En estos tiempos tan gourmet, para que no fallen las recetas, necesitamos una buena e inteligente, balanza de cocina.

Todo ha evolucionado hacia lo Smart, lo inteligente. Y las balanzas de cocina también.

Hoy las hay demasiado simples y otras, por demás sofisticadas.

También vemos que las recetas son más exigentes, con un toque gourmet, buscando la exactitud de un chef profesional, con absoluta precisión y sin un gramo de error.

Probablemente, la cantidad de opciones de balanzas que encontramos en los catálogos, nos mareen un poco. Lo más difícil es reconocer cuál es la báscula de cocina que se ajusta a nuestras necesidades.

Es por eso que recorreremos algunas características a tener en cuenta, pasando por las balanzas mecánicas más tradicionales, hasta las avanzadas balanzas electrónicas inteligentes que se convierten casi en piezas de diseño y precisión a la vez.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Guía para elegir la balanza de cocina

Antes de ir desesperados a comprar una balanza de cocina, sepamos que las opciones son muchísimas.

No siempre la más costosa, la más grande, la más tecnológica, es la indicada.

La balanza de cocina perfecta para nosotros, dependerá directamente del uso que le daremos.

Por eso, podemos remarcar algunos puntos de interés para la selección:

  • Capacidad: debemos tener en claro qué productos vamos a pesar habitualmente. No es lo mismo pesar papas que legumbres o azúcar impalpable. Para productos de gran volumen, es preferible una báscula que tiene un recipiente de buen porte y capacidad hasta 5 kilos. Es más bien una balanza mecánica. Si buscamos pesar elementos más livianos y menos voluminosos, la balanza eléctrica es la indicada.
  • Precisión: es la función más importante. Queremos exactitud. Es por ello que conviene buscar una balanza que tenga menos de 1 gramo de variable de peso. Suele venir detallado.
  • Diseño: aquí lo importante vuelve a ser la primera cuestión: qué vamos a pesar con más frecuencia. Acorde a esa respuesta será el tamaño de nuestra balanza. Si tendrá un uso más bien doméstico, busquemos de tamaño pequeño, fácil de guardar y proteger y que combine con nuestra cocina.
  • Limpieza: es importante que permita limpiarse fácilmente con un trapo húmedo o que sea desmontable en piezas lavables. Nunca coloquemos la balanza bajo la canilla de agua.
  • Extras: que incluya otras funciones, como por ejemplo, la de tara, variación de unidades de medida o apagado automático después de unos minutos sin uso. Otro punto importante es que las letras y números en pantalla sean fáciles de leer. Por último, consideremos si la balanza que compramos viene o no con recipiente. Sino será una inversión extra necesaria.

Principales tipos de balanzas de cocina

Una báscula de cocina nos indicará la cantidad exacta de los ingredientes para que tengamos control absoluto de nuestra receta.

Nuestra idea es ayudar en la elección de la balanza de cocina correcta, sea inteligente o no.

Como dijimos, con tantas opciones para escoger, elegir la balanza de cocina es difícil y nos obliga a estar informados sobre las características de cada una para adquirir la que mejor se ajusta a las propias necesidades y presupuesto.

En estos tiempos, una balanza de cocina es un utensilio imprescindible, especialmente en repostería.

Hoy la precisión y el detalle se valoran y pueden hacer la diferencia entre un plato genial y un plato más o menos. Se terminó aquello de sumar ingredientes “a ojo” en una preparación.

Por eso, es importante repasar algunos modelos básicos de balanzas que podemos encontrar hoy en catálogos y websites.

Balanza mecánica de cocina:

Es la que conocemos de toda la vida. Un plato grande, estructura voluminosa, económica y con mayor capacidad de peso, llegando a los 6 kilos. Es menos precisa y con margen de error en gramos.

El lector generalmente es de aguja y marca de a 100 gramos por cota, lo que no permite ser totalmente exactos. Pero tiene múltiples bondades como por ejemplo su resistencia, fácil de limpiar, no se queda sin baterías.

Balanza electrónica de cocina:

Este tipo de modelo electrónico o digital, se destaca por su precisión y por su diseño ligero, fácil de limpiar y de guardar. Son básculas que proporcionan un peso casi exacto con un mínimo de error muy bajo, en general menor a los 5 gramos.

No suelen ser muy costosas, más teniendo en cuenta que son la forma de obtener el mejor peso en nuestra cocina.

Los modelos varían y podemos encontrar algunas más bien sencillas. Otras opciones incluyen funcionalidades avanzadas como la tara, que permite añadir nuevos elementos para pesar sin quitar los ya pesados. Otras permiten la conversión de medidas, reloj, auto-apagado y memorias.

Un detalle a tener en cuenta es que la mayoría de balanzas digitales no incluyen receptor para pesar: son superficies planas preparadas para ser utilizados con cualquier recipiente.

Resumiendo, una balanza de cocina electrónica o digital es la mejor opción para nuestra cocina, gracias a su precisión, comodidad y lo fácil de limpiar. Llevan pilas.

Balanzas avanzadas

Hay un nuevo mundo de balanzas que no solo pesan. Son realmente inteligentes.

Por ejemplo, las balanzas Smart de perfil nutricional:

Son ideales para aquellos que se preocupan y prestan detallada atención a lo que comen, por ejemplo familias, deportistas, personas con enfermedades crónicas relacionadas a la alimentación, como diabetes, hipertensión o colesterol, o aquellos que siguen dietas rigurosas por cuestiones varias.

Se trata de una balanza electrónica que además de pesar los alimentos, informa sobre sus calorías, carbohidratos y grasas, gracias a la información almacenada en su memoria con más de 1.000 alimentos.

Balanza Smart

Como dijimos, todo avanza y podemos encontrar balanzas de cocina con conexión Bluetooth a Tablet y Smartphone. Son precisas y con buena capacidad, pero su característica Smart permite emparejar con diversas aplicaciones que pueden ofrecer

recetas personalizadas y propuestas de dietas saludables. Por ejemplo, apps que van indicando los ingredientes necesarios para hacer determinada preparación y actualiza sus medidas en función de la cantidad de comensales. Son geniales.

Como vemos, la balanza que conocíamos, ya no es la misma. Ha evolucionado y en gran medida.