Las paredes vegetales son la última tendencia en decoración de interiores y exteriores. Con algunos consejos podemos hacer nuestro jardín vertical.

Los jardines verticales que vemos en las redes sociales o en las revistas de decoración, son tendencia a nivel mundial.

Hay miles de opciones e ideas para llevarlos adelante desde el espacio que tengamos disponible.

Los tamaños y figuras del cuadro vegetal, el lugar donde lo queremos instalar, el tipo de flores y plantas y muchas variables más, hacen que necesitemos una especie de guía para esta cruzada verde.

Un buen dato antes de comenzar, es que hay infinidad de plantas susceptibles de ser instaladas, como por ejemplo las aromáticas y las suculentas, dos de las especies que disfrutan y se dejan disfrutar en este tipo de jardines.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Consejos para hacer nuestro jardín vertical

Hay cosas que no cambian para las plantas. Necesitan luz y agua.

Es muy importante que la pared donde montemos nuestro jardín vertical mantenga las condiciones óptimas de humedad, sin recibir demasiado sol, que podría secar las plantas.

Paso a paso

Lo primero que vamos a hacer es cubrir la pared con una lámina impermeable que bien puede ser plástico o un paño de silobolsa.

Luego de cubrir la pared, aplicamos dos capas de malla o tela geotextil en la que realizaremos varios cortes para colocar las raíces de plantas y/o musgo.

A esa superficie de geotextil se adherirán las raíces y le servirá de sustento, ya que esta tela o malla retiene el agua.

Es importante que establezcamos una estructura donde instalar un sistema de riego por goteo que mantenga la humedad. Si tenemos miedo de estropear el suelo, podemos colocar un recipiente debajo mientras se riega y retirarlo aproximadamente una hora después.

Siempre estamos hablando de un jardín vertical natural. Pero si no tenemos mano verde, no descartemos montar un muro de plantas artificiales que requerirá menos esfuerzo y mantenimiento y serán igual de vistosas.

No perdamos de vista que los muros verdes son tendencia y en esa pared aburrida de la casa quedaría muy bien.

Cómo cuidar un jardín vertical

Acercamos algunos tips para que las paredes vegetales luzcan perfectas y llenen el espacio de energía positiva:

– Una vez a la semana, con un difusor en spray, rociemos con agua destilada las hojas de nuestras plantas y flores, para que se limpien del polvillo acumulado.

– Revisemos si alguna raíz se está desprendiendo por su propio peso.

– Una vez al mes, colocar incienso o resina de árbol entre las plantas. Esto permitirá aromatizar y refrescar el muro.

– Revisemos diariamente que la base mantenga la humedad.

– Y son muchos los que recomiendan ponerle música a las plantas así como también cantarles o hablarles. Esto las carga de buena energía.

Si hacemos memoria, en las casas de nuestros abuelos, las paredes se cubrían de plantas trepadoras o enredaderas. La hiedra, la madreselva, la parra o el jazmín ganaban en espacio y altura sobre muros y estructuras.

Esta idea de jardín vertical no es nueva, pero sí está actualizada.

A veces depende del espacio

Es posible que en el departamento o el patio interior de una vivienda, no tengamos grandes superficies planas. Es por eso que cubrir las paredes con plantas proporciona mucho espacio extra y permite liberar el suelo para otros usos.

La sensación de estar rodeado de vegetación, incluso si vivimos en pleno centro de una ciudad, no tiene precio.

Plantas aliadas

Como dijimos anteriormente, las aromáticas junto a las plantas suculentas, son las opciones más habituales a la hora de crear un jardín vertical. Son resistentes y estéticamente vistosas, como se les dice habitualmente “aguantadoras”, ya que se adaptan y evolucionan.

Si no nos animamos, un muy buen plan B es improvisar un jardín vertical con maceteros. Es más simple, no necesita instalación extra ni gran técnica. Simplemente, hacemos agujeros en la pared para instalar ganchos de donde colgar las macetas. Ya con el dibujo plasmado, las distribuimos de la manera que más nos guste. Luego seleccionamos las plantas que queremos colocar, prestando atención a la luz solar y a los colores, en caso que den flor. El regado es más simple, a modo tradicional, evitando desbordes.

Los muros verdes son tendencia. A tomar coraje y hacer el nuestro.
Cuando lo terminemos, nada como escuchar música rodeado de naturaleza y disfrutando una copa de vino.