidad.

10. El té verde podría ayudarle a vivir más años. Así lo demuestran estudios científicos.

Con todos estos argumentos, ya mismo deberíamos considerar incluir más té verde en nuestras vidas. Con una simple infusión, nuestro organismo se sentirá mejor. ¿Para qué esperar?