Son de los platos más queridos por los argentinos. Nada se les compara. Por eso hoy traemos trucos para hacer las mejores milanesas del mundo.

Las milanesas son de los platos más requeridos en las mesas familiares y gastronómicas de la Argentina. Esto lo convierte en un clásico del paladar popular, protagonista de los más tradicionales, pero que nunca pierde vigencia.

La milanesa es versátil, fácil de acompañar, combinable para y con todo, desde simples verduras hervidas hasta complejos aderezos extranjeros. Ella todo lo puede.

Es de elaboración simple, con variables según el gusto, claro está. Su cocción también genera opciones entre horno y fritas, pero estas últimas suelen ser las mejores.

Aquí acercaremos la versión tradicional, paso a paso, de la milanesa que nunca falla. Pero además, brindaremos trucos para que todavía salgan más ricas.

Niños y pantallas: ¿ya es hora de que tenga una Tablet?

Ingredientes de la milanesa

Vamos con una lista de los ingredientes, detalles de la preparación, consejos y trucos para elaborar la mejor milanesa en casa. Por supuesto, está en cada uno elegir el estilo de cocción.

El primer truco es que si las milas nos gustan crocantes por fuera y tiernas por dentro, la cocción debe ser frita. Y no se diga más.

Es cierto que todo le queda bien a la milanesa, como puré o ensaladas, pero otro truco que genera aplauso en los comensales es que vengan acompañadas con unas buenas papas fritas. Ahí sí que tendremos un menú completo y sabroso.

Vamos a cocinar milanesas de carne

Ingredientes

  • 8 milanesas pequeñas, preferentemente de cortes como cuadrada, bola de lomo, nalga o peceto.
  • 2 huevos.
  • Pan rallado.
  • 1 cucharada de mostaza.
  • Jugo y ralladura de 1 limón.
  • 1 diente de ajo picado.
  • 1 cucharada de queso rallado.
  • Sal y pimienta.
  • Queso muzzarella.
  • Tomate.

Preparación

Batimos los huevos y agregamos el resto de los ingredientes, menos la carne.

Mezclamos todo muy bien. Mientras salamos las milanesas y las agregamos dentro de la mezcla. Ya empapadas, las pasamos por pan rallado.

Para que resulten crocantes y tiernas a la vez, las freímos en aceite bien caliente hasta que queden doradas.

Algunos trucos

Ya cocinadas, les podemos poner un poco de queso arriba para que se derrita y sumarle rodajas de tomate.

Otro truco que suma es caramelizar cebolla y cubrir la milanesa formando una cobertura bien sabrosa.

Para cubrirla no hay límite. Se han visto combinaciones de ananá y queso azul.

Otro muy buen truco

Este secretito vale oro: probemos saborizar el pan rallado.

En el pan rallado podemos añadir todo tipo de condimentos, especias e hierbas y conseguir así, infinidad de variaciones de sabores diferentes.

Estos agregados pueden ser secos o en algunos casos frescos, bien picados.

La combinación más popular es la del ajo y perejil, pero animémonos a sabores como pimentón, polvo de aceituna negra, comino, curry, humo en polvo, semillas de mostaza molida o la mismísima ralladura de limón. Nada detiene la imaginación ante una buena milanesa de autor.

Ultimo truco: el doble empanado

Nadie quiere una milanesa que parezca un trapo húmedo. Todos buscamos una milanesa de exterior extra-crujiente. Para eso tenemos un truco que no falla: el empanado doble.

Cuando sacamos la carne de la mezcla, nuestra milanesa va directo al pan rallado. Ese podría ser el primer paso, pero nosotros iremos por más, volviendo a pasar por huevo y pan rallado. Podemos pensar en dos tipos de pan rallado, uno tradicional, el otro con especias.

Este empanado es ideal para carnes frágiles como la de pescado por ejemplo o en milanesas de verdura.

Milanesas baja calorías

Venimos sosteniendo que las mejores milanesas son las fritas, pero es cierto que esto trae consigo la ingesta de calorías y algunas grasas de más.

Si pretendemos evitarlo, podemos llevar nuestras milanesas colmadas de trucos al horno y lograremos una textura similar con menos calorías y más saludable.

Nada nos detiene en la idea de renovar un clásico que no falla: nuestras amadas milanesas.