Con estas temperaturas, nada mejor que cocinar al aire libre. Pero vamos a poner fin a la grieta: ni leña ni carbón. De ahora en más parrilla eléctrica.

Llega el buen tiempo y queremos aprovechar las noches largas de encuentros, donde se comparte la risa, el plato y el brindis al aire libre.

Le decimos hasta luego a las comidas de olla y le damos la bienvenida a manjares frescos, algunos fritos como las rabas o bien, que se cocinan al fuego o brasa.

Hagamos un buen asado.

Ok. ¿Vamos a prender fuego o no? ¿Vamos por leña y carbón? No, eso ya fue.

Hoy venimos con la mejor de las soluciones a la hora de cocinar: la parrilla eléctrica.

Basta de pedirle un cajón al verdulero, de buscar maderitas, ramitas, piñas, papel de diario, leña, carbón, fósforos y toda esa historia del ritual.

Lo que estamos buscando es una parrilla eléctrica, que nos brinde una nueva y práctica forma de cocinar, más fresca, veraniega y saludable. Sin esfuerzo.

Los modelos actuales, nos permiten cocinar carnes, pescados y verduras con mucho sabor y en poco tiempo.

Y un punto extra a favor es que cocinan igual de sabroso que con leña, carbón o gas, pero al no utilizar estos combustibles, estamos cuidando el medio ambiente y ahorrando recursos.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Qué es y cómo funciona una parrilla eléctrica

Este tipo de parrilla es una opción que, sin duda, no podemos pasar por alto, dados sus múltiples beneficios. Entre ellos, la comodidad y practicidad de cocinar afuera y sin prender fuego.

Es un magnífico artefacto que permite cocinar y preparar alimentos, especialmente carnes y verduras, de una manera más sencilla y económica.

Sin leña ni carbón, este artefacto solo se alimenta de energía, logrando los mismos resultados que la parrilla tradicional.

A la hora de ponerla a funcionar, enchufamos la parrilla e inmediatamente comienzan a calentarse los metales que lleva dentro de su placa interna, lo que provoca que se eleve la temperatura de las rejillas superiores, como cualquier parrilla.

Ya con la temperatura establecida, colocamos el alimento y listo. Estos modelos suelen mantener un calor bastante uniforme.

Ventajas de tener una parrilla eléctrica en casa

Si estamos considerando adquirir este tipo de parrilla para casa, estaríamos haciendo una compra muy inteligente por varios motivos.

Es más, si tenemos poco espacio al aire libre, como un pequeño patio de luz o un balcón, las parrillas eléctricas nos traen soluciones reales.

A la hora cocinar, tendríamos rapidez, movilidad con sus rueditas, menos humo y mejor manejo del tiempo.

Pero repasemos más ventajas de la parrilla eléctrica:

Materiales resistentes: La mayoría de parrillas de este tipo son de hierro y acero inoxidable. Esto las hace resistentes, aumentando su vida útil.

Livianas y de fácil movilidad: Lo habíamos dicho, son cómodas, movibles, fáciles de trasladar y de guardar. Incluso podemos llevarlas a otra casa o a un camping.

Calor preciso: Las parrillas eléctricas permiten establecer una temperatura de cocción estable y controlada durante todo el proceso. Los modelos traen varios niveles y modos de graficar la temperatura pretendida.

Fácil limpieza: Tras cocinar, bastará con un paño húmedo acompañado de algún limpiador no abrasivo. Y ya está limpia. Procuremos que sea luego de cocinar. No dejemos esos restos allí más tiempo, por una cuestión de higiene, salud, olores y demás.

Apagado automático: Son varios los modelos en los que se pueden dejar secuencias programadas y que la cocción se detenga en el momento deseado.

Ya está claro que una parrilla eléctrica es una muy buena inversión, tanto para una casa, una quinta, un quincho o bien para espacios pequeños como departamentos o balcones.

Son económicas y versátiles, prácticas y amables con el medio ambiente.
Y el sabor es rico y similar a la parrilla tradicional.
No hay más nada que agregar.