Colocamos la ropa, ponemos el jabón, elegimos el programa y listo. Pero al sacar la ropa nos damos cuenta que el lavarropas no centrifuga. ¿Qué hacemos?

Si nos ponemos a pensar, uno de los electrodomésticos que más calidad de vida da en una casa después de la heladera, es el lavarropas.

Siempre hace falta un lavarropas. Es un aliado para el soltero o para una familia numerosa.

Lo cierto es que el lavarropas, como todo, necesita cierto mantenimiento regular si no queremos sufrir fallas de funcionamiento.

Uno de los malos tragos más comunes es cuando el lavarropas no centrifuga.

Esto hace que todo lo lavado o quede mojado o quede con jabón. Y también hace que insultemos a los cuatro vientos.

Pero vamos a averiguar por qué el lavarropas no centrifuga y qué le puede estar pasando.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

¿Por qué el lavarropas no centrifuga?

Si el lavarropas no centrifuga pueden ser por diversos motivos, desde una falla eléctrica hasta la bomba de agua. Como las soluciones también pueden ser diversas, revisemos antes de llamar al técnico, algunas de las fallas más comunes.

Miremos los cables: Revisemos que todo esté bien conectado y que no haya ningún cable deteriorado que pueda haber provocado un cortocircuito.

Frente programador: A veces lo que falla es el sistema. Si podemos, reiniciemos el programador por si es lo que no está dando la orden de centrifugar.

Bomba de agua: Como sabemos, el correcto funcionamiento del lavarropas depende de la bomba de agua que se encarga de recibir y luego de centrifugar, expulsar el agua. Si es esta pieza la que falla, llamemos un técnico que se encargue del cambio.

Condensador: Es el encargado de hacer que el lavarropas aumente las revoluciones que permiten centrifugar. Para comprobar que es éste el problema, sólo hay que poner el lavarropas sin ropa. Si no centrifuga bien, es que el condensador se rompió y ya no puede con el peso de las prendas.

Desagüe: Si notamos que nuestro lavarropa no centrifuga, puede ser que nos esté causando un problema el caño de desagüe. Si está tapado o doblado en algún tramo puede dar problemas tanto en el ciclo de lavado como en el centrifugado. Revisemos.

¿Qué podemos hacer para evitar los problemas de centrifugado?

Nada peor que enterarnos que el lavarropas no centrifuga. Lo cierto es que hay acciones que podrían evitar algunos de los males que llevaron a este feo momento.

Por ejemplo, en ocasiones, el lavarropas no centrifuga correctamente por problemas de carga. Lo cargamos por encima de su capacidad y el motor no es capaz de subir las revoluciones necesarias para el centrifugado.

Es muy importante distribuir la carga correctamente en su interior para evitar que en el futuro el lavarropas nos de problemas. Tengamos particular cuidado si lavamos prendas grandes o pesadas como camperas, sabanas, edredones o toallones.

Por eso, conocer la capacidad del lavarropas y los distintos programas de funcionamiento es algo que nos va a evitar problemas en el futuro. Miremos las instrucciones de uso y a las recomendaciones del fabricante.

Revisemos que las ropas a lavar no tengan objetos que puedan obstruir el desagüe. Vaciemos bolsillos e incluso revisemos que la suciedad que traen adheridas las prendas no genere una suciedad que se cumule y nos atasque el caño de desagüe.

Chequeemos regularmente el filtro de la bomba porque ahí puede acumularse también suciedad y eso puede provocar que la bomba trabaje de más y que se estropee mucho antes.

El lavarropas no centrifuga puede ser una de las peores frases del mundo. Pero pensemos que si el horno, la campana de la cocina, el filtro del lavavajillas y hasta la memoria de la computadora necesitan mantenimiento, el lavarropas también.