Vamos a desandar y responder las consultas más comunes sobre el uso y mantenimiento de la pile. Acercaremos consejos para cuidar nuestra pileta de lona.

Llegó el calor y es posible que el presupuesto no sea tan abundante como la temperatura, por lo que no llegamos ni al viaja a la costa o a la pileta de material o fibra.

Vamos corriendo al mejor plan B del acalorado mundo veraniego: la pileta de lona.

Prácticas para armar y fáciles de disfrutar, solo nos queda saber qué tan complicadas son de mantener.

Por eso los invitamos a repasar consejos básicos para cuidar nuestra pileta de lona, desde antes de colocarla y hasta que el verano diga adiós.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Comenzamos:

Preparemos el piso para nuestra pileta de lona: el suelo donde se armará la pileta debe estar libre de objetos corto punzantes, es decir, ni piedras, ni filos, ni raíces. Deberá ser un piso nivelado ya que cualquier desnivel, por chico que sea, hará que la pileta no trabaje de forma correcta, forzando la estructura y la propia lona. Busquemos colocar algún aislante o membrana debajo.

Cuidar la lona: esto es fundamental. Las temporadas que nos va a durar nuestra pileta, dependen del buen uso, mantenimiento y cuidado de la lona. Reiteramos, revisemos que no haya elementos filosos o cortantes cerca, y procuremos que las mascotas jueguen lejos de nuestra pileta de lona.

Ya instalada, hasta dónde llenarla: esto ya es parte del uso. Un buen consejo es que el llenado llegue hasta 10 cm. del borde superior de la lona, no de los caños. De más está decir que no debe trasladarse la pileta de lona armada y mucho menos con agua.

Cómo cuidar el agua de la pileta de lona

El cambiado o rotación del agua, dependerá del uso y del equilibrio de los productos químicos. Lo cierto es que si se cuida y depura correctamente, empleando en las medidas correctas los químicos, no es necesario cambiarla nunca.

Mucho menos cambiarla por completo, generando un gran derroche.

Mantenimiento del agua

Para un buen mantenimiento del agua de nuestra pileta de lona, se puede utilizar cloro líquido o alguicida que evita ese verdín resbaloso en el fondo de la pile.

Además, ambos productos, proporcionan una mayor duración y conservación del agua. Atención: no se recomiendan los mismos productos que para pileta de material o fibra, que son más fuertes, así como tampoco cloro en pastillas o en polvo. Mejor líquido o diluido.

Pasó el verano: a guardar nuestra pileta de lona

El mejor consejo antes de guardar nuestra pileta hasta el próximo verano es vaciarla y dejarla secar naturalmente.

Luego, lavamos la lona con jabón, preferiblemente blanco neutro, mucha agua y un cepillo suave, tanto para el interior como el exterior.

Cuando culminamos el lavado, enjuagamos bien y dejamos que se seque al sol por un par de días. Es la mejor manera de asegurarnos que no vaya a la caja con humedad.

Los caños deben ser lavados y secados, evitando toda humedad que podría generar óxido.

Mitos: Es importante no utilizar talco, harina, fécula ni otro producto para guardarla. No funcionan como antes se creía, y a veces, combinadas con la humedad, pueden generar verdaderos desastres en la lona, gracias a la formación de hongos y manchas.

Una vez formados son casi imposibles de limpiar.

¿Se puede lavar con hidrolavadora? No, ya que la presión del agua puede afectar la vida útil de la lona o dañarla.

Si la lona se nos pincha, la mayoría de los modelos trae como anexo un kit de reparación que incluye fragmentos de la misma lona y el adhesivo correspondiente.
Si la rotura es mayor, deberemos convocar un profesional.