El freezer es de los hallazgos más útiles de estos tiempos. Debemos aprender cómo utilizarlo al máximo según nuestros alimentos.

El tiempo que pueden permanecer los alimentos en el freezer es muy importante. Debemos estar atentos a las indicaciones que suelen venir detalladas, pero sino, aprender y averiguar cuáles son los plazos máximos en que un producto puede permanecer freezado.

De estos datos depende una sana y segura alimentación en nuestra casa.

Es importante tener en claro la diferencia entre freezer y congelador, ya que cuentan con distinta refrigeración.

El freezer ofrece una temperatura de -18ºC o más baja, permitiendo freezar los alimentos y por ende mantener intactas sus propiedades. Los congeladores suelen oscilar entre los -5ºC y -6ºC, por lo que solo pueden mantener los alimentos a una temperatura baja, pero no tanto como el freezer.

Están congelados pero no freezados.

Con esto claro, es entendible que los congeladores, permiten la conservación de los alimentos sólo por algunos días, pero no por una prolongada extensión de tiempo.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Más diferencias entre freezer y congelador

Es importante tener en cuenta que, no siempre el freezer es la mejor opción, ya que todo dependerá del uso que le demos.

Por ejemplo, si somos de almacenar alimentos frescos, que no demoraremos mucho tiempo en utilizar, el congelador es la mejor opción.

Si utilizáramos el freezer en este caso, deberíamos considerar otros tiempos para que el alimento vuelva a su estado natural.

Hoy en día, casi todas las heladeras vienen con freezer, pero si el modelo elegido tiene congelador, no lo descartemos sin tener en cuenta el verdadero uso que le daremos.

Otra ventaja es que los congeladores, en general, son más compactos y por requieren menos espacio.

El freezer ofrece otras bondades, y es ideal para aquellos a los que les gusta cocinar por adelantado o hacer compras grandes para ganar tiempo.

Como opción en los modelos, puede adquirirse junto o por separado cuando compramos una heladera para casa. Sus entre -18/20ºC permitirán almacenar por varios meses todo tipo de alimentos. También hay quienes adquieren freezer de tamaño importante y que se venden por separado. Son casi un mueble más.

La comida a congelar o freezar

El tamaño de las piezas o producto a someter al frio, hará variar el tiempo óptimo de conservación y la calidad.

En el congelador encontramos la practicidad de tener disponible muchos alimentos y conservar incluso las porciones restantes de nuestras comidas que comeremos luego.

A veces nos olvidamos que, aunque esté congelado, ningún alimento dura eternamente.

En el freezer la cosa cambia, ya que la idea es que el producto permanezca frizzado por más tiempo.

¿Cuánto es el máximo y qué pasa si nos pasamos de fecha?

La duración de las propiedades de los alimentos en congelación depende de muchos factores. Se entiende que a más frío, mejores serán las condiciones de conservación, extendidas en el tiempo.

Asimismo, hay dos factores a tener en cuenta:

– Si el alimento ha sido aislado en un recipiente antes de la congelación, durará más que uno que ha sido depositado dentro de una bolsa contenedora y nada más. Lo ideal es envasarlo al vacío. De esta manera se impide que absorba olores y se mejora la calidad de congelación porque no pierda agua.

– El tamaño importa, ya que el porte de las piezas harán variar el tiempo óptimo de conservación y la calidad. Si fuera posible, guardar los alimentos en trozos pequeños o en capas finas, para evitar que tarde en enfriarse por completo. Además, al fraccionar así, podremos descongelar una porción más pequeña y no todo el recipiente con la totalidad del producto.

Con estos dos puntos claros, sepamos que los tiempos y períodos adecuados de congelación dependerán más que nada del tipo de alimento, ya que algunos aguantan más tiempo el frío que otros.

Pensemos en las verduras, por ejemplo, que preservan sus propiedades durante más tiempo que la carne.

Freezar carnes

Pero no todas las carnes son iguales ya que cuanto más graso es el corte, menor es su duración, debido a que la grasa tiende a enranciarse con el tiempo. Esta máxima incluye también al pescado.

La carne puede permanecer congelada entre seis y 12 meses, pero si son más grasas es preferible consumirlas antes de los seis meses. Las carnes magras, como el pollo por ejemplo, pueden conservarse perfectamente durante un año.

Con el pescado sucede lo mismo: pescados más grasos no más de tres meses; pescados blancos como la merluza, hasta los seis meses. Por su parte, los mariscos se pueden mantener congelados durante un año.

Freezar verduras

Las verduras también permiten la congelación durante un año. Sin embargo, lo recomendable es hacer una cocción, ya sea blanqueado o hervor antes de meterlas en el frio.

Esta particularidad se debe a que las verduras contienen enzimas que siguen activas al congelarse y alterarán el sabor. Por eso, lo ideal es meterlas antes en agua hirviendo durante 2 o 3 minutos con un poco de sal y cuando enfríe naturalmente, proceder.

Freezar pan

El pan se puede congelar sin problemas y mantendrá todas sus propiedades siempre que no se excedan los tres meses. Pasado ese tiempo, podría perder algunas particularidades como su textura o sabor original.

Un último consejo: para no pasarse de fecha, es recomendable marcar con una etiqueta o un rotulador el día en que guardamos el producto.
¿Qué pasa si consumimos un alimento que lleva demasiado tiempo congelado? Comer se va a poder comer, pero lo más probable es que haya perdido totalmente sus propiedades distintivas de sabor.