Nuevas decoraciones de exteriores con presupuesto low cost.

Cuando comiencen los climas cálidos de la primavera o se sienta el calor del verano, los días brillantes y las temperaturas nos invitan a pasar más tiempo al aire libre o en nuestros espacios a cielo abierto.

Por pequeños que sean, o no tanto, nuestros patios, jardines o terrazas se convierten en los lugares de la casa donde más gustamos pasar las horas.

También es un poco cierto que los otros 6 meses del año no le prestamos mucha atención.

Ahora llegó el momento de renovarlos, pero en la medida justa, sin grandes gastos, con presupuesto low cost.

Es por eso que compartiremos ideas para renovarle los aires a nuestros espacios exteriores, que parezcan diferentes y se luzcan. En estas nuevas tendencias notaremos que pequeños detalles hacen la diferencia necesaria como para que todo esté listo y preparado para el disfrute. Casi como nuevo.

Son ideas de rápida ejecución, sin grandes esfuerzos ni complicadas herramientas.

¡Comenzamos!

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Nuevo aliado: el vinilo

Antes era la pintura, ahora el vinilo, adhesivo fantástico que cumple el rol de cambiar por completo lo que conocíamos. Se lo podemos pegar a un mueble castigado por el sol o el tiempo, a un rincón vidriado con poca onda, casi a todo.

Podemos aplicarlo en una pared de azulejos e incluso en el suelo o escalones. Es un material que se adhiere siempre sobre superficie limpia. Realmente es un transformador de planos.

Igual no es que la pintura quedó en el olvido. Sigue siendo una opción más económica que el vinilo, aunque seguro al pintar deberemos lijar o hacer algún tratamiento previo.

Redecorar con palets

Tener terrazas o jardines bien decorados suele resultar costoso. Pero la llegada de los palets y su onda entre country y rustica, lo cambió todo. Su ensamble logró que se ganen un espacio y se convirtieran en los muebles de exteriores del momento.

Hoy es una muy buena propuesta low cost tener en cuenta los palets y listones de madera para redecorar.

Estas maderas, sin complicarnos mucho, nos permiten crear muebles y con ellos, resignificar ambientes. Permiten adaptaciones variadas: desde sillones o sofás de exteriores hasta jardines

verticales. Solo hace falta imaginación y una pizca de destreza. Hoy contamos también con tutoriales en internet donde podemos aprender y sumar tips.

Si no cambiamos los muebles, cambiemos el suelo

Rápido, casi sin obras y low cost. Cambiar el piso nos tomara uno o dos días, nada más. Un cambio exprés de suelo para la terraza hará que todo se vea renovado. Hablamos por ejemplo, de un pavimento de exterior que no es de los productos más costosos.

También podemos “cambiar” el piso con baldosas vinílicas o utilizando maderas o tarimas, crear una especie de deck de bajo costo. Incluso podemos hacer un mix con fragmentos de césped artificial. Luego solo será cuestión de mantenerlo en buen estado y atentos a que lo importante es el conjunto final. Por eso, si al plasmar nuestro nuevo piso notamos algún hueco que nos quedó algo irregular, podemos cubrirlo con cantos rodados blancos, piedritas, macetas, una jardinera, tierra para plantar, o decoración con alguna luz.

La sombra es esencial

Si decidimos no cambiar por abajo, cambiemos por arriba. Es sabido que un toldo es una erogación importante. Es por ello que vemos tantas sombrillas de gran porte, que de todas formas no son tan económicas y dan sombra acotada a un solo sector.

Hoy en día la mejor alternativa es la utilización de telas que podemos dejar fijas o móviles según la estructura que tengamos. Amurar anclajes o sostenes en las paredes o utilizar los tirantes de alguna perola o galería abierta, permitirá renovar el espacio y que además permanezca fresco.

Busquemos telas de exterior que sean resistentes al sol y en lo posible impermeables.

Más económicas aún son las telas “mediasombra”, mayas o redes de camuflaje, que se adaptan al sector deseado. La contra es que difícilmente dure más de un verano.

Muebles renovados con telas

Nada como una siesta en la hamaca del patio. Además, al ser de tela, podemos combinarlas con todo. Al elegir renovar nuestro espacio externo pensemos en las sillas que si bien tienen su estructura de madera o hierro, pueden renovarse cambiándoles las telas. Incluso no hace falta sacar la anterior, ya que podemos utilizarla de platilla o base para la nueva. Si no queremos dejar las bases viejas, podemos comprar solamente los asientos ya confeccionados y listos para usar.

Si combinamos las sillas, los sillones, la hamaca y algún camino o mantel de mesa, parecerá un patio nuevo y moderno. Y lo mejor, low cost.

Alfombras de exteriores

Cambiar la alfombra no pasa desapercibido. Cambia la estética total, pero además, tener una alfombra, implica multiplicar las zonas de confort ya que todo el piso es utilizable, disfrutable.

Es cierto que invertir en una alfombra es un tema desde lo económico, pero las hay de lo más variadas en precio y calidad, todo dependerá del tamaño que necesitemos y la calidad que exijamos.

Si no podemos comprar una alfombra para todo el sector, podemos adquirir alfombras más pequeñas de fibras naturales y combinarlas.

En cuanto al cuidado, no deberían quedar al aire libre. Mejor aún si quedan guardadas secas y protegidas en la sombra.

Si buscamos resistencia, las alfombras de polipropileno son las que más aguantan las dosis de sol y agua del verano.

Las luces son mágicas

Si tenemos una terraza o balcón, un patio de interior o un jardín, cuando el calor se acerca, se vuelven los lugares preferidos para las noches calurosas. Y las luces crean todos los climas, todas las variables, todas las funciones. Y por lo general, nos alcanza con un presupuesto low cost. Por ejemplo:

· Velas: en fanales, en jarrones o varias pequeñas y agrupadas. Quedan bárbaras.

· Guirnaldas luminosas: las podemos instalar como en las ferias, de lado a lado o cruzándolas. Las hay a pilas, a electricidad o solares. Son siempre un buen toque.

· Globos de papel: Son una opción que ilumina y renueva. Debemos protegerlos del agua.

· Lámparas portátiles: En el mercado encontramos a pilas o solares. Suelen ser resistentes al agua y livianas para transportarlas.

Sin dudas cada una de estas opciones, se convierten en piezas auxiliares o complementos que marcan las tendencias de nuestros espacios al aire libre. Con estas alternativas añadimos color y estilo, cambiándolo todo, pero sin tener que gastar en muebles ni obligándonos a invertir demasiado.

Con un poco de inventiva, averiguando y animándonos a combinar, habremos trasformado completamente nuestro lugar de disfrute en primavera y verano.