Si somos de disfrutar buenos vinos, nos mecemos una cava en casa. Pero encontrar la indicada no es tan simple. Acercamos consejos para elegir la mejor cava de vino.

Seamos sinceros: el sueño de todos los amantes del buen vino es poder disfrutar y por qué no ostentar, una buena bodega donde guardar las botellas que serán destapadas y compartidas en un momento especial.

Claro que contar con un espacio físico para montar una bodega con todos los lujos no es simple ni accesible.

Por eso, como primer paso para lograr el cuidado del vino, la solución es adquirir una cava que nos permitirá mantener el adorado vino, manteniendo su potencial, colores y aromas, en fin, sus características distintivas intactas.

El objetivo tanto de una bodega como de una cava de vino, es guardar las botellas con la temperatura, humedad, iluminación y ventilación adecuadas.

A la hora de comprar una cava para tener en casa o en el quincho, debemos tener en cuenta todos los factores a los que prestarle especial atención.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Factores a tener en cuenta antes de comprar una cava de vino

Antes de comprar una cava de vinos debemos pensar en cuáles son realmente las pretensiones de uso y demanda que le impondremos.

Esto determinará otros factores.

Uso de la cava

Debemos determinar si la cava de vino será utilizada para todos nuestros vinos o solo para los más específicos y especiales.

Tengamos en claro la cantidad y la calidad de los mismos. Este número podrá determinar el tamaño de la cava.

Tiempo de guarda de los vinos

El consumo de vino determinará el tiempo en que la botella permanezca en la cava. No es lo mismo una cava para envejecimiento de los vinos que una cava para guardar vinos que consumiremos rápido o con cierta frecuencia.

Además no son todos los vinos iguales. Por ejemplo, los vinos jóvenes solo podremos guardarlos durante un periodo de 3 años.

Si queremos una cava para envejecimiento del vino, busquemos una cava que nos permita seleccionar y mantener la humedad y temperatura adecuadas. No todas tienen esta función y por lo general traen parámetros estándar.

Dónde colocar la cava de vino

Hoy hablábamos de la cantidad de botellas. Esto determinaba el tamaño de la cava. Ahora estemos atentos porque en algún lugar hay que dejar la cava instalada.

Antes de comprar una cava tengamos en claro en qué lugar físico la colocaremos. Como bien sabemos no son todas iguales y hay cavas para 3 y hasta más de 40 botellas.

Ya compramos nuestra cava de vino. Ahora vamos a disfrutarla

Una vez adquirida nuestra nueva cava de vino debemos aprender a utilizarla de la forma más adecuada. Algunos factores a tener en cuenta.

Temperatura y humedad

La temperatura es fundamental para la conservación de los vinos. Debe oscilar entre los 12º y los 16º, ni más alta ni más baja.

Respecto a la humedad, el interior de la cava de vino debe mantenerse entre el 70 y el 75 %. Un ambiente excesivamente seco podría resecar los corchos. Uno en exceso húmedo puede favorecer el surgimiento de microorganismos.

Iluminación

Ni focos de gran potencia ni la luz solar deben incidir directamente en la cava de vino. Todo afecta nuestros vinos.

Posicionamiento de las botellas

La postura adecuada de las botellas de vino en el interior de las cavas es la horizontal. De esta forma el vino está en contacto constante con el corcho.

Vibraciones

La cava debe estar aislada de cualquier otro tipo o fuente de vibración. Las moléculas del vino requieren de reposo, lo que brind

Una buena cava de vino es la mejor opción para los amantes del mundo enológico. Ya sabemos cómo elegir la adecuada.