Comprar cualquier herramienta de jardín, significa un desafío. Por eso confeccionamos esta guía para elegir la mejor bordeadora eléctrica.

Como es sabido, las bordeadoras eléctricas, también conocidas como cortabordes, son máquinas diseñadas especial y específicamente para recortar bordes de canteros, caminos, cercas, quintas o cualquier otro limite.

Una bordeadora llega a esos lugares donde la máquina de cortar el césped no puede llegar y deja esos “penachos” que son tan desprolijos y antiestéticos.

Esta herramienta de jardín se fue adaptando, y la podemos encontrar de manera doméstica o comercial.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Hablemos de bordeadoras

Como explicamos, esta máquina se emplea para podar bordes del jardín, es decir, que separa el pasto del borde de una vereda o camino. Este simple retoque hace que se vea agradable y prolijo a la vista.

También sirve para diseñar y decorar parques y jardines, para bordear el sembrado de algunas plantas u ornamentos del resto del jardín.

Dentro de las ventajas de la bordeadora, está ser una herramienta liviana, de utilización muy práctica y sencilla.

Usos y aplicaciones de las bordeadoras eléctricas

Por las características propias de su diseño, pueden ser utilizadas para otras tareas además del corte del borde del pasto.

Por ejemplo, permiten definir o retocar la forma de algunas plantas o arbustos.

Además, también podemos:

– Marcar un cantero: para ello primero decidamos el lugar, que no debe tener cruces de conexiones eléctricas o tuberías. En caso de ser necesario, nivelar el terreno. Ya con la superficie plana, marcar la localización pretendida para el cantero, con cuerdas o cintas. Con la traza visible, usar la bordeadora para definir los límites para facilitar así el cavado que se debe comenzar desde el lado externo de la zona marcada. Luego se procede al segundo corte a una distancia de 3 centímetros del primer corte y por el lado interno. El objetivo de obtener una franja angosta de césped. Esto puede servir para limitar una huerta por ejemplo.

– Definir el borde de un cantero de flores: suelen ir perdiendo la forma en la medida en que no se los mantiene y definen. Si ese borde está muy desdibujado, podemos hacer un nuevo borde a 2 centímetros del viejo. De esta forma lograremos obtener una franja de césped que se pueda extraer.

Se puede proceder de forma similar, si lo que se deseamos es ampliar o extender el área de un huerto o cantero ya existente.

Guía para elegir una bordeadora eléctrica

Son varios los aspectos a considerar a la hora de seleccionar la bordeadora adecuada.

Dentro de los puntos a saber, debemos tener en cuenta:

– La superficie del terreno determinará el porte de la bordeadora eléctrica. Este criterio es esencial para identificar la potencia necesaria. También debemos prestar atención a la distancia entre el borde más lejano y la fuente de energía, considerando una inversión extra en un cable de alargue. En mercado también existen bordeadoras inalámbricas con batería recargable.

– Sostén de la máquina. El tipo de eje o caña de la bordeadora eléctrica puede tener un diseño recto o curvo. La ventaja del recto es que proporciona un mayor alcance. El curvo es más ligero y más fácil de manejar.

Lo más importante

Como dijimos, la bordeadora correcta dependerá de la superficie en la que la utilizaremos. Si el terreno se encuentra poblado de pasto grueso, se recomienda una máquina que posea entre 400 y 700 W de potencia.

Si en la zona existieran arbustos pequeños, la máquina no debe contar con menos de 700 W de potencia.

Si el terreno o jardín cuenta con una extensión menor a los 60 m2, podemos comprar tranquilos una bordeadora de 300 W.

Consejos para uso de la bordeadora eléctrica

Como en todo producto, se recomienda leer las instrucciones de uso del equipo antes de comenzar a utilizarlo.

Verifiquemos que el lugar donde vamos a trabajar esté limpio y ordenado, ya que superficies que no lo estén pueden generar accidentes.

No utilicemos la bordeadora eléctrica en terrenos húmedos o mojados, mucho menos bajo la lluvia.

Asegurémonos que la conexión eléctrica de la zona sea estable y chequeemos que el cable de alargue esté en buenas condiciones.

Verifiquemos el estado de las piezas de nuestro equipo.

No utilizar la bordeadora sin los elementos de protección, como una falda, lentes, guantes, calzado indicado y máscara.

Evitemos el contacto de la bordeadora con paredes, piedras y veredas.

Si el césped está muy alto, rebajémoslo por etapas para no sobrecargar la máquina.

Es muy importante mantener a terceros fuera de la zona de riesgo, aproximadamente a 10 metros de distancia de la superficie a cortar.