Sin duda son de esos lugares cómodos donde uno ve pasar las horas. Debe cumplir ciertos requisitos, por eso acercamos consejos para comprar una reposera.

Antes de comenzar, es importante dejar algunos puntos claros.

Las reposeras son para descansar, para pasar ese tiempo estático, disfrutando del placer de no hacer nada.

Hasta ahí vamos bien. Nadie compraría una reposera para trabajar. No está en su ADN.

Otro punto importante es que hay que dejar de ser prejuicioso con aquello de que la reposera es solo para el verano. Mentira.

Si la reposera es cómoda y placentera, se convierte en nuestro lugar en el mundo todo el año, sin preguntar temperaturas.

Es cierto que la tradicional imagen de la reposera es en la playa o al costado de la pileta. Sin embargo quién nos señalaría con el dedo si gustamos leer un buen libro en un atardecer de otoño, en el vidriado patio de invierno, o en una galería cubierta. Nadie.

Por último, dejemos también en claro que un buen juego de reposeras, sirve como decoración en el diseño de cualquier piscina, jardín, balcón o patio. Donde nos guste.

Antes eran solo de pileta y verano, hoy son consideradas piezas de diseño de exteriores

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

La reposera ideal

La reposera ideal siempre depende de nuestro gusto.

Pueden ser cortas o bien de cuerpo entero, y como dijimos, vienen a ocupar el lugar deseado de la casa. Si elegimos entre estos modelos, probablemente sean plegables y confeccionadas con lona u otros materiales tradicionales.

Pero las reposeras de estos tiempos tienen otra contextura y otros materiales. Por ejemplo pueden ser confeccionadas con palets, las hay de tela tipo malla, de vinilo, tipo futón, de plástico o de aluminio, de diseño o madera rústica, con o sin rueditas, y mucho más.

Como vemos, en el pasado quedaron las típicas reposeras de madera o caños. Hoy son a todo color y no conocen de estaciones preestablecidas.

Consejos para comprar una reposera

Si bien mostramos solo algunas opciones, lo cierto es que en el mercado hay muchísimas más. Por esto mismo, elegir la indicada no es una tarea fácil.

Vamos entonces por los puntos a tener en cuenta antes de comprar nuestra reposera.

– Ubicación: es fundamental evaluar de qué espacios disponemos, cuál es el entorno de nuestra casa donde las vamos a colocar, de qué materiales es el ámbito donde las ubicaremos. No es lo mismo un deck de madera, un balcón, un patio de invierno o el césped.

– Materiales: las reposeras actuales están confeccionadas con variados materiales. Probablemente encontremos modelos en polipropileno, madera, aluminio, acero inoxidable, combinaciones de los mismos. También debemos evaluar si la utilizaremos sola o sumando almohadones y mantas.

– Mantenimiento: atentos al material que elijamos para nuestra reposera y el lugar donde la ubicaremos, más aún si es la intemperie, deberemos considerar un tiempo y dedicación para el mantenimiento. Esto permitirá que la reposera esté protegida del deterioro y prolongue su vida útil.

En resumen, antes de sentarnos y disfrutar, debemos evaluar bien nuestra decisión pues es un producto que nos acompañará durante unos cuantos años. Y además, es nuestro nuevo lugar predilecto.

Nuevas telas

Podemos decir sin equivocarnos que las reposeras son un clásico que se renueva, pero no pierde su esencia.

La estructura puede tener algún toque de diseño, pero no puede alejarse mucho de los modelos ya conocidos.

Por eso, la mejor forma de aggiornarlas, es con la combinación de texturas y colores nuevos.

Con nuevas telas y materiales, se ofrecen reposeras renovadas y para todos los gustos.

Estas telas suelen ser denominadas “de exterior”.

Las telas son uno de los materiales a los cuales hay que prestar atención. Si nuestras reposeras o muebles están al aire libre, los lienzos deben soportar la intemperie.

Las empresas del ramo se han puesto a trabajar en ello y es así como en el mercado podemos encontrar una atractiva y amplia gama de telas para exteriores.

Las recomendadas son las telas o lonas acrílicas para reposeras, por ejemplo, las cuerinas, la cuerina náutica y las telas plásticas o tratadas para tapizar muebles de exterior. No fallan y aguantan.

En cuanto a los diseños en dichas telas, hay gran variedad. Por lo general, el público elige lonas rayadas o las de colores uniformes siendo combinadas con variados almohadones o cojines.

Esta tela de exterior, no solo debe ser resistente, sino también de fácil lavado, ya que es probable que se vaya rozando y manchando si no la limpiamos frecuentemente.

Un truquito más: que la tela de nuestra reposera esté cosida con doble costura y no sellada al calor. De nada.