En estos tiempos pandémicos, los termómetros han sido determinantes a la hora de estar atentos a los síntomas. Aprendamos más sobre termómetros digitales.

Estamos atravesando una pandemia que, cuando termine, habrá marcado para siempre nuestras vidas.

Dentro de los síntomas a los que debemos estar atentos ante el Covid, está la suba rápida de la temperatura corporal. Es uno de los puntos a los que debemos estar celosamente vigilantes, como si fuera una primera luz de alarma.

De toda la vida, cuando nos sentimos mal, lo primero a lo que atinamos es a medirnos la temperatura, ya que tener o no fiebre hará que nos preocupemos más o menos por nuestro estado de salud. Acto seguido tomaremos las medidas necesarias, actuaremos en consecuencia, y en caso de ser necesario, consultaremos a un profesional.

Para los padres, la posibilidad de utilizar el termómetro, brinda una información valiosísima y de alerta sobre la salud de los niños pequeños y más aún en bebes.

Podríamos decir que un termómetro hoy, es un instrumento simple que nos da garantía de tranquilidad y seguridad.

La tecnología ha avanzado también en este pequeño y poderoso artefacto de la salud.

En estos tiempos, lo más habitual es contar con un termómetro digital, que podemos adquirir de manera simple y libre.

Es por eso que este dispositivo se hace cada vez más importante, ya que con la detección de la fiebre, podemos, sin exagerar, salvar vidas.

Pero hagamos memoria y hablemos de termómetros.

En el pasado, los antiguos termómetros contenían mercurio, y justamente ese material dañino y tóxico, hizo necesario su reemplazo por otros más evolucionados y amables con el medioambiente.

Los termómetros de hoy son confeccionados con materiales y tecnologías, tan sustentables como eficaces.

La tecnología nos ha permitido avanzar hasta obtener termómetros más precisos, rápidos en la obtención de los datos, sencillos de utilizar y que no impliquen el contacto del cuerpo con materiales que puedan llegar a ser riesgosos. Esos son los termómetros digitales.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Como elegir el termómetro digital correcto

A la hora de buscar un termómetro digital, encontraremos al menos tres grupos o tipos bien diferenciados.

Vamos a conocerlos.

– Infrarrojos: que son rápidos y en segundos revelan la temperatura. No son invasivos. Ideales para bebes. Algo costosos en el mercado.

– Cristal líquido: se colocan directamente sobre la frente. Suelen cambiar de color dependiendo de la temperatura. No son tan precisos a la hora de saber la temperatura exacta.

– Termómetro digital: disponen de una fiabilidad tan elevada como las que tienen los infrarrojos, pero con la ventaja de costar menos. Son un poco menos rápidos que los infrarrojos, pero permiten obtener la temperatura bien visible en la pantalla, incluso emitiendo una determinada señal acústica.

Si analizamos las características anteriores, podemos encontrar exactamente el tipo de termómetro que necesitamos.

Ventajas de los termómetros digitales

Como dijimos, hay distintos tipos de termómetros digitales. Incluso, en estos tiempos de distanciamiento preventivo, están los que funcionan mediante la radiación infrarroja de nuestro cuerpo, lo que permite medir la temperatura a distancia.

Esta distancia, ya es una ventaja.

Otra es que con los termómetros tradicionales teníamos que esperar entre 2 y 5 minutos para saber la temperatura, mientras que los digitales nos arrojan la temperatura corporal en menos de un minuto. Además, como dijimos, muchos modelos digitales nos envían una señal auditiva para alertarnos de que la medición ya se ha efectuada correctamente.

Entre las ventajas sumamos que son muy sencillos de utilizar, ya que basta colocarlos y mirar la temperatura en pantalla. Recordemos que en los viejos termómetros de mercurio, había que sacudirlos para que el líquido bajara, cuidando que no se rompieran ya que eran de vidrio y para leer la medición, necesitábamos una lupa.

Los digitales llevan una pequeña pila que dura muchísimo, ya que son de muy bajo consumo. Esa es otra buena.

Y por último, pero no menos importante, es que son mayormente ergonómicos, por lo que no deberían molestar durante el uso. Claramente, son mucho menos invasivos.

El termómetro digital llegó para quedarse, al menos, hasta que otra tecnología superior y más económica lo reemplace. Sin duda son los aliados ideales en estos tiempos pandémicos.