Materiales, medidas y diseños que debemos tener en cuenta para elegir los muebles plásticos. Para agregarlo a la “cartita” a los Reyes Magos.

Llega el verano, el calor, Navidad, Fin de Año, Reyes Magos y más momentos de encuentro al aire libre.

Es por eso que buscamos crear ambientes en nuestro patio o jardín, donde pasar las horas disfrutando del contacto con la naturaleza, alguna sombra placentera bajo el árbol del parque, la glorieta o el toldo de la galería exterior.

Como vemos, siempre que nos imaginamos en estos espacios, estamos sentados o reposando sobre algún mueble, léase sillas, banquetas, reposeras, sofás, camastros o similares.

Si aún no tenemos nuestros muebles deseados y el verano recién empieza, no dudemos en sumarlo a la carta a los queridos Melchor, Gaspar y Baltasar.

En este informe acercaremos una guía práctica para elegir correctamente los mejores muebles plásticos de jardín y cómo aprovecharlos al máximo.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Midamos el espacio

Para elegir correctamente los muebles de jardín, primero debemos tener en cuenta las dimensiones del patio, balcón, terraza o parque. Con esos datos será más fácil elegir el mueble indicado. Pensemos también que debemos dejar un espacio de circulación cómodo, por lo que la desproporción perjudica. Delante de las puertas dejemos el espacio necesario para proyectar la apertura de la misma.

El diseño de los nuestros muebles

En espacios pequeños es recomendable el mobiliario plegable, tanto en mesas como en sillas o mejor aún, que sean apilables. Si queremos un juego de muebles de exterior que quede fijo, busquemos que sean de materiales lo suficientemente resistentes a las adversidades y exigencias climáticas. En espacios más abiertos y grandes, el mobiliario puede ser más voluminoso y de líneas rectas. Queda muy bien.

Tenemos el lugar, tenemos las dimensiones, pero ¿para qué utilizaremos este espacio?

Es importante tomar esta decisión, no porque sea determinante e irrevocable, sino porque podremos proyectar y aprovechar de mejor manera nuestro espacio exterior.

Si lo que buscamos una zona tipo comedor, o un espacio similar a un living, los muebles serán distintos pero se pueden adaptar. Este espacio es versátil: puede servir para desayunar, comer o cenar al aire libre o bien convertirse en una zona de relax para las tardes o las noches. A veces es lugar de mesa y sobremesa al mismo tiempo.

Presupuesto

Sin dudas nos pueden gustar muchos modelos y estilos de muebles plásticos de jardín, pero es determinante saber con qué presupuesto contamos.

También podemos apelar a nuestro ingenio y habilidades con las herramientas. Por ejemplo, la madera de los palets es tendencia hace algunos veranos, y con ella se pueden construir sillones o sofás para la terraza o el jardín. En ocasiones se combinan para simular un deck donde colocar nuestro comedor de muebles plásticos.

A la hora de los fríos números, los muebles de plástico son económicos y de diseños muy variados.

¿Cuáles son los materiales más adecuados para exterior?

Al momento de elegir el material para los muebles de exterior deberíamos procurar que queden protegidos por un techo para resguardarlos del sol directo y de la lluvia.

Si no está en nuestros planes este sector cubierto, debemos pensar materiales más resistentes. Repasemos:

Aluminio: son muebles generalmente de exterior. Son ligeros y no se oxidan.

Madera: no todas resisten lo mismo. Las variedades exóticas son las más resistentes. Cedro, pino y eucalipto son las recomendadas. Previo a exponerlas, necesitan tratamiento.

Muebles de forja o hierro: son pesados y necesitan mantenimiento con el paso del tiempo.

Mimbre o fibras naturales similares: por su sutil composición natural, es preferible colocarlos guarecidos del sol y la lluvia.

Plástico: es sin dudas el material indicado, por lo económico y porque permite toda clase de diseños y variedad de colores. Los muebles plásticos son resistentes y ligeros. No necesitan mantenimiento.

Ventajas de las sillas plásticas de exterior

Como sabemos, el polipropileno es un material resistente, ecológico, reutilizable y de enorme versatilidad.

Su evolución ha sido permanente, adaptándose a formatos infinitos y múltiples ámbitos.

El mobiliario es uno de esos, con las sillas como estandarte.

Entre sus ventajas se destacan:

Resistencia: hay variables entre marcas y modelos, pero como media podemos afirmar que soportan hasta 150 grados de calor sin deformarse.

Adaptables: por las características de su material, se pueden elaborar diseños originales, según gusto o moda.

Mantenimiento simple: son fáciles de limpiar y además, no se manchan. A la hora de la higiene vasta con un poco de jabón, un paño húmedo seguido de otro seco. En solo minutos, sillas plásticas impecables.

Almacenamiento: al ser modelos creados en serie, sus diseños vienen listos para encastrar y apilar unas sobre otras, lo que facilita mucho su ubicación cuándo se necesita limpiar pisos y su almacenamiento en pilas.

Decoración: los modelos nuevos ofrecen combinaciones con otros materiales en los respaldares, haciendo que desde lo decorativo, se logren diferentes texturas visuales.

Son sobradas las argumentaciones sobre porqué elegir muebles y sillas plásticas para nuestro jardín o espacio abierto al aire libre.

El cuidado, protección y mantenimiento, permitirán prologar su vida útil y no pensar que solo durará un verano. Al contrario, la calidad de sus componentes y su resistencia nos hace proyectar unas cuantas temporadas juntos.

Y si el bolsillo no pudo aún, y Papá Noel se hizo el distraído, agreguemos estos muebles en la carta a los Reyes Magos que son 3 para la compartir la compra.