S i en estos tiempos tuviéramos que definir qué es una maldición, muchos dirían quedarse sin batería. Que tu Smartphone se quede sin carga cuando más lo necesitas parece lo peor que te podría desear tu enemigo.

Esto no es exclusivo de los que usan los soportes de modo intensivo para tareas laborales. Los que viven conectados e interactuando en la redes sociales y jugando con su celu, también lo padecen.

Más allá del motivo, no solo llevar el cargador tradicional a todos lados, sino también conseguir una toma de corriente no es una situación cómoda ni agradable para nadie.

Y una molestia más: los cables

Antes parecía que abandonar los enmarañados cables era cosa del futuro. Sin embargo la tecnología de carga inalámbrica no ha dejado de evolucionar. Hoy el mejor aliado es un cargador inalámbrico para tu teléfono móvil.

Son de uso muy simple. Tener nuestro salvador cargado antes de salir de casa es fundamental. Cuando lo necesitemos, solo hay que conéctalo al Smartphone.

Pero prestemos atención a que no todos los teléfonos inteligentes permiten o aceptan cualquiera. Incluso algunas marcas exigen algún conector especial o anexo exclusivo.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Algunas recomendaciones

A la hora de elegir un cargador portátil debemos tener en cuenta, entre otras cosas, la capacidad, cantidad de puertos y peso del equipo. Debe ser práctico y cómodo.

Luego asegurarnos que tenga lo necesario para cumplir debidamente con el propósito deseado.

Capacidad

Para saber qué capacidad necesitamos que tenga nuestro cargador portátil, primero hay que tener muy claras las características de la batería del teléfono móvil al que vamos a ayudar a sobrevivir.

Por ejemplo, si nuestro celular tiene que una batería de 2000 mAh, entonces como mínimo nuestro cargador debe cubrir una carga completa para quedarnos tranquilos que tenemos el “tanque lleno” otra vez.

Resumiendo: cuando mayor sea el número de miliamperios (mAh,) mayor será la carga que pretenderemos de nuestra batería externa.

Peso

Siempre tengamos en cuenta el peso de nuestro cargador o power bank. Si no es cómodo y pesa como un ladrillo, no nos sirve. Es casi un castigo extra a quedarse sin batería.

Cantidad de puertos USB

Sabiendo la cantidad y tipo de puertos USB que tiene, podremos proyectar cuantos dispositivos nos permitirá cargar a la vez. Es cierto que inicialmente pensamos en nuestro teléfono móvil, pero nunca se sabe. Si nuestro cargador tiene buena capacidad, seguro que lo utilizaremos al máximo.

Prestemos atención al evaluar si cada puerto es compatible con el dispositivo a salvar. Algunas veces hay una salida con máxima potencia en todos los puertos USB, lo que implicará ralentizar la carga cuando se conecten varios a la vez.

Cargadores solares

En este tipo de baterías solemos encontrar cierto compromiso con la sustentabilidad. Son baterías externas que permiten aprovechar la energía de la luz solar. Para recargarlas hay que aprovechar al máximo la presencia del astro y cuando no sea posible, se recurre a la energía de red tradicional para abastecer la carga.

¿Cuál comprar?

Una vez consideradas todas las opciones anteriores, y antes de comprar, busquemos en los sitios de ventas online o foros de especialistas, que calificación tienen los distintos modelos. Leamos atentamente si funcionan bien, si responden, si son duraderos, si son costos en exceso.

En el mundo Apple todo es distinto, ya lo sabemos. Se puede corroborar sus certificaciones y registros de manufactura especifica de la marca.

Además los usuarios de iPhone cuentan con una funda cargadora dentro de sus opciones. Se trata de una carcasa que funciona como power bank. Es práctico y hasta un complemento.

En Motorola, la línea Moto Z Play tiene la opción de adquirir el modulo o accesorio de cargador externo o batería, que cumple con su función y es la indicada por modelo.

En otras marcas suele lograrse buena solvencia de equipos y cargadores externos que son estándar, teniendo siempre particular atención en los conectores.

Consejos para que tu batería dure más:

Tener tu batería externa, como hemos enumerado, ya es una necesidad.

Sin embargo parece relevante tener como hábito algunos tips para llegar al final del día con carga en nuestro móvil.

Por ejemplo:

  • Activar el modo ahorro de nuestro teléfono inteligente.
  • Evitar utilizar apps que exijan mucho de nuestra pantalla y sistema.
  • Reducir el brillo general también es muy útil.
  • Dato importante: utilizar el Bluetooth, GPS o entrar y salir del Wi-Fi consume mucha energía del móvil.
  • Si le estás exigiendo mucho, evita visualizar videos.
  • Utiliza baterías móviles oficiales. Otras pueden perjudicar el equipo y su rendimiento.
  • No dejes el celular expuesto a temperaturas altas ya que daña la batería.

Los cargadores portátiles también evolucionan

La industria tecnológica apunta cada vez más hacia las necesidades de este sector que demanda diariamente.

Ya casi rozando la alta gama, existe en el mercado un brazalete que sirve como cargador tanto de Android como de iPhone.

Este fenomenal aparato tarda aproximadamente 90 minutos en estar totalmente cargado y extiende la batería del móvil cerca de 30 minutos. El brazalete es resistente al agua, unisex y viene en 3 tamaños.

Pero no solo se trata de “salvarle la vida” al celular. Por eso algunas marcas cuentan desde su génesis con 2 entradas USB para cargar al mismo tiempo el móvil y una Tablet, por ejemplo. Además incorporan detalles: viene equipada con linterna led para situaciones de emergencias.

Dentro de estas perlitas, encontramos power banks que además de su destino, funcionan como un router Wi-Fi portátil y permite que se desempeñe como una red de internet inalámbrica.

Anteriormente mencionábamos los cargadores solares. Son realmente de avanzada y demoran 12 horas hasta estar totalmente cargados, utilizando únicamente la luz del sol. También son resistentes al agua.

Desde lo estético y desde lo práctico, unas verdaderas joyas son los estuches para celular que funcionan como batería extra, pero son de lo más costoso en el mercado.

Pero atención: es importantísimo que recordemos cargar la batería de nuestro power bank antes de salir a la calle, sino nada de todo lo leído tendrá sentido.

Ya con este panorama podemos saber qué clase de cargador inalámbrico necesitamos.

Poderosos, rápidos y hasta divertidos: elegí el mejor para vos.