Llegó el otoño, empezará el invierno y se vienen bajas temperaturas. Mientras nos resistimos a prender la calefacción, aprovechemos un caloventor contra el frio.

Es sabido que cuando comienzan los meses de frio, es prioritario y necesario contar con un buen sistema de calefacción general de la casa.

Si nos ponemos a hablar de construcción, hace ya algunos años que es tendencia la incorporación de calefacción eléctrica, descartando los calefactores tradicionales, que requieren una instalación previa, que consumen oxígeno y exigen mantenimiento periódico para no ser peligrosos.

Pero lo cierto e inmediato es que se vino el frio.

Y si lo que buscamos es una calefacción más rápida y por sectores, por ejemplo por habitaciones o en el baño antes de la ducha, el caloventor es el artefacto indicado.

El caloventor es uno de los aparatos de calefacción más económico a la hora de la compra, y que es elegido e ideal para ambientes cerrados, siendo además un artefacto seguro ya que no emite gases de ningún tipo y además, son móviles y portátiles.

Pero vamos a meternos de lleno en este mundo anti frio, empezando por el principio:

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Qué es un caloventor eléctrico

Un caloventor es un pequeño electrodoméstico que transforma el aire frío en caliente. Además, lo propaga rápidamente gracias a un ventilador ubicado en su interior.

Son accesibles desde lo económico y funcionan en base a la energía eléctrica que es transformada en su totalidad en calor.

El calor que emite es seco, son cómodos de trasladar y no necesitan instalación. Muchas ventajas juntas para combatir rápidamente el frio.

El consumo del caloventor

El consumo del caloventor podría ser el gran “pero”. Los detractores lo señalan constantemente.

El consumo lo determina la potencia, por lo que ese dato está bien claro incluso en la caja donde llega embalado. Obviamente un uso irracional o prologado traerá repercusiones en la boleta del servicio eléctrico.

Pero lo cierto es que el en mercado encontramos caloventores de bajo consumo que rondan los 600 y 1000 watts. También los hay más grandes, de entre 1000 y 2000 watts.

En este último caso, si el caloventor consumiera cerca de 2000 watts por hora, sería el doble del consumo de un aire acondicionado o un horno eléctrico.

Como dijimos, son ideales para eliminar el frio en espacios reducidos y cerrados.

Ventajas y desventajas del caloventor

El caloventor tiene ventajas y desventajas. Debemos tenerlas en cuenta a la hora de elegir un equipo.

Ventajas

– Uno de los artefactos más económicos para enfrentar el frio.

– Propaga un calor seco de manera inmediata y puntual.

– No necesita instalación.

– Son móviles.

– La electricidad que consume la transforma en su totalidad en calor.

– Complemento ideal para otros sistemas de calefacción.

– No genera llama. No genera humo.

– No requiere de mantenimiento.

Desventajas

– Hay modelos que suelen ser un poco ruidosos.

– Atención a su consumo eléctrico.

– No sirven para ambientes grandes.

– Al apagarlo el calor se pierde de manera muy rápida.

Además del conocido caloventor contra el frio, existen otras opciones de modelo que podrían interesarnos. Por ejemplo:

Caloventor bajo consumo con termostato y programador: son equipos más chicos que se denominan de bajo consumo porque tienen un tope de consumo máximo determinado por su potencia.

Algunos de estos modelos cuentan con controles de consumo, es decir termostato y programador, para racionalizar el uso de la energía.

Caloventor de pared o caloventor tipo Split: estos modelos pueden colgarse en la pared fácilmente y no llevan unidades exteriores como los aires acondicionados. La instalación es sencilla sin necesidad de romper ni agujerear. Además, pueden ser frio-calor.

Si el espacio es acotado, buscamos sacar el frio rápido y una calefacción seca, el caloventor es el artefacto que estamos necesitando.