Queremos terminar el día con un buen trago y nunca hay hielo. Un bajón. Es un buen momento para tener nuestra propia fábrica de hielo. Nada se le comprara.

Quizás no las conocíamos o no las teníamos en el radar, pero si nos muestran una fábrica de hielo, ya no la querremos, la necesitaremos. Es más, el lavavajilla, puede esperar.

Si queremos nunca más quedarnos cortos de hielo, no sufrir en el momento más inoportuno con visitas, o tener que pedirle al último de los invitados que antes de llegar pase por hielo, esta máquina viene a quedarse con todos los laureles.

Pero no todos los días compramos una fábrica de hielo. Es por eso que traeremos un listado con algunos detalles a tener en cuenta antes de adquirir nuestra nueva máquina hogareña o profesional.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Consejos para comprar la mejor máquina para hacer hielo

Es interesante repasar una serie de consejos para que podamos comprar el modelo de fábrica de hielo que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Es cierto que siempre es bueno ser sincero sobre su uso y urgencia, sino parecerá un capricho. Y bueno, que sea un lindo capricho y listo.

Cantidad de hielo

Es lo primero que debemos tener en claro. La cantidad de hielo que necesitamos determinará la capacidad de nuestra fábrica. Los modelos van variando. Hay desde 10 hasta 25 kilos. Incluso hay modelos que se adaptan y fraccionan su producción.

Tiempo de producción de hielo

Es muy importante este punto y todos los modelos deberían tenerlo entre sus especificaciones técnicas. Incluso hay modelos y marcas que permiten seleccionar el tiempo de realización. La idea es que podamos tener la primera tanda de hielo a mano en el menor tiempo posible.

Kilos o litros

Miremos este punto, ya que una cosa es la capacidad de agua que incluye y otra la cantidad de kilos de hielo que genera. Los modelos más sencillos suelen tener un depósito para meter el agua y producir el hielo y otro aparte que hace de depósito del hielo fabricado. Esto es muy habitual en los modelos domésticos. Siempre hay que vigilar que cuente con agua suficiente.

En los modelos más profesionales, en lugar de tener depósito de agua, la máquina irá directamente conectada a la cañería para incorporar el líquido que necesite para trabajar.

Consumo

El consumo energético es otro de los puntos a valorar. Busquemos en las características técnicas especificaciones sobre el consumo, para que cuando llegue la boleta de energía no lamentemos la compra de la fábrica de hielo.

Necesitamos bajo consumo y mucha potencia.

Esto va directamente relacionado con los tiempos de producción de hielo de la máquina.

Diseño

Seguramente desde lo estético no serán súper atractivas. Pero es importante que sean de diseño práctico y fácil de manejar. Busquemos que traigan incluidos indicadores de faltante de agua o cuando la tanda de hielo esté lista o el depósito de hielo lleno.

Aprovechamiento del espacio

Antes de ir a comprar nuestra fábrica de hielo tengamos muy en cuenta en qué lugar de la casa o puntalmente de la cocina, ubicaremos este nuevo artefacto.

Hay modelos muy cómodos, de pocas dimensiones, que están pensados para ocupar el menor espacio posible. Hay modelos incluso que permiten ser ubicados sobre otros equipos de línea blanca que ya tengamos.

Si pensamos en un uso doméstico, y si tenemos una agitada vida social, veremos que son grandes aliadas. Si lo nuestro es profesional, gozar de las ventajas de una fábrica de hielo permite asimilar costos de mejor manera, ya que estos equipos se pagan solos gracias a su eficiencia.

Si tenemos en cuenta estos sencillos consejos, podremos hacer mucho más fácil la tarea de elegir el modelo ideal de fábrica de hielo para nuestras necesidades.