Las ollas, la cocina, el fuego, el calor. Punto final a ese tradicional proceso. Hoy acercamos consejos útiles para cocinar en el microondas.

El microondas es un artefacto electrodoméstico que hace ya buen tiempo forma parte de la casa, casi de la familia.

Pocos saben que el microondas, nació como consecuencia de una investigación que pretendía crear un radar en la Segunda Guerra Mundial.

Lo cierto es que en estos tiempos modernos y apurados, cocinar en este querido electrodoméstico, nos soluciona mucho y nos da la tranquilidad de saber que su método no emite radiaciones nocivas, no contamina el agua, ni modifica la composición de nuestros alimentos.

Es genial cocinar en el microondas, y por eso vamos a sumar algunos datos.

Son varios los consejos que podemos acercar para cocinar sin errores en nuestro microondas. Algunos hasta podrían ser obvios. Pero a decir verdad, se trata de un horno muy útil, rápido, que funciona con ondas electromagnéticas de alta frecuencia como las de los teléfonos móviles o la radio. Esas “microondas”, de allí el nombre, apuntan directamente a las moléculas de grasas, aguas y azúcares, generando temperatura. Fin de la historia.

También hay mucho mito que desterraremos.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Consejos para cocinar en el microondas

Vamos a sumar consejos y evitar errores a la hora de cocinar en nuestro electrodoméstico.

– Todo se puede cocinar en microondas: con las indicaciones correctas, se puede cocinar prácticamente de todo en el microondas. Es útil para descongelar, para entibiar preparaciones o para cocinar. A la hora de ciertas texturas, como el pescado por ejemplo, el microondas es menos agresivo que el fuego. Un buen consejo es no superar los tiempos de cocción recomendados.

– Recipientes: Siempre utilizar los recipientes adecuados. Si es así, no corremos riesgo de que se alteren los tiempos de cocción. Los alimentos con menos agua o aceite se cocinan más lento.

– No tapar del todo los alimentos: Al no cocinar de manera homogénea sino por la contextura del alimento, es fundamental que el plato base gire y que las microondas puedan llegar a las diferentes partes del alimento. Podríamos cubrirlos para que la cocción retenga el vapor o humedad, pero nunca con una tapa hermética ya que podría producirse una pequeña explosión por acumulación.

– Moderar la potencia del calor: Un buen consejo para cocinar en el microondas es no pasarnos de calor. Se recomienda la potencia máxima si el alimento está tapado, nunca herméticamente como dijimos. Pero con algunos alimentos con poca agua, se aconseja menor potencia de cocción.

– Tiempos de cocción: Un error común es confundir los tiempos de cocción con los de la cocina tradicional. Otro error es pensar que el tiempo de cocción no depende de la cantidad que queremos cocinar. Tengamos en claro que la cantidad de producto que introducimos determinará el tiempo de cocción. A más cantidad de producto, más tiempo de cocción.

– Cuidemos y rotemos la preparación: Un buen consejo es no dejar que se cocine o se caliente solo. Pensemos en interrumpir el proceso, remover la comida y continuar. Como dijimos, el microondas no cocina ni calienta de manera homogénea. Al removerlo, ayudamos a que el calor se vaya repartiendo.

Atentos con el agua de las verduras y el aceite: Las verduras cocidas en el microonda, pierden menos nutrientes que en la cocción tradicional. Cocinémoslas con poca agua, solo un par de cucharadas. En lo posible no cocinemos con aceite.

– Nunca introducir metales: No olvidemos este punto. Los metales y el aluminio atentan contra el accionar del microondas y hasta podrían producir una falla eléctrica que lamentaremos.

Con estos consejos útiles ya podemos cocinar tranquilos y disfrutar los beneficios de nuestro microondas.