Los televisores 4k son los más buscados del mercado. No es para menos, ya que su calidad y definición son un verdadero placer.

Los televisores 4K son una de las revelaciones del mercado audiovisual desde que aparecieron. Su magia está en la resolución.

Un TV 4K, también llamados UHD (ultra alta definición), muestras 4 veces más pixeles que los Full HD. Cuantos más pixeles tenga un televisor, más resolución tendrá y como consecuencia más detalle o definición su imagen.

Si comparamos, los televisores Full HD tienen una resolución de 1920 x 1080 pixeles, mientras que los televisores 4K aumentan esa resolución hasta 3840 x 2160 pixeles.

Un placer a la vista.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

¿Por qué necesitamos un TV 4K en casa?

Por su calidad y punto.

Aunque hay algún “pero” que debemos tener en cuenta. El 4K ha llegado a los televisores, salas de cine y dispositivos móviles. Sin embargo, todavía no se ha extendido lo suficiente como para que podamos sacarle partido a todas las posibilidades que nos ofrece. Es decir, existen las pantallas, pero aún faltan contenidos en 4K.

En la actualidad, marcas como Panasonic, Sony y Canon han sacado al mercado cámaras que graban vídeo en 4K.

Los fabricantes del TV, como Samsung, LG, Panasonic y Sharp también están apostando por televisores capaces de emitir contenido en Ultra Alta Definición.

El mundo de los celulares o Smartphone también se fue sumando. En su momento, el Sony Xperia Z5 Premium fue uno de los primeros teléfonos Smart que grababa en 4K.

Pero aún falta cantidad de contenidos masificados.

Ventajas del 4K

Simple, a mayor resolución, mayor nitidez. La profundidad de color puede alcanzar los 12 bits frente a los 10 habituales del Full HD. Como dijimos, la industria de fabricantes de cámaras, televisores y móviles están apostando cada vez más por el 4K.

Y reiteramos, en cuanto a las desventajas, aun el contenido grabado en 4K es limitado. Si registramos nosotros, son archivos pesados para guardar o transferir. Y en algunos casos, los TV 4K, suelen ser costos, aunque los beneficios en calidad bien lo valen. De todas formas, en estos tiempos, la financiación del propio comercio vendedor, las tarjetas de crédito o los bancos, lo hacen cada vez más posible.

Pero seamos un poco más detallistas con sus bondades:

4K en todo:

Como dijimos, hoy el 4K gana espacios por segundo. Ya muchas de las películas que podemos ver en el cine están siendo convertidas a formato 4K. Incluso ya se filman en este formato. Es gracias a las cámaras digitales 4K que proliferan en la industria.

Desde lo amateur y hasta en nuestros teléfonos, la particularidad de este tipo de dispositivos justifica la inversión. Además, las fotos o videos registrados se pueden ver en las televisiones 4K ya con la resolución de la cámara. Genial.

El 4K Ultra HD llegó para quedarse:

El cine fue el primero en utilizar esta altísima resolución allá por el año 2002.

La idea era poner una vara alta para toda la producción del séptimo arte, instalando en las salas además, proyectores de 2K y 4K. En 2006 se registró la instalación del primer proyector Ultra HD 4K. Hoy hay más de 25.000 a nivel mundial. Llegó para quedarse y evolucionar.

4K sinónimo del cine en casa:

Por lo dicho antes, tendremos definición de sala de cine en el living de casa. Eso vale oro.

Alta definición:

Hoy en día es tope de gama. Comparado con el tradicional HD, las diferencias son inapelables. Estos TV 4K juegan en ligas superiores que los HD o SD. Permiten que nos “metamos” en la pantalla. Si nos sentamos a metro y medio o dos, la pantalla y la definición completan nuestro campo visual, siempre dependiendo del tamaño del TV.

Todos los detalles se ven:

4K para televisión y cine, existe hace rato. Está presente en cámaras digitales, tarjetas gráficas de PC, Blu-Ray, y más. De un tiempo a esta parte, se están remasterizando series y películas clásicas, transformándolas a resolución 4K. Será como redescubrir hasta el más mínimo detalle.

En transmisiones deportivas, la calidad permite resolver dudas sobre milimétricas posiciones adelantadas en el futbol o roces en automovilismo.

Ni hablemos en los documentales sobre la naturaleza o investigaciones sobre civilizaciones pasadas. La calidad es impresionante, parece que estamos caminando la selva o trepando una pirámide.

Algunos datos a tener en cuenta:

Desconfiemos de los Blu-Ray que dicen “remasterizado en 4K”. Confirmemos que sea así, ya que muchas veces las etiquetas son engañosas.

Consultemos con el vendedor si el cable y entrada HDMI son la mejor conexión para un TV 4K UHD. En algunas marcas y modelos las conexiones se buscan externas para no perder fidelidad.

A nivel mundial son pocos los canales que emiten en UHD, pero claramente la tecnología y la demanda, apurará los tiempos.

Como dijimos, aún son pocos los contenidos. Es posible que encontremos esta gran resolución en plataformas como Youtube o Netflix, que suelen dar la opción si nuestro TV la brinda.

Por último, en la medida en que esta calidad de imagen y resolución se vayan masificando y haciendo más populares, se volverán más accesibles desde lo económico.

De todas formas, al comparar beneficios versus precio, conviene. Además, no tenemos el hábito de andar comprando televisores a cada rato. Es una inversión que se amortiza.

Los televisores 4K Ultra HD son el estándar en la venta, casi la base.
Ya se generan contenidos en esta calidad, por lo que el avance es irreversible.
Es más, algunos fabricantes ya están hablando del 8K, lo que indica que esta tecnología seguirá evolucionando.