Las bajas temperaturas ya se sienten y sabemos que el consumo puede ser un problema. La solución contra el frío son los paneles radiantes eléctricos.

Son un gran avance de la tecnología, que además repercute en una solución económica y alternativa a los sistemas tradicionales de calefacción.

Este sistema permite enfrentar las bajas temperaturas por medio de la generación de calor de manera natural, sana, cómoda, con modelos de diseño innovador y tecnología efectiva.

Además, sumemos que, cuando no los utilizamos, son fáciles de guardar, ocupando muy poco lugar.

Puede que no sean los ideales para grandes espacios o superficies, ni para pensar una calefacción más bien integral. Por el contrario, permiten una climatización puntual y directa, ideal para considerarla un apoyo a otros sistemas más potentes y generales, o bien, para espacios reducidos y personalizados.

Estos paneles radiantes están especialmente diseñados para ser colocados en baños, dormitorios o bien áreas donde pasamos mucho tiempo sentados o quietos.

Los que saben, remarcan que son ideales para largas horas de lectura o maratones de series y películas, colocándolos pegaditos al sillón.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Cómo funciona un panel radiante eléctrico

Los paneles de este tipo, emiten calor por radiación, llevando el calor directamente a las personas, objetos y paredes del dormitorio, generando un espacio de temperatura estable, atmosfera de bienestar y confort para los que allí se encuentren.

Estos sistemas de calefacción por radiación, minimizan la dispersión y pérdidas de calor que se suele dar por la cercanía de aberturas.

Además, al no perderse la temperatura producida, genera un calor estable, sano y parejo, permitiendo un ahorro de energía superior al 25% en comparación con otros sistemas.

Consumo

Aquí acercamos datos concretos. Un panel calefactor promedio o estándar, es la alternativa más eficiente para aclimatar un dormitorio por ejemplo. Un panel estándar consume 600 watts por hora, lo que significa que es 3 veces menos costoso que un caloventor y casi 2 veces más económico frente a un aire acondicionado en modo calor.

Estos son valores que se pueden ver modificados según la marca y modelo, pero aun así los expertos siguen señalando un beneficio para el bolsillo por su eficiente consumo

Lo que hay que saber de los paneles radiantes

Ya detallamos lo importante que resulta que tengan un consumo energético eficiente. Esto se debe a que todo el calor se enfoca sobre una superficie puntualmente, direccionado. En otros tipos de calefactores, la energía se dispersa.

Son seguras: claramente son más seguros que un calefactor a gas ya que no hay fuego encendido. Por esto último, no son víctimas de las corrientes de viento.

Al no tener fuego, no consume oxigeno ni emite monóxido de carbono.

Mantenimiento: el cuidado y mantenimiento suele ser mínimo, otra gran diferencia con los calefactores a combustible, por ejemplo.

Los tiempos: los paneles de calefacción eléctrica calientan muy rápidamente, con solo pulsar el botón de encendido. Listo.

Modelos y dimensiones: otra gran ventaja es la comodidad y facilidad a la hora de la colocación. Se acomodan a cualquier espacio de la casa, sin molestar o incomodar. Los

modelos más modernos, cuentan con variados diseños que se adaptan a la estética y estilo del hogar.

Por todo esto, ya no hay dudas que este invierno la mejor decisión es invertir en la calefacción por panel eléctrico.