Los invitamos a resolver una gran incógnita hogareña: el lavarropas indicado, debe ser ¿carga superior o carga frontal?

A la hora de comprar este electrodoméstico, dicho sea de paso, algo que no hacemos todos los días ni demasiado seguido, realmente se nos presentan algunos dilemas e incógnitas.

Las opciones son muchas y nos vemos al momento de la elección, obligados a caer en la comparación entre los de carga superior versus los de carga frontal.

Comprar un lavarropas no es fácil dada la cantidad de modelos que hay ahora mismo en el mercado.

Desde que compramos el último a hoy, seguramente la tecnología haya cambiado mucho.

Un muy buen dato es que los lavarropas se encuentran en el grupo de electrodomésticos que más ha evolucionado en los últimos años, sumando funciones y posibilidades de lavado que antes eran impensadas.

El lavarropas perfecto es el que se adapte a nuestras necesidades.

Como consejo, siempre, antes de comprar, midamos el espacio disponible para su colocación.

Y ahí, con esas medidas, se dispara el interrogante de para dónde abrirá la tapa de nuestro próximo lavarropas: frontal o superior.

Si nos preguntamos cuál es el mejor o el ideal, la respuesta dependerá siempre de nuestro estilo de vida que es el que determina el uso, sumado al espacio del que dispongamos para su instalación.

Pero hoy vamos a tomarnos esto muy en serio.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Comparación de ventajas

¿Cuáles son las ventajas de comprar un lavarropas de carga superior o un modelo de carga frontal?

Ventajas de la carga frontal:

– Es mucho más fácil de adaptar a cualquier espacio. Hasta podemos colocarlo cerca de otros electrodomésticos y utilizar su parte superior para colocar otros elementos.

– Por lo general tienen mayor capacidad de carga que los de tapa superior. Según el modelo, es muy común que logren una mayor eficiencia energética y nos permitan ahorrar agua y energía.

Desventajas de la carga frontal:

– Muchas veces son algo más costosos que los de carga superior.

– Sus ciclos de lavado suelen ser largos.

– No permiten incorporar prendas cuando comenzó el lavado.

Con estos datos, ya podemos comenzar una mejor comparación entre lavarropas de carga frontal y lavarropas de carga superior.

Quizás el lavarropas de carga frontal no nos haya convencido del todo y nos den ganas de saber un poco más acerca del lavarropas de carga superior.

Muy bien. Ahí vamos:

Ventajas del lavarropas de carga superior:

– Una de las mayores ventajas de los lavarropas de carga superior es que suelen ser más pequeños y ocupan menos espacio.

– Son más cómodos para la carga, ya que no hay que agacharse para introducir las prendas.

– Los lavarropas de carga superior permiten añadir ropa durante un lavado.

– Son mucho más fáciles de reparar.

Desventajas del lavarropas de carga superior:

– En comparación con los lavarropas de carga frontal, no tienen una capacidad de carga tan grande, es algo menor.

– No a todo el mundo le queda cómodo cargar por arriba, teniendo que calcular qué colocamos o no en la parte superior.

– No disponen de tantos programas y no son tan eficientes energéticamente.

Con esta guía comparativa, y sabiendo el uso que le daremos y el espacio disponible para su instalación, podremos acercarnos a una buena respuesta ante aquel acertijo inicial: ¿conviene un lavarropas de carga frontal o uno de carga superior?
Solo nos queda buscar precios y comprar el indicado.